sábado, 21 de abril de 2007

Homebody Kabul

Hoy voy a hablar de mi corto viaje a Madrid, para ver la obra fenomenal, "Homebody Kabul". La dramaturgia y dirección es de Mario Gas y está llena de geniales actores.
La obra dura tres horas y media. Para algunos puede resultar pesada. A mí me encantó. Al principio, una hora y diez de monólogo de manos de Vicky Peña. Lo que pensaba principalmente cuando la escuchaba, era "madre mía, lo duro que debe ser aprenderse todo eso". Vicky Peña consigue dentro de su larga explicación de Kabul, llena de palabras inmensas, algunas desconocidas, transportarte a ese país que tan duro está siendo tratado. Y de manos de su personaje viajamos a Kabul, donde su marido (Roberto Alvarez) y su hija (Elena Anaya) llegan a buscar su supuesto cadáver, que no aparece. En medio de esa búsqueda, descubrimos los problemas de esa familia, la dura vida en Kabul y la opresión talibán. Debo decir que el actor que interpretaba a un Talibán, daba miedo sólo con verlo. No entendías lo que gritaba, pero te entraba un escalofrío por todo el cuerpo. No me gustaría encontrármelo en un callejón. Desde luego que no...
Hoy no me extiendo más. Podría hablar mucho más sobre la obra, sobre la estupenda interpretación de todos los actores (Gloria Muñoz me maravilló interpretando a una mujer afganistana) y la simpatía de todos ellos.
Así, que, resumiendo, obra genial que recomiendo.

domingo, 15 de abril de 2007

Antonio Vega


Ayer por la noche fui al concierto de Antonio Vega. Iba con ilusión porque me encanta la forma de interpretar y crear de este autor. Sabía que me iba a emocionar al escuchar dos canciones, y también iba preparada para encontrarme con un Antonio Vega diferente al que vi años atrás. No puedo decir que fue un concierto excepcional, súblime. Tengo el suficiente respeto a Antonio Vega como para mentir. Y sí, como me imaginaba, solté más de una lágrima, no sólo por las canciones y los recuerdos que llevan, sino por su autor. No es justo ver como se va extinguiendo una estrella. Porque para mí Antonio Vega es uno de esos cantantes que durante años han iluminado mi cielo. Cada uno, a su manera, es una estrella en mi firmamento. Y ayer vi que esta estrella en particular, se me va extinguiendo poco a poco. Y no quiero. No sobran músicos como él, que me hayan acompañado en casi toda mi vida. Una de ellas ya desapareció hace algunos años, quizás mi estrella más brillante y la que sabía explicar en sus canciones su historia. Era Enrique Urquijo. El era algo más que un cantante y autor que admirar. Era un amigo, un buen amigo que parecía conocer lo que me ocurría, y lo traducía en sus canciones. Estaba en mis buenos ratos, en los malos. Cuando me enteré de su fatal final, lloré, lloré durante toda la mañana. Lloré su muerte como la de un amigo, alguien que necesitaba en mi vida y que sabía que ya no iba a volver a consolarme, a entenderme. Y cada vez que le escucho, cada vez que recuerdo esa fatídica mañana, me emociono y se me pone la piel de gallina. Por supuesto, es la historia de siempre. El era mi amigo, el que mejor me entendía, aunque siempre me interesó más como amante su hermano. Pero eso es otra historia. Ayer Antonio Vega sonaba débil, cansado de la vida. El concierto duró poco, algunos se quejaban. Yo con una sonrisa complaciente, dije: "dejadle, bastante ha hecho. Dejadle descansar." Gracias, Antonio, por seguir con nosotros, gracias por seguir luchando en los escenarios. Me fui con un sabor agridulce. Triste porque no soporto verle así. Feliz, porque cantó las dos canciones que esperaba. Mi favorita siempre ha sido "Se dejaba llevar", aunque a mí me gusta más llamarla Azul.

Azul, líneas en el mar,
que profundo y sin domar
acaricia una verdad.
Eh, tú, no lo pienses más,
o te largas de una vez

o no vuelves nunca hacia atrás.

Se dejaba llevar, se dejaba llevar por ti,
no esperaba jamás
y no espera si no es por ti.
Nunca la oyes hablar,

sólo habla contigo y nadie más,

nada puede sufrir,

que él no sepa solucionar.

Temor, alcohol de quemar,

pon tus manos a volar

o en tus ojos el terror.

Azul, vuelve a reflejar

y fundido con el sol

reina un sueño con sonido a mar.

Se dejaba llevar...


Para mí esa canción enfoca ese amor fuerte, el que sientes sobretodo al principio, cuando parece que no tienes poder sobre ti misma. Te dejas llevar por él, por el amor que sientes, ninguna otra cosa es tan importante como eso. Pero también están las dudas, las dudas que os llenan a ambos.Claro, mi modesta interpretación que a lo mejor no tiene nada que ver con lo que pensaba Antonio al escribirla. Mi otra canción favorita, que hace que se me pongan los pelos de punta, es la dedicada en su último disco, a su amor, Marga, cuando esta ya había muerto, "Angel de Orión":

Por alcanzar su amor
tres mundos recorrí.
El mundo de los niños,
el del loco
y el que acaba por venir.
Si alguna vez dudé
de ser un ganador,
hoy sé que a tu lado
jamás fui un perdedor.
Lo que la vida nos dió
ni la distancia ni el tiempo nos lo quitó,
pues de los dos nació
la Historia de la Tierra y de Orión.
Por dentro nuestro hogar,
por fuera de los dos;
por dentro los amigos,
por fuera alguien de más.
Al mundo he de contar
hasta perder la voz
que un ángel vino desde Orión
Marga, mi ángel, y yo.
Lo que la vida nos dió
ni la distancia ni el tiempo nos lo quitó,
pues de ellos dos nació
la Historia de la Tierra y de Orión.
Marga, mi ángel, y yo.
Esta canción es la que más aplausos recibió del público, y donde Antonio reflejó más cansancio y más tristeza. Piensas en la situación. Encontrar un amor así, todos sabemos que es difícil. Hoy en día, una relación que conserve la magia durante años parece un milagro. Y perder esa historia, perder para siempre a tu amante, tiene que ser un dolor incurable. Sabes que una parte de tu corazón, de tu vida, se ha ido para siempre. Aunque supongo que también debes de sentirte afortunado por haber vivido esa historia. Yo por lo menos aún no la he vivido. Tengo un ángel también, pero no es de Orión y por supuesto no puedo decir que al lado suyo nunca me he sentido perdedora. Sin embargo, no pierdo la esperanza de que un día me siente tan llena de amor y ser correspondida de la misma manera.
Nada más por hoy. Este domingo es uno de esos días en los que el cielo está nublado y tú acompañas al tiempo en tu interior.
Besos y gracias por leerme.




jueves, 12 de abril de 2007

Nasorovia Chejov


Hola a todos y todas.
Hoy voy a hablar de la obra de teatro que vi ayer por la noche. Ya sé que esto más que un blog personal, parece un blog de crítica teatral, pero ¿qué culpa tengo yo que últimamente ir al teatro se haya convertido en una rutina semanal?. Vale, mucha culpa. Nadie me obliga. Lo cierto es que me encanta...
Ayer tocó disfrutar con otra buena obra de teatro. Lo cierto es que soy afortunada en eso de elegir...obras de teatro, naturalmente. En otros aspectos, mi ojo clínico es nefasto.
El dramaturgo de esta obra "Nasorovia Chejov" es mi querido Alberto Iglesias, estupendo actor entre otras obras, de "Cyrano de Bergerac", y además excelente escritor. Sólo con eso, me animé a ir.
Esta obra se sustenta en un montaje de cinco cuentos de Chejov, bien entrelazados entre sí. El escenario, un teatro donde Chejov, el escritor, está probando a nuevas actrices. Al cabo de unos minutos entra en escena, Costantin (madre mía, con Costantin), un joven mensajero que viene a recoger los cuentos encargados a Chejov para un diario ruso. Al escritor se le ha olvidado por completo dicho encargo e improvisa esos cinco cuentos junto al resto de las personas que están en ese teatro, incluído el joven mensajero. Es más de hora y media en la que, como he dicho, Chejov va dictando esos cinco cuentos, donde aparecen sus personajes más característicos: generales, funcionarios, señoras bien, jovenes casaderas, jóvenes espabilados, charlatanes...
El dramaturgo Alberto Iglesias ( a tus pies querido Alberto) consigue enlazarlos con un ritmo ligero y dar un toque de humor que engancha al público desde el primer cuento.
Lástima que no pueda enseñaros el gesto...en uno de los cuentos habla un funcionario ruso, y en medio de su "disculpa discusión" con el jefe de su ministerio dice: "soy funcionario ruso, yo no cogo ningún día de baja". Tras esto, se golpea el pecho y levanta en alto el puño. Ese gesto se lo hice después a los actores en los camerinos. Me llegó, me llegó.
Es increíble como se puede sacar el humor del fango, de historias que realmente eran tristes.
Solamente hubo un momento en que todo el público dejó de reír y nos quedamos mirando la escena conmovidos, incluso algunos, como yo, con lágrimas en los ojos. Fue en el cuento del seductor, que va narrando como conquista sutilmente a una mujer casada a través de su marido. Al final del cuento, en el encuentro entre el seductor y la mujer casada, se te encoge el corazón. La mujer le dice (perdonadme, lo explicaré con mis palabras) que le da las gracias por haberla hecho renacer viejos sentimientos: sentirse deseada,con la excitación de una aventura, en la que ella es el centro de su universo...sin embargo, ella quiere a su marido, un amor más cómodo, menos pasional, más tranquilo, pero que no quiere perder. "Si me deseas, aquí me tienes, soy tuya. Lo dejaré todo. Sin embargo, si realmente me amas, vete, no vuelvas a intentar verme, porque romperías la acomodada y feliz vida que tengo con mi marido." El seductor duda y al final se marcha. El seductor ha sido seducido. Ella recoge la flor que le ha regalado, le sonríe y le da las gracias.
Y yo con lágrimas en los ojos, no solamente porque soy una sensiblona que lloro fácilmente. También porque en cierta manera me sentía afectada. A veces, aunque ames profundamente, te dan ganas de pedirle eso, que mejor que se aleje si va a venir a trastocarte la vida, si va a hacer que sufras, aunque el sufrimiento por amor tenga siempre ese toque agridulce. Aunque te duela el pecho, aunque llores, vale la pena porque amas, y amar es uno de las mejores cosas que te pueden suceder en esta vida...¿o no?. ¿Quién no siente miedo o dudas al comenzar una relación amorosa?. No sabemos a donde nos lleva el loco amor...
En fin, que la obra finalizó y una vez más, debo agradecer la amabilidad y simpatía de los actores, con los que estuvimos mientras se quitaban el disfraz de sus personajes y volvían a ser ellos mismos. Chejov, el que me hizo reír con sus ideas de escritor, se fue convirtiendo en un hombre que se reía con mis ocurrencias; Missa, en un hombre divertido que bromeaba de mi trabajo de funcionaria; y Constantin, el tímido mensajero que disfrutaba con la improvisación del escritor...bueno, se convertía en un vasco encantador, seductor y ...y pena de fotos, que no las tengo yo, que las tiene mi amigo Jonatan...
Las actrices está vez se libraron de nosotros...esta vez...
En resumen, genial la dramaturgia, genial la dirección, genial la interpretación. ¿Resultado?. Genial.
Besos y gracias por leerme.

miércoles, 11 de abril de 2007

David Pastor, ese gran músico




Pues sí, como había prometido, hoy mi blog va dedicado al genial trompetista y mejor persona, David Pastor.
En su momento busqué, investigué y conseguí sus dos discos, "Introducing" y "Stringworks".
Desde el momento en que los escuché, no pude parar de escucharlos. De hecho, ya se lo he dicho a él personalmente. Hoy es mi banda sonora favorita para acompañar esas horas que me paso escribiendo mis relatos y mi novela. Es un acompañamiento musical perfecto, relajado, sin voz y me ayuda a viajar al mundo de las palabras. Gracias, David. Ya te daré parte de mis derechos de autor.
En estos discos encontraréis jazz del bueno, magnífico, en mi humilde opinión, que no soy experta en este género. Mis canciones favoritas son "In memoriam", que tocó el martes valenciano en Buenafuente, y "Noviembre en Madrid".
Buena música para compartir buenos momentos.
Con los discos, por decirlo de algún modo, conocía su parte tranquila.
El viernes en Valencia tuvimos la maravillosa oportunidad de acudir a un concierto suyo con su grupo de jazz. Fue todo movimiento, ligereza, música que te invitaba a bailar sin parar. La foto que he puesto hoy en el blog, aparte de las portadas de sus discos, es una de las que hice en dicho concierto. Sed buenos, no son de muy buena calidad. Juntad ambiente oscuro con un David que no paraba de moverse y os daréis cuenta que era casi imposible sacar una buena foto. Una pena.
El gran David, como siempre atento y encantador, nos hizo disfrutar a seis amigas de una maravillosa velada. Gracias desde aquí.
Podría escribir y escribir hasta hartarme de todos sus logros musicales, de la cantidad de festivales de jazz importantes en los que ha participado, su magistral dominio de la trompeta, que ya es como una extensión de su cuerpo...
Así que para terminar este modesto homenaje, os pongo una breve biografía suya, sacada de algunas páginas web.

David Pastor (Sedavi, Valencia, 1974) no sólo representa el futuro de nuestro jazz, sino que se ha convertido en una referencia ineludible . El trompetista, David Pastor, comienza sus estudios musicales en 1983, en el seno de la Agrupación Musical Santa Cecilia de Sedaví. Cursó sus estudios de música en los conservatorios Superior de Valencia, y Municipal de Barcelona. A partir de 1.988 comenzó sus estudios de jazz, compaginados con los de clásico, en el Taller de Jazz de Sedaví, con los profesores: Francisco Blanco y Nacho Ros; a partir de este año también pasa a formar parte de la Valencia Jazz Big Band, bajo la dirección de Ramón Cardo, con la que realiza una gira ese mismo verano. También forma parte de grupos de todo tipo de influencias musicales, como: Nova Dixieland Band, Reunión Blues, Intocablues Band, o The Jazz Trempessengers. También ha participado en la grabación de un LP con la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria, y ha colaborado en la grabación de la música de Enric Murillo.
Suele participar con frecuencia con músicos de jazz en España: Perico Sambeat, Ramón Cardo, Jesús Santandreu, Joan Soler, Jordi Vilá, Fabio Miano,.. y ha tocado con artistas internacionales como son: Clark Terry, Dave Glasser, Mike Mossman, Steve Marcus, Paolo Fresu, Dennis Roland, Lonnie Smith. También con Paquito D' Rivera en un especial de TVE como homenaje a Xavier Cugat. Ha actuado como trompeta solista con la Orquesta de Cámara nacional de Moldavia y formó parte de las giras de la European Symphony Orchestra bajo la dirección de Christian Florea. David Pastor, ha actuado en los Festivales de Jazz mas importantes del mundo como: Montreaux Jazz Festival, Montreal, San Sebastián o en el de San Javier. En Septiembre de 2002 edita su primer álbum como líder titulado "Introducing" (Omix Records), grabado junto a Brian Trainor, piano, Richie Ferrer, contrabajo y Jeff Jerolamon, batería. Apoloybaco tuvo la suerte de escucharle en directo una noche del otoño de 2002 en el marco de uno de los ciclos del "Rising Stars" organizados por la Caja San Fernando de Sevilla y su actuación fue portentosa.
En Septiembre de 2002 edita su primer cd como líder titulado "Introducing" (Omix Records), grabado junto a Brian Trainor, piano, Richie Ferrer, contrabajo y Jeff Jerolamon, batería. Actualmente trabaja con la Sedajazz B.B como 1er. trompeta y con el Ximo Tebar Jazz Project, compartiendo sus giras y grabaciones con los conciertos de presentación de su nuevo disco "Introducing". Tras su ya lejano y exitoso debut discográfico en 2001 con el disco "Introducing", el trompetista valenciano David Pastor presentó el pasado mes de Abril su segundo Cd titulado "Stringworks" y el marco de dicha presentación fue el escenario televisivo del programa de Buenafuente y posteriormente en concierto en el Palau de la música de Valencia dentro de la clausura del 1º Ciclo "Jazz Valencia al Palau".
En contraste con el disco de su debut, "Stringworks" (Editado por Omix Records) hará las delicias de aquellos aficionados que prefieran una música más lírica y menos arriesgada. Como casi todos los buenos trompetistas, David Pastor sabe manejarse con fluidez y sencillez en los terrenos melódicos con igual maestría que en sus rapidísimo solos. Estamos ante otro disco de jazz con cuerdas y en ése sentido el riesgo siempre está a la vuelta de la esquina, pero David Pastor, y sus colaboradores aborda con precisión, armonía y equilibrio el reto de tocar al frente de una sección de cuerdas. Al éxito del disco contribuyen notablemente unos espléndidos colaboradores como Francesc Capella, Albert Palau, Joan Eloi Vila, Tom Warburton y un invitado tan especial como el saxofonista Donald Harrison.

Un apunte tonto. Me encanta que por lo menos David y yo compartamos el mismo año de nacimiento, 1974.

Termino este blog de hoy con palabras de David Pastor.
“A la gente le ha sorprendido el cambio estético entre Stringworks e Introducing”, pero mi gente sabe que no me considero un músico de jazz al uso. Me gusta tocar tanto pop, como clásica, y lo que sí aprecio del jazz es la libertad que me concede por su sentido de la improvisación, que me permite acercarme a todas las buenas músicas”.

Bienvenidos al maravilloso mundo de David Pastor. Conocer su música es enamorarse inmediatamente de ella sin remedio.

lunes, 9 de abril de 2007

Web recién salida de la parrilla


Hoy escribo sobre una web que ha hecho una compañera del foro de Buenafuente y amiga, Esther Pais Gutiérrez. Es una página que he tenido la suerte de ver crecer. Trata sobre el gran showman Edu Soto. Pues sí, le llamo showman, porque es un estupendo actor, un estupendo cantante y un estupendo todo, porque estoy segura de que es capaz de hacer lo que se proponga. Es una web muy completa, con su biografía, curriculum, artículos de prensa, galería de fotos y hasta libro de visitas y foro. No se podrá quejar Eduard Soto. También tiene un apartado de agradecimientos. Gracias desde aquí a ti, Esther, por haberme incluído. Todo un honor.
Es una página que se merecía Edu Soto y sé muy bien que Esther ha dedicado muchas horas de trabajo (y las que dedicará) para que fuera completa, repleta de información y de fotos fantásticas.
Personalmente, lo que más me gusta es su curriculum, el apartado de su concierto en Barcelona, concierto al que estuve a punto de ir, sin embargo no pude. Me quedé con las ganas de ir a verle con su grupo, Dedos, al igual que me quedé con las ganas de ir a ver "La Vida Mata" también en Barcelona. Sigo esperando ese concierto y esa obra de teatro en el norte, o al menos en Madrid, donde me es más fácil ir.
Desde aquí una petición y un deseo.
La petición: no dejéis vuestro arte "dáctil" solamente para los barceloneses y los zaragozanos. Moveros, moveros por toda la geografía española.
El deseo: que Edu y su grupo Dedos consiga pronto sacar un disco. Se lo merecen.
Aprovecho el comentario de esta página web para hablar de su faceta de actor en uno de mis programas favoritos, como casi todos sabéis, "Buenafuente". Al contrario de mucha gente, el personaje que menos me gusta es el Neng. Quizás me quemé viéndolo tanto, quizás es que no soporto que algunas personas cuando hablas del programa, sólo saben decirte: "Ah, ese programa en el que sale el Neng". Hay demasiada calidad y contenido en dicho programa, como para resumirlo en un personaje. Edu lo interpreta de lujo, y de hecho, en el programa que disfruté en directo el jueves en Valencia, me encantó, hasta el punto que dije "me ha gustado hasta el Neng". El personaje que más me gusta es Miguel Chiclé. En mi opinión, es de los que más juego le dan, porque abarca interpretación y su arte cantando. Tanto, que casi siempre, al final de una actuación de Miguel Chiclé, no puedo evitar soltar un "Olé" lleno de sentimiento.
El segundo, el sarcástico Notario. ¿Su mejor momento para mí?. La canción del tiempo. Tranquilos, me ahorro que sufráis. No la voy a cantar...
Con todo, lo bueno que tiene Edu Soto es que te sorprende con cada nuevo personaje, al igual que sus compañeros David, Fermí, Silvia, Mireia...hablaría con sumo gusto de cada uno de estos actores que admiro, pero lo siento, este blog hoy está dedicado a Edu Soto y a mi amiga Esther, creadora de su web.
Sin más dilación, os aconsejo que visitéis esta página:
http://www.edusoto.es/
No lo hago porque sea de una amiga ni porque sea de un actor al que admiro. Lo hago además porque merece la pena perderse en ella.
Esther, te deseo mucha suerte con tu página y que te veas recompensada como te mereces.
El cariño y la admiración mía ya la tienes...confío en que las visitas sean muchas.
Besos guapa

domingo, 8 de abril de 2007

Sábado por la noche

"El beso" Rodin

Es sábado por la noche. Después de un día totalmente primaveral, mi sangre hierve. Me he permitido el lujo de pasear por la playa y contemplar el mar cantábrico, que parece que adivina mis pensamientos, con sus olas estallando en la orilla.
He estado pensando en ti toda la semana. Esta noche no te escapas...
Tengo preparado todo para una velada romántica y llena de sensualidad. Una buena cena a la luz de las velas en mi casa. Como no sé lo que te gusta, he decidido que cenemos algo ligero regado con una buena botella de Lambrusco...o dos.
Te espero en el sofá, imaginando tus besos, tus caricias, tu sonrisa, tu mirada...
Pongo música hasta que llegues. Es uno de mis discos favoritos, "Once Again", de John Legend.
Parece que te retrasas...se va a enfriar la cena...yo mientras escuche "Save Room" y piense en tus ojos no me enfrío, te lo aseguro...
Es sábado y mañana no tenemos prisa. No pienso dejarte que te levantes de la cama en todo el día. Confío en que vengas cargado de pilas de tus vacaciones...
Las velas se van consumiendo y mi esperanza de que llegues esta noche también...
Me permito abrir la primera botella de Lambrusco. Acaricio la copa como me gustaría acariciar tu pecho.
Ya es seguro. Hoy no acudiras a la cita. Pero da igual. No tengo prisa. Te esperaré. Siempre habrá una habitación libre para ti, mi amor, para cuando estés conmigo.
Que se le va a hacer, el amor algunas veces duele cuando lo haces bien...o debería decir, aunque lo hagas bien...te perdono, eres mi debilidad...
Pasa buena noche, estés donde estés, estés con quien estés...Sé féliz, mi amor, aunque no sea conmigo...

Cambio la música a una más apropiada para la ocasión. "It´s my life" de Mónica Green. Bailo acompañada de la voz magistral de Mónica, mientras decido terminar la botella de Lambrusco a la salud de los dos.


sábado, 7 de abril de 2007

El Brujo, ese gran monstruo teatral


Hoy ha sido uno de esos días que vas al teatro y de repente, con tristeza, dices eso de: "¿Ya termina?", cuando ves que el actor se está despidiendo. Te das cuenta de que ha pasado hora y media de obra, aunque para ti hayan pasado tan sólo unos minutos. Con El Brujo siempre me ocurre. Si por mí fuera, le tendría al pobre actuando toda la noche. Nunca me canso de él.
Esta tarde he visto la única obra de teatro suya que me faltaba por ver, "El caballero de la palabra". Trata sobre el Quijote. Pero con el punto mágico que pone El Brujo en todas sus obras.
Magistral, súblime. Al principio entra con una vela en la mano, con esa cara de loco que pone y esperas expectante, sabiendo que te va a sorprender en cualquier momento. A los cinco minutos ya estás entregada. Empieza ya guiñando al público: "hoy vengo a hablar de "El Quijote", libro que seguramente todos ustedes habrán leído, excepto cuatro o cinco personas que no vamos a nombrar para no avergonzarlos. Sé que en Torrelavega hay mucho nivel cultural e intelectual, por eso vengo aquí a hablar sobre este libro, porque ustedes están a la altura".
Luego empieza a explicar toda la investigación que ha hecho sobre el libro en internet, televisión, radio y prensa, y repite una y otra vez durante esa hora y mediaL "Ya estoy mejor, ya estoy mejor, he sobrevivido a la lectura". No podía parar de reírme.
Sin embargo, hubo una sorpresa para todos. En medio de la obra, explota un foco y cae a dos metros de él. La anécdota del foco le duró toda la interpretación. Como buen actor, improvisó con este suceso, provocando las carcajadas de todos. Hasta nos explicaba el revuelo que se estaba produciendo fuera del escenario. Hubo que parar unos minutos para que se resolviera el problema, momento que él aprovechó para contarnos que cuando más aplausos recibió Fernando Fernán Gómez fue el día que mató a escobazos a un ratón que le interrumpió en plena oratoria. ¿Cómo no parar de reír ante este actor genial que no pierde la palabra en ningún momento?.
En resumen, que al final habla poco de la obra en sí de Cervantes, y como siempre, mete sus pensamientos políticos. Gloriosa la comparación de Acebes con un perro que no para de ladrar y ladrar. "Dejadle, que ladre todo lo que quiera, a ver si se calma". Y de Zapatero, "es que al pobre lo que le pasa es que no duerme y tiene sueño, y hace lo que hacemos todos cuando estamos cansados y queremos descansar, decir que sí a todo". "Oye, Zapatero, que te llaman de Cataluña, por lo del Estatut". "Dejadme dormir, decidles que sí a todo". Genial. Aprovecho esto para decirlo. Me voy a mojar. Lo siento. Siempre diré lo mismo. La diferencia entre la gente de izquierdas y la de derechas (generalizando, claro), es que los de izquierdas también criticamos los errores que en su momento cometen nuestros políticos. Como se te ocurra decir a alguien de derechas (o del centro, que les gusta más) algo sobre los errores de Aznar...¡te mandan a los calabozos por hablar mal de Don Perfecto!. Siento a los que pueda ofender mi humilde opinión.
Por hablar, hasta El Brujo habló de Hormigas Blancas.Ja,ja,ja.
Finalizando, os aconsejo que veáis "El Caballero de las palabras", o cualquiera de las otras obras de teatro que tiene El Brujo. Cualquiera de ellas, con semejante protagonista, vale la pena.
Es difícil que una sola persona, mediante un monólogo consiga llenar todo el escenario. Rafael Alvárez siempre lo consigue, nunca defrauda. El Brujo siempre será el Brujo. ¡Dejadle solo, que él solo puede con eso y con más!.
Besos y gracias por leerme.

viernes, 6 de abril de 2007

Confundir timidez con soberbia o antipatía


Acabo de leer un artículo de Carmen Posadas titulado “La timidez, esa tonta enfermedad crónica”. En dicho artículo, habla de los problemas que da su timidez. Algunas al verla como un personaje famoso, piensan que es soberbia, distante y hasta antipática. Leyendo esto, he recordado algo. En ciertas ocasiones, no podemos evitar endiosar a personas que admiramos porque las vemos en televisión. Ante una persona famosa puedes tener dos actitudes: o las sigues teniendo en el pedestal o te das cuenta de que son normales, alguien más como nosotros, con la diferencia de que él o ella trabaja en la televisión, en el teatro, en el cine o en el mundo de la música, por poner un ejemplo. Hace años tuve una anécdota genial con una de mis escritoras preferidas, Almudena Grandes. Fui a que me firmara un libro en Santander. Al principio iba muy nerviosa, cortada, pero en el momento de plantarme cara a cara con esa grandiosa escritora, me puse a hablar con ella como si fuera una vecina de mi barrio. Por supuesto que elogié su trabajo y estuvimos comentando durante un largo rato la portada de mi libro, que era del Círculo de Lectores. Ella empezó a explicarme que prefería la anterior, porque la que tenía yo era una imagen de la película que en aquel momento estaba en pleno auge, versión de su libro “Malena es un nombre de Tango”. Estuvimos durante varios minutos hablando y al marcharme, Almudena sonrió y me dijo: “hasta luego, Maika, y muchas gracias”. Yo me volví y la miré alucinada. ¿Gracias a mí?. ¡Gracias a ti por tu simpatía y tu amabilidad!. Fue mi primer encuentro, por decirlo de algún modo, con una figura famosa que admiraba. Después fui a su conferencia y volví a quedar fascinada con su personalidad. Por aquel entonces, yo había empezado a escribir, se lo dije y me dio una serie de consejos para “sobrevivir” en el mundo literario. Recuerdo cada una de sus palabras como si me las hubiera dicho ayer. Sobretodo dos importantes: para escribir bien hay que leer mucho; y que el hecho de escribir, no es algo que un día decides, que prácticamente naces con ello y es una necesidad vital que tienes. Estoy totalmente de acuerdo con ella. Al margen de publicar en el futuro, yo necesito escribir todos los días. Si en algún momento lo dejo de lado es como si me faltara algo, hay un hueco en mi corazón parecido al que tienes cuando echas de menos a tu amado, incluso más. Un vacío inmenso que se llena cuando cojo papel y bolígrafo, o mi ordenador, según las circunstancias, y me pongo a escribir. Sé que es difícil que el día de mañana pueda vivir de la literatura, casi imposible, pero nadie, nadie, puede quitarme el placer que siento al acabar un relato o un capítulo de mi novela. Algunas veces hasta me sorprendo leyendo escritos pasados, preguntándome como pude hacer un relato tan erótico cuando apenas había experimentado relaciones sexuales, o como puedo describir de esa manera tan real sensaciones que en ese momento no conocía. Eso no me lo puede quitar nadie, repito.

Pero me estoy desviando de lo que estaba contando. Tal vez porque mi primer encuentro con un personaje famoso o popular, como prefiráis llamarlo, fue agradable y fácil, mi punto de vista respecto a estos encuentros está falto de idealización. Claro que he tenido encuentros desagradables, pero han sido los menos.
Los que leéis mi blog, ya sabéis que últimamente tengo la fortuna de conocer a mucha gente del teatro y te das cuenta de que de todo hay. Sin embargo, por lo general, la persona que antes de alcanzar la fama de una manera u otra, era humilde, buena gente y tenía la cabeza bien amueblada y los valores en su sitio, no cambia por ser más conocido o por tener más ceros en su cuenta corriente. De la misma manera, las personas que, hablando en plata, anteriormente eran unos auténticos gilipollas, llegan a alcanzar cotas altas de “famositis aguda”. Es peligroso sobretodo para ellos, porque igual que subes puedes bajar rápidamente. La humildad es un don que tendríamos que tener todos, famosos o no. Nada es eterno, todo llega al final.
El problema es cuando esa persona famosa era tímida siendo desconocida y sigue siéndolo a pesar de la fama; incluso se hace mayor su timidez, porque es más observada y juzgada.
Es fácil decir que tal presentador o tal actor es un auténtico estúpido, que se cree que es mejor que los demás, porque se muestra distante. Haced caso a mi consejo: si os encontráis con alguien que admiráis y se muestra callado, serio o hasta desagradable, pensad que es como nosotros, que quizás ha tenido un mal día, que está cansado o que simplemente está sorprendido por tanta atención ante su persona. Tal vez está más intimidado que vosotros.
Todos somos complicados y la solución más fácil es criticar a tal o cual porque es un engreído que no te ha dicho ni una sola palabra, o no ha querido hacerse una foto o firmarte un autógrafo. Mis preguntas son: ¿te molestaste en ponérselo fácil, en dar tú el primer paso con una sonrisa y tu respeto?, ¿te quedaste mirándole como el que mira una estatua esperando que empiece a moverse?, ¿pensaste que tal vez ese no era el momento ni el lugar?, ¿tienen que estar las veinticuatro horas felices, sonrientes, amables?, ¿lo estamos nosotros?.
¿Alguien ha llegado hasta el final de mi blog hoy?. Pues gracias también, porque bastante paciencia y humor habéis tenido.

jueves, 5 de abril de 2007

El Ladrón de Columnas



Tal como prometí, ahí va mi crónica de la obra de teatro que vi el martes pasado, "El ladrón de columnas".
La obra era en Santander, en la sede de la Filmoteca. Un amigo y yo estuvimos a punto de no conseguir las entradas, y hubiera sido una pena, una auténtica pena.
"El Ladrón de columnas" es una adaptación teatral de columnas periodísticas de Juan José Millás. El problema surge de llevar esos artículos a la escena y que no resulten artificiales o aburridos.
Yo entraba con esa duda, porque me encanta la forma de escribir de Millás, y como escritora, me temía que "destrozaran" sus palabras.
Sin embargo, su director, Eduardo Fuentes, consigue hacer una obra entretenida, donde se mezcla una buena interpretación, magia a cargo de la actriz Beatriz Garrido y participación del público, que no paramos de reír en todo momento.
Los actores, Adolfo Obregón, Beatriz Garrido y Daniel Ortiz interpretaron genialmente sus papeles, reflejando magistralmente la ironía y las verdades escondidas en las palabras de este gran escritor que es Juan José Millás.
Me gustó tanto "El ladrón de columnas" que deseé que hubieran incluido más columnas periodísticas. Me supo a poco...
Me cuesta elegir cuál de las veinte columnas periodísticas que interpretan me gustó más, pero me decantaría por "Magia".
Finalmente, como dijo el mismísimo Juan José Millás de dicha obra: "Eduardo Fuentes ha ordenado las columnas de tal modo que cada una resalta a la que le precede y a la que viene detrás. Al articular los textos, ha descubierto la unidad que había por debajo de ellos. Ahora forman un conjunto. Le agradezco mucho que corte el jamón tan bien. Y que lo presente con ese talento. Le agradezco también que haya armado el puzzle. Uno no es consciente, cuando escribe suelto, de que en realidad está escribiendo atado."
Chapeau, Juanjo.