viernes, 16 de marzo de 2007

Cyrano de Bergerac



'Cyrano de Bergerac'.
Autor: Edmond Rostand. Adaptación teatral: John D. Sanderson. Dirección: John Strasberg. Ayudante dirección: Raúl Fuertes. Intérpretes: José Pedro Carrión (Cyrano de Bergerac), Lucía Quintana (Roxana), Cristóbal Suárez (Cristian), Ricardo Moya (De Guiche), Alberto Iglesias (Le Bret), Miguel Esteve (Ragueneau), Paco Hidalgo (Montfleury / Carbón), Roman S.Gregory (Ligniére), Nacho Aldeguer (Valvert), Isabel Ávila (Carabina), Antonio Gómez (Músico), Paloma Rojas (Quiosquera) y Adán Llorca (Brisaille). Escenografía: Daniel Bianco. Iluminación: Juan Gómez Cornejo. Música: Mariano Díaz. Vestuario: María Luisa Engel. Maestra de verso: Ana Ramos. Maestro de esgrima: Iñaki Arana. Dirección de producción: Concha Busto. Producción ejecutiva: lazona. Representaciones: viernes 16 y sábado 17 de marzo en la Sala Pereda del Palacio de Festivales, a las 20,30 horas.

Hoy he tenido el honor de poder asistir al ensayo general de la obra "Cyrano de Bergerac" en el Palacio de Festivales de Santander. Estábamos invitados por el Palacio por ser alumnos de teatro. Fuimos con la majísima de nuestra profesora de teatro, Ana, y ha sido una experiencia inolvidable.
Me gustaría deciros que vayáis a verla este fin de semana, pero me temo que las entradas ya están agotadas. No me extraña.
Yo iba ya con mucha predisposición, porque me enamoré del personaje de Cyrano desde que lo vi interpretado por Gerard Depardieu en la película con el mismo nombre.
Pero no me llegaba a imaginar, que aún después de haber pasado unas horas, todavía sigo temblando de emoción.
Por lo pronto, al ser ensayo general, ha sido ver como un preestreno, con todo el vestuario, la escenografía y sin ningún fallo. Si los hubo, yo no soy lo suficientemente entendida para haberlo percibido.
No tengo ningún pero. Todos los actores han estado magníficos y desde el principio consiguen captar la atención del público, quienes lloramos, reímos y sufrimos sobretodo con el personaje principal.
José Pedro Carrión borda el personaje de Cyrano. Nosotros que lo veíamos desde el punto de vista del actor que algún día aspiramos a ser, nos sentíamos desbordados por su interpretación, por su entonación, por su total conpenetración con el personaje.
El resto de los actores fueron también brillantes, sin embargo Carrión lograba que cuando él estaba en escena, no pudieras apartar la vista de él, porque brillaba con luz propia.
Me podría alargar hablando de cada uno de los actores, porque, como ya he dicho, todos hacen su papel a la perfección.
En particular, me quedaré con Alberto Iglesias (mis compañeros y amigos que estaban allí saben por qué), porque además de un buen actor, es un excelente dramaturgo. Lo digo porque he leído algo de las adaptaciones de teatro que ha hecho, y le admiro.
Los aplausos duraron varios minutos, y hubieran durado más si no se hubieran retirado.
Después de la obra, tuvimos la gran suerte de ir a saludarles a los camerinos.
Por si no hubieran sido suficientes emociones durante la obra, el momento de felicitaciones y saludos a los actores, fue también emocionante.
Es genial ver lo que ocurre en el "backstage" después de una obra teatral. Ver a esos actores que te han hecho disfrutar de unas tres horas de magia y ensueño, exhaustos pero felices por un trabajo bien hecho. A destacar los abrazos que se daban, felicitándose entre sí por un trabajo perfecto. Por lo menos, yo pienso que fue así.
Os recomiendo que vayáis a verla cuando tengáis oportunidad porque no os arrepentiréis. Me comprometo a devolveros el dinero de la entrada si no salís satisfechos. Es una apuesta segura.
Hoy me despido, con un fragmento de la obra, mi favorito, cuando Cyrano describe de manera súblime y humorística su nariz.
Es el momento en que De Guiché, ofendido porque Cyrano ha interrumpido una obra de teatro con su verborrea, le "ataca" con lo que él piensa que va a ser una pulla que le va a herir. Simplemente le dice que tiene una nariz muy, muy grande, a lo que Cyrano le contesta con sorna, ¿y qué más?. Es entonces cuando comienza a definir de mil maneras su nariz, de manera súblime.
Eso es muy corto, joven; yo os abono
que podíais variar bastante el tono.
Por ejemplo: Agresivo: 'Si en mi cara
tuviese tal nariz, me la amputara'.
Amistoso: '¿Se baña en vuestro vaso
al beber, o un embudo usáis al caso?'
Descriptivo: '¿Es un cabo? ¿Una escollera?
Mas, ¿qué digo? ¡Si es una cordillera!'.
Curioso: '¿De qué os sirve ese accesorio?
¿De alacena, de caja o de escritorio?'
Burlón: 'Tanto a los pájaros amáis,
que en el rostro una alcándara les dais?'
Brutal: 'Podéis fumar sin que el vecino
- ¡Fuego en la chimenea! - grite?' Fino:
'Para colgar las capas y sombreros
esa percha muy útil ha de seros'
Solícito: 'Compradle una sombrilla:
el sol ardiente su color mancilla'.
Previsor: 'tal nariz es un exceso:
buscad a la cabeza contrapeso'.
Dramático: 'Evitad riñas y enojo:
si os llegara a sangrar, diera un Mar Rojo'.
Enfático: '¡Oh, Nariz!... ¡Qué vendaval
te podría resfriar? Sólo el mistral.
Pedantesco: 'Aristófanes no cita
más que un ser solo que con vos compita
en ostentar nariz de tanto vuelo:
el Hipocampelephantocamelo'.
Respetuoso: 'Señor, bésoos la mano:
digna es vuestra nariz de un soberano'.
Ingenuo: 'De qué hazaña o qué portento
en memoria, se alzó este monumento?'
Lisonjero: 'Nariz como la vuestra
es para un perfumista linda muestra'.
Lírico: '¿Es una concha? ¿Sois tritón?'
Rústico: ¿Eso es nariz o es un melón?'.
Militar: 'Si a un castillo se acomete,
aprontad la nariz: ¡terrible ariete!'.
Práctico: '¿La ponéis en lotería?
¡El premio gordo esta nariz sería!'
Y finalmente, a Píramo imitando:
'¡Malhadada nariz que, perturbando
el rostro de tu dueño la armonía,
te sonroja tu propia villanía!'
Algo por el estilo me dijerais
si más letras e ingenio vos tuvierais;
mas veo que de ingenio, por la traza,
tenéis el que tendrá una calabaza,
y ocho letras tan sólo, a lo que infiero:
las que forman el nombre: Majadero.
Sobre que, si la faz de este concurso
me hubieseis dirigido tal discurso
e, ingenioso, estas flores dedicado,
ni una tan sólo hubierais terminado,
pues con más gracia yo me las repito.
Y que otro me las diga no permito.

8 comentarios:

  1. Jolines que bien te expresas, como escribes muchacha!! Has tenido un buen día, se nota, me alegro, como me gustaria a mi poder hacer esas cosas. En fin! que me alegro que lo pasaras tan bien! muchos besos chica Licen

    ResponderEliminar
  2. Hola Esther,
    pues sí, fue una tarde estupenda, llena de emociones. Aún no me he recuperado.Ja,ja,ja.
    Nada, anímate y apúntate a Teatro.
    Es una experiencia genial, sobretodo si tienes los deseos que tienes tú.
    Muchos besos, chica Edi.;)

    ResponderEliminar
  3. Me alegro que lo disfrutases de esa manera cielo! eso es bueno ... así te fue más intenso!
    un besote que ando escasa de palabras :(

    ResponderEliminar
  4. Hola guapa,
    pues sí lo disfruté, sí.
    Todavía se me ponen los pelos de punta cuando pienso en ello.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Que guay que te lo pasases tan bien, ya lo habia leido pero se me olvido dejarte el comentario, me alegra que lo disfrutases wapa!!!!
    Besos dsd Bilbao.

    ResponderEliminar
  6. Gracias guapa.;)
    Pero también nos lo pasáremos bien en Valencia, y ya lo comentaré.;D
    Besos

    ResponderEliminar
  7. sigue disfrundo con esa pasion del teatro los actores y actrices te lo agradceremos siempre.y tienes razon alberto es un hombre incre�ble adem�s del mejor poeta del mundo.besos

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola anónimo!.
    Una pena no saber tu nombre con el comentario que me has dejado.
    No te preocupes, seguiré con mi pasión teatral.
    Yo sí que tengo que agradecer a varios actores y actrices los buenos ratos que paso gracias a ellos.:)
    Respecto a lo de Alberto. No le he llegado a conocer tanto para darte la razón ni como hombre ni como poeta. Si tú lo dices, serás que le conoces mejor.:)
    ¡Besos y gracias por pasarte!

    ResponderEliminar