miércoles, 28 de marzo de 2007

Dia mundial del teatro



Ya es tarde, pero no podía dejar de escribir en un día tan especial, aunque ya haya pasado.
El 27 de marzo es el Día Mundial del Teatro, así que no puedo faltar a esta cita. Esta noche precisamente no.
Pero seré concisa. Esta noche he podido disfrutar de una obra de teatro grande, grande, que me ha encantado, "El ladrón de columnas", basada en textos periodísticos de Juan José Millás. Yo como adoro la manera de escribir del señor Millás, ya iba predispuesta. Y me encontré con una obra divertídisima con unos actores excelentes. Lo explicaré más extensamente dentro de unos días. No son horas y hace tiempo que debería estar en brazos de Morfeo.
Como sincero homenaje al Día Mundial del Teatro, os dejó unas imágenes. La primera, como no, el mejor símbolo del teatro. La segunda, una foto del interior del Teatro de mi ciudad, el Teatro Concha Espina de Torrelavega.
Para rematar, os pongo el mensaje internacional del dramaturgo indio Giris Karnad.

Día Mundial del Teatro - 27 de marzo 2002


Mensaje Internacional del dramaturgo indio Girish Karnad

El Natyasastra es uno de los tratados teatrales más antiguos del mundo. Data al menos del siglo III a.C. y su primer capítulo cuenta la historia del Nacimiento del Drama.

Era una época en la que el mundo estaba hundido en la infamia moral. La gente se había convertido en esclava de pasiones irracionales. Había que encontrar nuevos medios -"agradables a la vista y al oído y también edificantes"-, que provocaran el resurgimiento de la humanidad. Por eso Brahma, el Creador, combinó elementos de los cuatro Vedas (textos sagrados)para formar un quinto texto, el Veda de la Interpretación. Pero como los dioses no saben de teatro, le encargaron el nuevo Veda a Bharata, un ser humano. Y Bharata, con la ayuda de sus cien hijos y algunos danzantes celestiales enviados por Brahma, montó la primera obra. Los dioses contribuyeron con entusiasmo al aumento de las posibilidades expresivas del nuevo arte.

La obra que presentó Bharata trataba del conflicto entre los dioses y los demonios, y celebraba la victoria definitiva de los dioses. La producción encantó a los dioses y a los hombres. Pero los demonios que había entre el público se ofendieron profundamente. Así que usaron sus poderes sobrenaturales y desorganizaron la representación paralizando la voz, los movimientos y la memoria de los actores. Los dioses, a su vez, atacaron a los demonios matando a muchos de ellos.

Todo concluyó en un acto de violencia, por lo que Brahma, el Creador, se acercó a los demonios y les dijo: El Drama es la representación del estado de los tres mundos e incorpora los objetivos éticos de la vida - los espirituales, los seculares y los sensuales -, sus alegrías y sus penas. No hay sabiduría, ni arte, ni emoción que no se encuentre en el teatro.

El discurso de Brahma sobre el teatro se convierte así en la esencia del mito.

Este es un texto reverenciado, escrito para instruirnos en el arte y las técnicas de la producción teatral, y que habla de la representación primigenia en la historia de la humanidad. El propio Creador, junto con otros dioses, ninfas celestiales y actores entrenados, se implicaron en el proyecto. El resultado debería haber sido un éxito clamoroso. Sin embargo, se nos dice que fue un desastre.

El mito, me parece a mí, señala una característica esencial del teatro que los comentarios conciliadores de Brahma no podrían reconocer posiblemente: que cada representación - aunque esté cuidadosamente creada- conlleva en sí misma el riesgo del fracaso, de la ruptura y, por tanto, de la violencia. Una representación en vivo requiere, como mínimo, un ser humano interpretando y otro observándolo, y eso ya es una situación cargada de incertidumbre.

Nunca antes el mundo ha vivido tanto el drama como hoy. La radio, el cine, la televisión y el vídeo nos inundan de drama. Pero aunque estas fórmulas comprometan o incluso enfurezcan al público, en ninguna de ellas la respuesta del espectador altera el hecho artístico en sí. El Mito de la Primera Representación subraya que, en el teatro, el dramaturgo, los intérpretes y el público forman un continuo, pero un continuo que siempre será inestable y, por tanto, potencialmente explosivo.

Este hecho garantiza la propia muerte del teatro cuando trata de interpretar con demasiada seguridad; pero también es su razón de ser. Aunque a menudo su futuro parezca incierto, el teatro continuará viviendo y provocando.

lunes, 26 de marzo de 2007

Día extraño


Hoy me he levantado inquieta, rara. Es de esos días en que no sabes por qué, pero no estas bien. Quizás es el cansancio de haber dormido poco, de los sueños dolorosos que has tenido, pero te levantas con un sabor amargo sin razón aparente...
Es un domingo soleado, pero en tu interior está lleno de nubes grises. Lo peor, como ya he dicho, es no saber explicar por qué. No tienes ninguna razón...
De hecho, mi futuro cercano está lleno de buenas expectativas. Sin embargo, no estás feliz, más bien te sientes mal.
Toda la tarde he tenido en mi cabeza un texto que escribí hace años. Hacía tiempo que ni siquiera lo había leído. Una vez más, no me preguntéis por qué me ha venido hoy a la memoria esto precisamente. De hecho, no consigo recordar el por qué escribí estas frases.
Con todo, lo he buscado y he pensado que es lo mejor que puedo escribir hoy en el blog. Algo perteneciente a un cuaderno que en su momento llamé "Fragmentos del Alma y del Corazón".
Sin embargo, una parte de mí piensa que hay algo de relación entre la mala noche pasada y lo que a continuación vais a leer...
Lo titulé "Conversación de dos almas solitarias en un Octubre otoñal". Por supuesto esa conversación nunca llegué a tenerla. Quizás se me ocurrió escribirla un día como el de hoy, en que te despiertas con el corazón algo tocado y sin saber qué o quien es el causante de ello.
Espero que os guste. Sed buenos. Es algo que escribí hace más de siete años...

Conversación de dos almas solitarias en un Octubre otoñal
- Espera, tengo que hablarte.-
- Ahora no puedo, me esperan.-

- ¡No te vayas!. Sólo quiero saber el por qué de tu enfado, sólo te pido una respuesta.-

- No me hablas, ni siquiera me saludas...¡Hasta evitas que se crucen nuestras miradas!. Me has hecho daño, ¿sabes?.-

- Perdóname, no quise hacerlo. Lo siento, pero tengo miedo.-
- ¿Acaso tienes miedo de mí?.-
- No, de lo que me hagas sentir. Temo enamorarme. Ya he jugado otras veces a este juego de miradas, de sonrisas...y siempre me llevan a un mismo fin: un corazón roto por el desamor.-

- Esta vez puede ser diferente...quizás con paciencia.-
- Llevo años esperando el amor. Tiempo perdido con el corazón lleno de una vaga esperanza que se esfumó como el humo.-

- Tal vez eres tú, que no te dejas amar. Tal vez tu alma no es libre.-

- Mi alma está acosada por los fantasmas del pasado, que no me dejan soñar.-

- Yo podría acabar con ellos, déjame ayudarte.-

- Imposible. Alejate de mí antes de que sea demasiado tarde.-

- ¡No quiero!. Seguro que puedo hacer algo...-

- Pues hazlo: no me mires, no me hables, olvida que existo, que me conociste y que pensaste en amarme...-


En la foto, he decidido poner una foto de un arco iris, visto desde la ventana de mi habitación, porque eso es lo hermoso de la naturaleza y de la vida. Aunque el cielo esté lleno de nubes grises que no dejan de llorar, siempre hay una esperanza, el sol que se asoma. Y en medio de esa "lucha" natural, aparece el arco iris, lleno de colores, recordándote que no hay felicidad plena pero que, aún así, siempre hay un motivo para sonreír.
Os deseo que vuestras vidas estén llenas de arco iris.

viernes, 23 de marzo de 2007

Llama un Inspector


Hola, un jueves más he tenido la oportunidad de ir a un ensayo general de una obra. Esta semana me ha tocado "Llama un Inspector", obra de teatro que versiona en esta ocasión Juan Altamira, con José Luis Pellicena, Francisco Valladares, Concha Cueto, Lola Manzanares, Iván Gisbert, César Álamo e Isidro García. La historia esta ambientada en 1912 y la trama se centra en la visita de un Inspector a la casa de una opulenta familia, justo el día en que están celebrando el compromiso de su hija Sheila con un heredero de una familia aristócrata. Desde el momento en que hace la entrada en esa casa dicho Inspector, haciendo preguntas relacionadas con el suicidio de una joven, vamos descubriendo que cada miembro de la familia, incluido el futuro yerno, de algún modo u otro ha sido causante de dicha muerte. La moraleja de esta estupenda obra de teatro es que debemos de ser cuidadosos con los demás, no sabemos el daño que pueden producir nuestras acciones en las vidas de las personas.Porque quizás nosotros le hacemos una pequeña herida, que para nosotros no tiene importancia. Pero una pequeña herida tras otra en un corazón desafortunado puede conducir a esa persona a acabar con su vida para dar fin a tanto sufrimiento acumulado. No sé si lo he explicado bien. En definitiva, no sabemos lo que nuestras palabras y nuestras acciones pueden provocar en los demás. Y quizás, como los protagonistas de la obra, nos demos cuenta demasiado tarde.
El Inspector, interpretado de manera elegante y magistral por José Luis Pellicena, va desmoronando y descubriendo toda la basura que esconde debajo de la alfombra esta aparente familia acomodada, perfecta y feliz.
Al final de la obra, su director nos explicó a un grupo, entre los que me encontraba, que el Inspector en realidad es la conciencia de cada uno de ellos.
En los camerinos, todos los actores se portaron genial, fueron muy simpáticos, pero tengo que destacar la charla que mantuve durante varios minutos con la encantadora Concha Cuetos, con la que reflexioné sobre lo que os he dicho, que tenemos que tener cuidado con las pequeñas heridas que causamos a las demás personas.
En la foto, Paco Valladares, padre de familia en la ficción, y José Luis Pellicena, todo un caballero de los que quedan pocos.

jueves, 22 de marzo de 2007

Mejor sola...que mal acompañada


Pues sí, hoy me ha vuelto a pasar. Hacía mucho que no me ocurría. Se ha acercado una amiga de mi madre, como un ave rapaz, y la buena señora me ha dicho: "¿Y tú, Maika, qué tal?. ¿Sigues sin pareja?. ¡Pero bueno!. ¡Qué se te va a pasar el arroz!."
¡Noooooooo!. ¡Qué pesadilla!. A ver, ¿por qué tanto interés por algo que ni la va ni la viene?. No será por comer boda, porque vamos, lo lleva claro la mujer...
Si hago caso a esas buenas señoras, ya se me habría pasado el arroz, las lentejas, las alubias...vamos, hasta el vino se me ha pasado.
Hace un tiempo ese tipo de preguntas me incomodaban, tenía la sensación de tener que justificarme, pedirles que me perdonaran la vida por seguir sin pareja...
Sin embargo, ahora no, que va. Pocas veces me pillan con las defensas bajas ya.
Y mirad que soy buena, que simplemente les contestó con una sonrisa falsa. Eso sí, por dentro me río pensando: "¿se me va a pasar el arroz, que soy, una paella?", o "¿Para qué?". o la maligna, mirarla y decir: "¿pero sigues viva, para cuándo tenemos entierro?". No la última, no se la merece nadie. Ni la más bruja, ni la más mal intencionada. Conozco a más de una, que viendo que el matrimonio de su hija o de su hijo ha salido de mala manera, me dice: "sigue así, que no sabes lo bien que estás". Así es la vida...
A estas alturas de mi vida, me gusta mi vida sin pareja.
Es importante también juntarte con la gente apropiada, amigos que no les importa si vas o no con pareja, que están bien contigo sola, y seguramente seguirán bien cuando estés acompañada.
Y para terminar, voy a poner una de mis canciones favoritas de mi amado Ismael Serrano, que me suelo cantar a menudo. Canción de amor propio.
Que cada uno entienda lo que quiera...

A veces me desdoblo y me digo al oído:
"¡Qué bueno respirar, sentirte vivo!
¡Qué bueno que te cruces por mi camino!".

Rodeado de un espejo circular,

soy feliz con esta esquizofrenia tan particular.

¡Qué grato es encontrarme vaya donde vaya!

Por más que me cuento mis chistes
siempre me hacen gracia.
Si me voy, si me duermo, la vida se apaga.

¡Qué potra saber que siempre me seré fiel!

¡Qué suerte desde un principio caerme tan bién!

Y voy y me levanto cada mañana,
feliz y seguro.
Me hago el desayuno,
me lo sirvo en la cama,
y allá voy,
menudo soy,
me dedico un arrechucho:
sexo seguro,
sin riesgos, sin contemplaciones,
dudo que nada me satisfaga mejor que un servidor,
menudo soy para el amor.
Y que le voy a hacer si la gente
me condenó al olvido, a ser autosuficiente,
si con eso sobrevivo, que no es poco,
mejor loco que mal acompañado.


¡Qué bonita, qué divertida es conmigo la convivencia!

¡Descojonarme de mi última ocurrencia!

Y esperarme despierto, vuelva a la hora que vuelva,
o cocinar para mí mi plato favorito,
no encontrar en el baño más pelos que los mios.

Sólo yo controlo, sólo yo determino,
mis hábitos de higiene.
Lloro en mi hombro cuando nadie me entiende.

Si me siento solo miro a la luna,
me juro amor eternamente.
Rodeado de un espejo circular,

soy feliz con esta esquizofrenia tan particular.

Y voy...

(1996)

martes, 20 de marzo de 2007

Cyril Collard




Hoy debo hablar de Cyril Collard. Recuerdo perfectamente cuando fue la primera vez que le vi. Abrí mi revista del Círculo de Lectores. En una de sus páginas allí estaba él, su fotografía, manejando una cámara de cine. Miré a la izquierda y venía su libro: "Las Noches Salvajes". Sin dudar, lo cogí. Yo debía tener unos veinte años. Dos semanas más tarde, tenía el libro en mis manos. Su lectura me impactó, seguramente porque era la primera vez que leía lo que sentía un bisexual describiendo sus aventuras con hombres y mujeres. Y también porque su particular historia con Laura, me daba escalofríos. Y además, porque el protagonista era un enfermo de sida que sabía que iba a morir...Miraba continuamente su foto. Parecía conocerle de siempre. Pocos meses más tarde, en el mismo Círculo de Lectores salió un libro anterior que había salido "Condenado Amor". Este libro también me gustó, pero no tanto como el anterior. Un día le pedí a una amiga mía que iba a París la película basada en el libro, con el mismo título. Me la trajo, y aunque venía en otro formato diferente al VHS, el francés, que hacía que viera la película en blanco y negro, y naturalmente en francés, me fascinó aún más que el libro. Quizás porque su director, guionista y protagonista era el mismo Cyril. También busqué en internet. No encontré mucha información y en su mayoría, naturalmente, en francés. Cada vez que sabía que alguien iba a Francia, les pedía que me trajeran algo de Cyril Collard. Fue así como tengo en mi poder, aparte de su película, sus libros en francés, "Les Nuits Fauves" y "Condamné amour", los mismos que tengo en español. Y además, uno especial que costó conseguir, "Cyril Collard: La passion", una biografía suya escrita por Jean - Philippe Guerand et Martine Moriconi, que incluye fotografías suyas, incluso la de su funeral. Porque sí, cuando yo descubrí a Cyril Collard, él ya había muerto de SIDA. Murió el 5 de marzo de 1993. Pocos días después, la Academia de Cine de Francia le concedía un César por su película. De hecho, hay un premio de cine con su nombre. Premio Cyril Collard. También tiene una fundación, creada por sus padresDe hecho, Cyril murió antes de terminar el montaje de su película. Imagino el clima de esa sala, terminando de montar una película cuyo protagonista, el creador, acaba de morir. Lo reconozco, llegué a obsesionarme con Cyril y su historia. De hecho, pensé en que algún día iría a Francia a visitar su tumba, lo más cercano que puedo estar de él, antes de descubrir que había sido incinerado. Mi labor de investigación no ha parado hasta el día de hoy.
Tuve la fortuna de que se emitiera en Cine Club de la 2 su película, en versión original subtitulada. Por supuesto, la grabé. Hace dos años, compré el dvd "Les Nuits Fauves" a través de Amazon. No me canso de verla, y sigue poniéndome un nudo en la garganta y se me encoge el corazón.
Tengo pendiente hacer un viaje a Francia, "siguiendo sus pies". Lo cierto es que lo que de verdad tengo pendiente es hacer una novela inspirada en él. Todo eso se merece y más.
Termino poniendo mi apartado favorito del libro y de la película. Impresionante escena cuando dice esas palabras.
Tengo ante mí una barandilla de hierro forjado pintada de verde. Veo los muelles a través de las volutas de metal. Hace un tiempo maravilloso. Estoy vivo; el mundo no es sólo algo que está ahí, exterior a mí: participo de él. Se me ofrece. Probablemente moriré de sida, pero ya no se trata de mi vida: estoy en la vida.
Besos y gracias por leerme.

El Laberinto del Fauno


De nuevo he llegado tarde a un gran éxito. Esta vez, una película galardonada por Goyas y Oscars, "El Laberinto del Fauno". La verdad es que no sé cómo he tardado tanto en verla, porque no deja de ser un cuento de hadas dentro de la historia negra de la España franquista. Su director y guionista, Guillermo del Toro, ha conseguido que odie a uno de los actores que más admiro, Sergi López, y que sin embargo coga un especial cariño a una actriz que siempre ha estado en mi lista negra, Maribel Verdú.
De la niña, Ivana Baquero, que decir, merecido totalmente su Goya. Me recordó mi niñez, donde a mí me llamaban Antoñita la Fantástica, porque vivía más en un mundo de fantasía que en el real, inventando diariamente historias fantasiosas y seres inexistentes para la mayoría de los adultos que me rodeaban. Menos mal que contaba con amigos, que niños e inocentes como yo, todavía compartían mis juegos de imaginación y aventura.
Asimismo, hoy no me extiendo más: es tarde y la película me ha dejado un sabor agridulce que espero olvidar en los brazos de mi Morfeo amado.
No perdáis la oportunidad de verla, para quienes no la hayáis visto aún.
Dado el título de mi blog, una especial reseña a esa hada que muere por la "desobediencia" de la niña. Eso no te lo puedo perdonar, Ofelia, aunque me hayas llegado al corazón.
Besos y gracias por leerme.

lunes, 19 de marzo de 2007

La Sombra del Viento


Acabo de leer "La Sombra del Viento", de Carlos Ruiz Chafón.
Y me ha fascinado. Este libro es el causante que en los últimos días sufra unas buenas ojeras, porque me ha robado muchas horas de sueño.
Tenía la costumbre de ponerme a leerlo antes de irme a dormir, y lo que iba a ser una media hora de lectura, se convertía en dos o tres, porque no podía dejar de leer a causa de lo que me enganchaba la trama.
En este libro, su protagonista, Daniel nos invita a que le acompañemos en su búsqueda de Julián Carax, autor de "La Sombra del Viento", que siendo niño rescata del Cementerio de los Libros Olvidados.
Yo le seguí en esa búsqueda, sin imaginar que iba a encontrarme con una trama llena de intriga con la que sufres y disfrutas, al mismo tiempo.
Desde la primera página, quedas enganchada a la historia, hasta el punto en que aún cuando no la lees y estás en tu vida cotidiana haciendo otras cosas, no puedes evitar preguntarte que ocurrirá cuando retomes la lectura, en que aventura y en que tipo de problemas te meteras por seguir los pasos de Daniel.
Durante el transcurso de ese viaje literario, llegas a encariñarte de manera especial de Daniel y de su padre, de su historia familiar. A Fermín le quieres y le admiras casi desde el primer momento. Otros, como a Fumero, te repugnan desde la primera vez que lees su nombre. En el caso de Julián Carax, por mi parte, le quise y le odie dependiendo de la página en la que me encontraba...
No voy a ser yo quien destroze esa magnífica historia a los que no lo hayáis leído. No podría perdonarme que no disfrutaráis como yo de este gran libro.
Hay ocasiones en que lees algunos de los denominados best sellers, y te preguntas por qué ese libro ha llegado a ser tan famoso y vendido.
Personalmente recuerdo que en cierta época, si te las querías dar de intelectual, decías que el mejor libro que se había escrito era "Cien Años de Soledad". La gente te comentaba lo súblime de su lectura, lo grandioso de su vocabulario y las sensaciones que te producían sus páginas. Yo me apuesto que muchas de esas personas no habían pasado de la primera página de dicho libro.
Movida por la curiosidad y por los consejos, me decidí finalmente a leerlo. Me llevé una gran decepción. Lo siento, no debo ser intelectual ni culta, porque "Cien años de soledad" se me hizo eterno, nunca mejor dicho. Conseguí engancharme casi al final del libro, después de quedar mareada de tantos nombres, tantas historias y tanta verborrea. Declaro que lo terminé de leer, por mi cabezonería y por mi respeto al gran escritor Gabriel García Márquez. Prometo resarcirme en próximas entregas de mi blog.
Sin embargo, este no es el caso de "La Sombra del Viento". Como he dicho ya, es un bestseller, publicado en 2001 (ya sé, ya sé, he tardado en leerlo). Ganador de muchos premios, todos en mi opinión, merecidos.
Me han dicho que quieren hacer una película. Es una idea que fácilmente puede llevarse a la pantalla grande, aunque el listón está muy alto. Dura tarea para el director que quiera llevarlo a cabo.
En resumen, para quien no haya tenido oportunidad de descubrir a este gran libro y este gran autor...¿a qué estáis esperando?. Disfrutaréis de horas apasionantes.
Besos y gracias por leerme.

sábado, 17 de marzo de 2007

¡Feliz día de San Patricio a todos!



Ya sé que no soy irlandesa, pero eso no me quita de celebrar este día desde hace ya varios años.
Un poco de historia irlandesa.
San Patricio es el patrono de Irlanda. Se cree que nació en Gales en 385 d.c., y que su nombre real era Maewyn. Antes de ser Obispo de Irlanda durante 30 años, fue esclavo.
Murió el 17 de marzo de 461 d.c. A él se le atribuye la llegada del cristianismo a Irlanda. (Pasaremos un tupido velo sobre los problemas que ha habido durante todos estos años “por culpa” de la lucha religiosa entre católicos y protestantes). La conversión de Irlanda al cristianismo no fue tarea fácil. Cabe mencionar, que en aquella época, Irlanda estaba dividida en un gran número de tribus que formaban diferentes estados. Tuvo que pedir el permiso del jefe (rey) de cada territorio para su evangelización y para convencerlos no escatimaba en regalos, el dinero de los cuales procedía de su propia fortuna familiar. Sin embargo, Patricio vivía en absoluta pobreza y rechazaba todo tipo de limosnas personales; todo el dinero que recogía lo destinaba a los más pobres y a la evangelización. Algunos representantes de la actual Iglesia deberían tomar algo de ejemplo, porque eso del voto de pobreza, como que no lo asumen…
Pero sigamos con San Patricio. En las imágenes de San Patricio se puede ver un trébol en sus ropajes. El trébol es un símbolo de Irlanda y de su patrono. La leyenda cuenta que una vez le tocó explicar lo que era la Santísima Trinidad. Para que todos lo entendieran, utilizó un trébol como muestra, explicando que la Santísima Trinidad, al igual que el trébol, era una misma cosa pero con tres personalidades diferentes (una misma planta con tres hojas). Es muy normal que en el día de San Patricio se adornen la mayoría de los sitios con tréboles de color verde. No tengo que decir lo que me gusta a mí los tréboles. Una muestra la tenéis en mi tatuaje.
También es un importante símbolo de Irlanda, aparte del trébol, el arpa, que aparece en el escudo de la provincia de Leinster. Los que bebáis Guinness, también sabréis que el arpa es el símbolo de esa marca.
Como todos los santos, su vida está de leyendas o tradiciones: una de ellas es que hizo huir a todas las serpientes de Irlanda; otra, que enseñó a los irlandeses a destilar…
Otro símbolo del día de San Patricio, es el personaje que he puesto en la foto, el Leprechaun. El Leprechaun es un hada pequeña de Irlanda que parece un pequeño y anciano hombre. Según la leyenda irlandesa, los Leprechauns son reservados y poco amigables. Se dice que viven solos y que pasen su tiempo fabricando zapatos. Los Leprechauns son conocidos por la vasija de oro escondida que poseen, y si son apresados, se los puede obligar a decir dónde guardan el tesoro. ¡Pero no mire hacia otro lado! Si pierde de vista a un Leprechaun, desaparecerá junto con las esperanzas de hallar su tesoro. Tradicionalmente, los Leprechauns nada tienen que ver con la celebración de San Patricio en Irlanda. El Leprechaun alegre que se conoce en la actualidad es un invento estadounidense, y rápidamente se ha convertido en un símbolo que identifica el Día de San Patricio. Pero como anteriormente he dicho, de simpático tiene muy poco.
Aunque el Día de San Patricio es muy celebrada en Irlanda, también tiene mucha importancia en Estados Unidos. Algo bueno tienen que tener. La razón es evidente: la multitud de irlandeses que emigraron hace años al continente americano.
Boston celebró el Día de San Patricio públicamente por primera vez en 1737. En 1762, la ciudad de Nueva York organizó el primer desfile del Día de San Patricio.
Sin embargo, la celebración siempre es mejor en Irlanda. El festival del Día de San Patricio en Dublínes una celebración de varios días durante los cuales se realizan desfiles, conciertos, producciones teatrales al aire libre y espectáculos con fuegos artificiales.
Algo importante para este día, hay que ponerse algo verde. El verde es el color de Irlanda, por su trébol y por el color predominante en su paisaje.
Vale, vale, os preguntaréis, pero ¿tú por qué celebras el día de Saint Patrick´s Day y cómo?. La respuesta es evidente. Irlanda es el país de la música folk y de la cerveza. Y en esta fiesta, no puede faltar esta bebida. Bueno, la tradición es que la cerveza sea de color verde, algo que se consigue con colorantes o cremas de menta. Por suerte o por desgracia, yo rompo esa tradición. A mí que me den una cerveza negra y soy feliz. Las tabernas irlandesas donde suelo acudir, sobretodo mi amado Ave Turuta, lo celebran a lo grande.
En resumen, se celebra este día con litros y litros de cerveza de todos los colores y todos los sabores, aunque como ya os he dicho, para mí, donde esté una fresca cerveza negra Guinness, que se quiten las demás.
Ocasionalmente, durante varios años, en el mencionado Ave Turuta, disfrutábamos además de una deliciosa tarta con los colores de la bandera irlandesa, hecha por un querido amigo, John. Espero que esta noche no me defraude…
Este día, por suerte no solamente está lleno en mi vida de recuerdos etílicos, sino de recuerdos inolvidables, rodeada de buenos amigos.
Por tanto, os deseo un feliz día de San Patricio y recordad que si no lo hacéis vosotros, yo si levantaré mi pinta y brindaré a la salud de todos vosotros, amigos.

viernes, 16 de marzo de 2007

Cyrano de Bergerac



'Cyrano de Bergerac'.
Autor: Edmond Rostand. Adaptación teatral: John D. Sanderson. Dirección: John Strasberg. Ayudante dirección: Raúl Fuertes. Intérpretes: José Pedro Carrión (Cyrano de Bergerac), Lucía Quintana (Roxana), Cristóbal Suárez (Cristian), Ricardo Moya (De Guiche), Alberto Iglesias (Le Bret), Miguel Esteve (Ragueneau), Paco Hidalgo (Montfleury / Carbón), Roman S.Gregory (Ligniére), Nacho Aldeguer (Valvert), Isabel Ávila (Carabina), Antonio Gómez (Músico), Paloma Rojas (Quiosquera) y Adán Llorca (Brisaille). Escenografía: Daniel Bianco. Iluminación: Juan Gómez Cornejo. Música: Mariano Díaz. Vestuario: María Luisa Engel. Maestra de verso: Ana Ramos. Maestro de esgrima: Iñaki Arana. Dirección de producción: Concha Busto. Producción ejecutiva: lazona. Representaciones: viernes 16 y sábado 17 de marzo en la Sala Pereda del Palacio de Festivales, a las 20,30 horas.

Hoy he tenido el honor de poder asistir al ensayo general de la obra "Cyrano de Bergerac" en el Palacio de Festivales de Santander. Estábamos invitados por el Palacio por ser alumnos de teatro. Fuimos con la majísima de nuestra profesora de teatro, Ana, y ha sido una experiencia inolvidable.
Me gustaría deciros que vayáis a verla este fin de semana, pero me temo que las entradas ya están agotadas. No me extraña.
Yo iba ya con mucha predisposición, porque me enamoré del personaje de Cyrano desde que lo vi interpretado por Gerard Depardieu en la película con el mismo nombre.
Pero no me llegaba a imaginar, que aún después de haber pasado unas horas, todavía sigo temblando de emoción.
Por lo pronto, al ser ensayo general, ha sido ver como un preestreno, con todo el vestuario, la escenografía y sin ningún fallo. Si los hubo, yo no soy lo suficientemente entendida para haberlo percibido.
No tengo ningún pero. Todos los actores han estado magníficos y desde el principio consiguen captar la atención del público, quienes lloramos, reímos y sufrimos sobretodo con el personaje principal.
José Pedro Carrión borda el personaje de Cyrano. Nosotros que lo veíamos desde el punto de vista del actor que algún día aspiramos a ser, nos sentíamos desbordados por su interpretación, por su entonación, por su total conpenetración con el personaje.
El resto de los actores fueron también brillantes, sin embargo Carrión lograba que cuando él estaba en escena, no pudieras apartar la vista de él, porque brillaba con luz propia.
Me podría alargar hablando de cada uno de los actores, porque, como ya he dicho, todos hacen su papel a la perfección.
En particular, me quedaré con Alberto Iglesias (mis compañeros y amigos que estaban allí saben por qué), porque además de un buen actor, es un excelente dramaturgo. Lo digo porque he leído algo de las adaptaciones de teatro que ha hecho, y le admiro.
Los aplausos duraron varios minutos, y hubieran durado más si no se hubieran retirado.
Después de la obra, tuvimos la gran suerte de ir a saludarles a los camerinos.
Por si no hubieran sido suficientes emociones durante la obra, el momento de felicitaciones y saludos a los actores, fue también emocionante.
Es genial ver lo que ocurre en el "backstage" después de una obra teatral. Ver a esos actores que te han hecho disfrutar de unas tres horas de magia y ensueño, exhaustos pero felices por un trabajo bien hecho. A destacar los abrazos que se daban, felicitándose entre sí por un trabajo perfecto. Por lo menos, yo pienso que fue así.
Os recomiendo que vayáis a verla cuando tengáis oportunidad porque no os arrepentiréis. Me comprometo a devolveros el dinero de la entrada si no salís satisfechos. Es una apuesta segura.
Hoy me despido, con un fragmento de la obra, mi favorito, cuando Cyrano describe de manera súblime y humorística su nariz.
Es el momento en que De Guiché, ofendido porque Cyrano ha interrumpido una obra de teatro con su verborrea, le "ataca" con lo que él piensa que va a ser una pulla que le va a herir. Simplemente le dice que tiene una nariz muy, muy grande, a lo que Cyrano le contesta con sorna, ¿y qué más?. Es entonces cuando comienza a definir de mil maneras su nariz, de manera súblime.
Eso es muy corto, joven; yo os abono
que podíais variar bastante el tono.
Por ejemplo: Agresivo: 'Si en mi cara
tuviese tal nariz, me la amputara'.
Amistoso: '¿Se baña en vuestro vaso
al beber, o un embudo usáis al caso?'
Descriptivo: '¿Es un cabo? ¿Una escollera?
Mas, ¿qué digo? ¡Si es una cordillera!'.
Curioso: '¿De qué os sirve ese accesorio?
¿De alacena, de caja o de escritorio?'
Burlón: 'Tanto a los pájaros amáis,
que en el rostro una alcándara les dais?'
Brutal: 'Podéis fumar sin que el vecino
- ¡Fuego en la chimenea! - grite?' Fino:
'Para colgar las capas y sombreros
esa percha muy útil ha de seros'
Solícito: 'Compradle una sombrilla:
el sol ardiente su color mancilla'.
Previsor: 'tal nariz es un exceso:
buscad a la cabeza contrapeso'.
Dramático: 'Evitad riñas y enojo:
si os llegara a sangrar, diera un Mar Rojo'.
Enfático: '¡Oh, Nariz!... ¡Qué vendaval
te podría resfriar? Sólo el mistral.
Pedantesco: 'Aristófanes no cita
más que un ser solo que con vos compita
en ostentar nariz de tanto vuelo:
el Hipocampelephantocamelo'.
Respetuoso: 'Señor, bésoos la mano:
digna es vuestra nariz de un soberano'.
Ingenuo: 'De qué hazaña o qué portento
en memoria, se alzó este monumento?'
Lisonjero: 'Nariz como la vuestra
es para un perfumista linda muestra'.
Lírico: '¿Es una concha? ¿Sois tritón?'
Rústico: ¿Eso es nariz o es un melón?'.
Militar: 'Si a un castillo se acomete,
aprontad la nariz: ¡terrible ariete!'.
Práctico: '¿La ponéis en lotería?
¡El premio gordo esta nariz sería!'
Y finalmente, a Píramo imitando:
'¡Malhadada nariz que, perturbando
el rostro de tu dueño la armonía,
te sonroja tu propia villanía!'
Algo por el estilo me dijerais
si más letras e ingenio vos tuvierais;
mas veo que de ingenio, por la traza,
tenéis el que tendrá una calabaza,
y ocho letras tan sólo, a lo que infiero:
las que forman el nombre: Majadero.
Sobre que, si la faz de este concurso
me hubieseis dirigido tal discurso
e, ingenioso, estas flores dedicado,
ni una tan sólo hubierais terminado,
pues con más gracia yo me las repito.
Y que otro me las diga no permito.

viernes, 9 de marzo de 2007

Un día especial para empezar


Este es un día especial para empezar. 8 de marzo. Día de la mujer trabajadora.
Hágamos un poco de historia. Este día es reconocido oficialmente por las Naciones Unidas desde 1977, pero la historia de este día comienza a mitad del siglo pasado, cuando las mujeres tenían la desgracia de trabajar en fábricas, malpagadas y explotadas. Así siguieron hasta que el 8 de marzo de 1857 por primera vez se intentó parar esta situación. Unas operarias de Nueva York se levantaron y protestaron por mejorar sus condiciones de trabajo, bastante lamentables. La respuesta a esta primera manifestación, fue un ataque policial. Dos años después, estas mismas trabajadoras formaron un sindicato para seguir luchando por mejorar sus condiciones laborales.
Fueron muchos años de lucha, de muertes hasta que en diciembre de 1977 la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó una resolución proclamando el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer trabajadora.
Hoy en día, aunque todavía con prejuicios y dificultades, las mujeres podemos disfrutar de buenos puestos de trabajo, puestos que hasta hace no tantos años, eran imposible de imaginar.
Hemos logrado saltar muchos obstáculos, conseguir grandes logros, y muchas veces no nos damos cuenta de todo lo que las mujeres han conseguido y todas las que se han luchado, y hasta muerto para llegar a ello.
Este es uno de los motivos principales de empezar hoy.
Las otras, son más personales.
¡Felicidades a todas las mujeres!. ¡Celebrad este día y brindad por todas las mujeres que se quedaron en el camino, luchando por este presente!.
Y lo que nos queda por luchar...