viernes, 23 de marzo de 2007

Llama un Inspector


Hola, un jueves más he tenido la oportunidad de ir a un ensayo general de una obra. Esta semana me ha tocado "Llama un Inspector", obra de teatro que versiona en esta ocasión Juan Altamira, con José Luis Pellicena, Francisco Valladares, Concha Cueto, Lola Manzanares, Iván Gisbert, César Álamo e Isidro García. La historia esta ambientada en 1912 y la trama se centra en la visita de un Inspector a la casa de una opulenta familia, justo el día en que están celebrando el compromiso de su hija Sheila con un heredero de una familia aristócrata. Desde el momento en que hace la entrada en esa casa dicho Inspector, haciendo preguntas relacionadas con el suicidio de una joven, vamos descubriendo que cada miembro de la familia, incluido el futuro yerno, de algún modo u otro ha sido causante de dicha muerte. La moraleja de esta estupenda obra de teatro es que debemos de ser cuidadosos con los demás, no sabemos el daño que pueden producir nuestras acciones en las vidas de las personas.Porque quizás nosotros le hacemos una pequeña herida, que para nosotros no tiene importancia. Pero una pequeña herida tras otra en un corazón desafortunado puede conducir a esa persona a acabar con su vida para dar fin a tanto sufrimiento acumulado. No sé si lo he explicado bien. En definitiva, no sabemos lo que nuestras palabras y nuestras acciones pueden provocar en los demás. Y quizás, como los protagonistas de la obra, nos demos cuenta demasiado tarde.
El Inspector, interpretado de manera elegante y magistral por José Luis Pellicena, va desmoronando y descubriendo toda la basura que esconde debajo de la alfombra esta aparente familia acomodada, perfecta y feliz.
Al final de la obra, su director nos explicó a un grupo, entre los que me encontraba, que el Inspector en realidad es la conciencia de cada uno de ellos.
En los camerinos, todos los actores se portaron genial, fueron muy simpáticos, pero tengo que destacar la charla que mantuve durante varios minutos con la encantadora Concha Cuetos, con la que reflexioné sobre lo que os he dicho, que tenemos que tener cuidado con las pequeñas heridas que causamos a las demás personas.
En la foto, Paco Valladares, padre de familia en la ficción, y José Luis Pellicena, todo un caballero de los que quedan pocos.

7 comentarios:

  1. joer tia ya te dije que me encanta Valladares!! siempre envidiandote!! Muy bien explicada la obra si señor. Y es que es verdad, nunca sabemos cuanto daño hacemos con una simple palabra, con un mal gesto, un simple desprecio en un mal día, a veces esas pequeñas cosas que nosotros cremos sin importancia, quizá para alguien sea un cumulo de decepciones en su vida.
    Y no me enrollo más que parece que el comentario es mio y tu eres la que me posteas jajaja. Bueno chica cada vez queda menos para vernos. Y que Rebequita viene el jueves y no la puedo ver...jope tia, que asco. Muchos abrazos, besitos y de todas esas cosas!! Venga linda! a más leer.

    ResponderEliminar
  2. Hola Esther,
    ay, ay, a ver cuando me das envidia tú a mí. Pero de la buena, de la sana entre amigas.
    Sí, sí, ya nos queda poco para vernos. El miércoles por la tarde estoy en Madrid. No me lo puedo creer, que poco queda...Ainss.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. anda concha cuetos! no sabia nada de ella desde...farmacia de guardia! (ha hecho otra cosa esta mujer?) Me alegro que disfrutes tanto del teatro es un placer que muy pocos conocen. Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Hola guapo,
    pues sí, Jesús, Concha Cuetos ha hecho en su mayoría teatro desde Farmacia de Guardia. Como ya he dicho, es encantadora, un amor de mujer.Toda una señora.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola, me ha gustado mucho tu blog me alegro de que te lo pasases bien en el teatro esto es bueno.
    Un beso desde bilbao, cuidate. :o)

    ResponderEliminar
  6. Pues bien tia, esta bien eso de poder ver como preparan las obras y tal. Concha cuetos... siempre me ha gustado esa actriz me alegro que la charla fuese agradable con ella!
    Un besote pa mi Maika!

    ResponderEliminar
  7. Hola,
    gracias, gracias y una vez más gracias por leer mi blog.
    Y eso que llevo días vagueando sin escribir.
    Vaya faena lo de los anónimos, ahora me quedo con la duda. ¿Quién eres anónimo?. Con algunos me despisto, como con este. No caigo ahora mismo quien eres "Anónimo de Bilbao". Pero muchas gracias de todas maneras, guap@.

    Patri, tú como siempre, no faltas a la cita. Muchas gracias, guapa.

    Besos

    ResponderEliminar