jueves, 17 de mayo de 2007

Todavía hay esperanza


Pues sí, todavía hay esperanza. Celebrémoslo.
He quedado a tomar un café con un amigo del instituto, de esos que por circunstancias de la vida ves de año en año, pero con el que no quieres perder el contacto, porque en su momento fue una persona importante en tu vida con la que aprendiste cosas, lloraste, reíste, te emborrachaste, compartiste secretos y confidencias, consultaste y te consultó...vivimos juntos el paso de la adolescencia a la madurez, con todas sus cosas buenas y malas. Nosotros dos y el resto de la pandilla de amigos...malpensados.
Nos gusta encontrarnos y ponernos al día de nuestras cosas, y por supuesto de los demás compañeros. Seguro que todos tenéis ese tipo de amigos.
Y frente a dos humeantes tazas de café con leche, recordamos juntos el pasado, actualizamos nuestro presente y soñamos despiertos en como queremos que sea nuestro futuro.
Cada uno ha tomado distintos caminos en la vida: él ya es un hombre casado, con su estabilidad económica y afectiva, con su vivienda propia, con su vida "solucionada"; yo sigo manteniendo algo de mi parte niña, dando tumbos todavía, y lo de la estabilidad económica y afectiva...mejor dejarlo.
Sin embargo, seguimos manteniendo ese cariño y esa amistad que hace parecer que por nosotros no pasan los años, aunque pasen...Sigo teniendo a ese amigo que se alegra de verme feliz y que se preocupa si me ve triste, preocupada o cabreada. Y es recíproco.
Total, que pese a tener puntos de vista muy diferentes sobre nuestras aspiraciones y deseos, llegamos a una misma conclusión: para sentirte lleno en esta vida tienes que seguir tus sueños y sentirte realizado/a como persona. Da igual que tu trabajo sea en un almacén o en un instituto. Da igual que tengas una pareja sólida o sigas buscando a esa persona "especial" de la que enamorarte. Da igual que ya tengas tu vivienda propia o sigas viviendo con tus padres.
Los valores que nos hacían creer de adolescentes que el mundo podía mejorar gracias a nosotros y que esta vida puede ser mejor si intentamos aportar a ella positivismo y buena energía, esos valores que en su día hicieron que nos convirtiéramos en una piña de amigos que nadie podía separar, esos siguen latentes. Y eso es genial.
Aún existen personas que pensamos que podemos ser felices, con esa felicidad pequeña, no continua, pero que te hace seguir adelante. Que a lo mejor vale la pena ganar menos dinero, pero trabajar en lo que realmente nos gusta y nos hace sentirnos útiles y realizados. Que la pareja perfecta no existe, que en todas hay altibajos, pero que con respeto, diálogo y "negociación" podemos mantener la magía y el amor de los primeros momentos. Que los amigos no tienen que verse todos los días ni todos los meses para seguir queriéndose como cuando compartían clase y salidas nocturnas. Que todo puede mejorar si ponemos todos nuestros medios para conseguirlo.
Así pues, frente a todo lo que se ve y se oye en los medios de comunicación, todavía hay esperanza.
Aún quedan buenas personas que desean hacer el bien a ellos mismos y a los demás y no se envenenan con el paso del tiempo.
Y eso hace que te marches a la cama con una sonrisa en los labios. Y eso es genial.
Y ya que hoy es el día internacional de internet, celebro que un día se abriera esta puerta al mundo exterior. Algunos lo aprovechan para sacar lo peor. Sin embargo, somos más (eso quiero pensar) los que utilizamos la red para informar y ser informados, para soñar despiertos y que nos ayuden a soñar, para expresar nuestros sentimientos, deseos y aspiraciones, para conocernos más a nosotros y a los demás, para seguir luchando. Porque si todos damos nuestro pequeño empujón, podemos hacer que todo funcione mejor. ¿Por qué no?.
¿Qué más añadir?. ¡Felicidades a todos los que, de una manera u otra, hacéis que este mundo sea un mundo mejor donde vivir!.
Especialmente hoy, muchas besos y muchas gracias por leerme.

8 comentarios:

  1. Muchas gracias por apoyar el corto
    gracias de verdad, que sensacion esa de hablar de la vida con un amigo, impagable, si si

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti Jon por permitirme esa experiencia tan genial de participar en un corto y en los buenos frutos del estreno.
    Yo creo que lo dejé bien claro esta noche. ¡Me lo he pasado muy bien!.Ja,ja,ja.
    Dios mío,coger el micrófono y ponerme delante de la gente, y perder toda mi don de palabra.
    Me prepararé mejor para el estreno de "Rememo". Que no se te olvide que aquí está una extra para lo que haga falta.;)
    Besos, Jon

    ResponderEliminar
  3. jajajaj, maika todo buen actor debe tener don de gentes, hablar ante un publico, que vergonzosos estabais!!!

    ResponderEliminar
  4. ¿Cuándo he presumido yo de ser buena actriz?. Ja,ja,ja.
    Es que tengo que practicar más.
    Para la próxima, prometo ser más habladora.;P
    ¡Eh!. ¡Qué de los extras fui la más lanzada!.Ja,ja,ja.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Pues mira si tendra su punto internet, que sino seguramente ni nos hubiesemos conocido. Esta bien. Todo tiene sus cosas buenas y malas, pero yo siempre prefiero quedarme con las buenas!
    un besuco wapi y no nos digas gracias por leerte, a ti por escribir estas cosas que merecen la pena...
    un besuco

    ResponderEliminar
  6. Pues sí, pues sí,
    una de las cosas buenas que me ha dado internet. Conocer a tan buena gente como tú.;)
    Hay que agradecer, siempre hay que agradecer la lectura de tus textos.
    A veces no apetece ocupar tu tiempo en leer los blogs de otros.
    Besos, guapa

    ResponderEliminar
  7. Bueno, estoy contigo, los amigos, son personas que hacen que nos sintamos felices, cuando estamos en algunos de los momentos más tristes. Compartimos nuestros pensamientos con ellos, y ellos hacen lo mismo con los suyos.
    Un amigo, no es necesario que lo veas todos los días, pero es bueno encontrarse con el de vez en cuando, de vez en cuando.
    Yo cuando me vaya del instituto, conservaré muy pocos amigos, pero me seguiré hablando con ellos de vez en cuando, porque con ellos he estado en los buenos momentos, y tambien en los malos...
    Enhorabuena por el blog de nuevo, y por cierto, te he mandado un saludo desde el blog de Castelo, asi que nada, ¡hasta luego!...
    ¡Un abrazo, y perdón por este comentario tan largo...

    ResponderEliminar
  8. ¡Nada de perdón!.
    Me gusta leer lo que opina la gente que me lee.
    Ya sabes que yo disfruto tanto leyendo como escribiendo.
    No importa que te queden pocos amigos. Lo que cuenta en la amistad es la calidad no la cantidad.
    Y yo ya te he contestado en el blog de Antonio Castelo.;)
    Y como te he dicho allí, en el blog de Marta suma y sigue.Ja,ja,ja.
    Besos y gracias a ti por pasarte.

    ResponderEliminar