viernes, 27 de julio de 2007

Explicación de párrafo

Aunque no creo que tuviera que dar explicaciones ni justificarme, pues...lo hago.
Entre la gente que ha leído mi relato "Pulgoso" ha habido una pequeña "confusión" con este párrafo:

Es increíble. ¿Te das cuenta de cuantos casos hay en el que la ruptura de la pareja provoca innumerables discusiones, llegando algunos a la justicia, por quien se queda con las mascotas “nacidas” de esa unión?. “Puedes quedarte con la casa, con el coche, hasta con las joyas de mi madre si quieres, pero la perra y el gato se vienen conmigo.” Pena que a la mayoría de estos animales sólo les falte hablar para poder decidir con quien de ellos se quedarían…

Que porque sólo hablo del gato en esta parte, que si pongo perra cuando debería ser perro...
Pues nada, que explico una vez más. En este párrafo hablo en general de los problemas que causan la "custodia" de los animales o también llamados mascotas cuando una pareja se rompe. Yo en la realidad ya he visto varios casos de este tipo. Así que cuando pongo esa frase entrecomillada, hablo de una frase generalizada de ese problema, no del caso de la protagonista en particular.
Aunque un amigo me ha dicho que no tenía por qué hacerlo, he tenido la necesidad de aclararlo.
¡¡Madre mía!!.

miércoles, 25 de julio de 2007

Publicación de "Pulgoso"


Pues aunque es tarde, no he podido evitar antes de dormir, publicar este relato.
Se trata del primer relato que publico en una revista. La revista es "Sede", de nivel regional, que se reparte gratuitamente por Cantabria. En la primera foto está la portada del número de este mes. En la segunda, la revista abierta donde aparece mi relato.
Describir lo que he sentido al ver un relato mío publicado en una revista...ahora mismo no podría definirlo. Pero es una sensación increíble.
Y como muchos de los que me leéis no sois de Cantabria, cuelgo aquí dicho relato.
El tema de la revista de junio es sobre los animales, y mi relato también, por supuesto. Concretamente sobre un perro, Pulgoso. A ver que os parece.

"Pulgoso"

Me has dejado un frío mensaje en el contestador para preguntarme como está “Pulgoso”, nuestro perro. Todo un detalle. Y yo como quiero ser igual de educada y accesible como tú, te contesto a través del correo electrónico. Bendita tecnología que ayuda que no hablemos directamente con los que hace tiempo que no deseamos decir nada en persona, cara a cara.

Pulgoso está bien. Yo también, si te interesa saberlo…

¿Te acuerdas cuando le recogimos en aquella carretera perdida de Ibiza, todo sucio, helado de frío y abandonado?. Tenía unos ojos tan tristes...No sé como hay personas con tan poco corazón para dejar tirado en una cuneta a un ser que da tanto sin apenas recibir nada a cambio.

Tú te quitaste la camiseta que llevabas y le tapaste con ella. Creo que fue el momento en que me di cuenta de que estaba enamorada de ti.

También me enamoré de Pulgoso, tan pequeño, con esa cara negra, como sus ojos y su cuerpecito blanco, aunque en ese momento parecía gris.

Tú querías ponerle el nombre de Pope, pero a mí me pareció que le pegaba más “Pulgoso”, porque el pobre venía invadido por las pulgas. A ti te parecía un nombre despectivo, hasta que yo te expliqué que algunos apelativos no son malos, si se dicen con cariño. Todo depende del tono que utilices. De hecho, un “cariño” puede hacer mucho más daño si suena con una voz llena de desprecio y odio.

La semana pasada cumplió dos años con nosotros. Bueno, conmigo.

Y ya no parece el mismo que recogimos. Siempre está moviendo la cola, dando saltos, ladrando para llamar mi atención. Es feliz con tan poco…

Por las mañanas le saco a pasear antes de ir a trabajar. Al mediodía voy a comer con él, aunque eso me haga ir siempre con prisas. Pero sé que no le gusta comer solo y a mí tampoco. Por la noche, cuando llego cansada, siempre tiene una caricia, un lametón que darme. Le cuento todo lo que me ha ocurrido durante la jornada: y él se queda a mi lado, apoyado en mi regazo y me mira como si entendiera todo lo que le digo. Hasta me da con el hocico en la cara cuando suelto alguna lágrima…Ahora ocupa tu lugar en nuestra cama, y ¿sabes?, ronca menos que tú. Es un alivio.

Pulgoso también ha ampliado mi vida social. Se ha echado una “novia” a la que vamos a visitar la mayoría de los días al parque que hay debajo de nuestro ático. Su dueña y yo nos hemos hecho grandes amigas. Es Isabel, la vecina del segundo, esa que pensábamos que era una arrogante y una antipática. Gracias a Pulgoso, he podido comprobar que muchas veces las apariencias engañan. De hecho, he descubierto que a Isabel la conocías mucho mejor que yo. Ahí que ver lo que puede dar de sí coincidir un par de noches a la hora de sacar la basura. Podías haber buscado una aventura un poco más lejos, en otra ciudad, en otra calle, por lo menos en otro bloque de pisos. Claro que a ti eso de tener que hacer un esfuerzo para conseguir cosas nunca te ha gustado. Confío en que mejores ese aspecto de tu vida en un futuro.

Isabel es una mujer liberal, optimista y muy inteligente. Te caló mucho antes que yo. Bueno, yo seguiría con una venda en los ojos de no haber encontrado ese lunes el piso medio vacío y una breve nota en el recibidor. La valentía tampoco es una de tus cualidades. Una lástima.

Isabel me ha presentado a su grupo de amigas, con las que suelo salir los viernes y sábados a cenar y tomar unas copas. Es increíble lo aislada que me encontraba cuando estaba contigo. Cuando vives en pareja, muchas veces te creas tu propio mundo, incomunicada del resto de las personas, de sus problemas. Pero hay errores que se pueden subsanar. Ahora escucho mucho más que antes, me intereso por la vida de los demás e intento ayudar en lo que puedo. Y todo lo que doy se me devuelve con creces: me siento escuchada, comprendida, parte de un todo. Ya no siento esa soledad y ese vacío cuando llego a casa. Sobretodo porque siempre encuentro el alegre recibimiento de Pulgoso.

Meses atrás, querías pedir la “custodia” de nuestro perro. Puedes pedirme lo que quieras, pero Pulgoso es mío. Siempre he sido yo quien le ha llevado al veterinario, quien se ha ocupado de su cuidado y quien le ha sacado de paseo cuando lo necesitaba. Comprendo que le eches de menos, más que a mí, de eso no me cabe la menor duda. Sin embargo, quitándome a Pulgoso, sí que provocarías un vacío que no sería capaz de llenar nada ni nadie.

Es increíble. ¿Te das cuenta de cuantos casos hay en el que la ruptura de la pareja provoca innumerables discusiones, llegando algunos a la justicia, por quien se queda con las mascotas “nacidas” de esa unión?. “Puedes quedarte con la casa, con el coche, hasta con las joyas de mi madre si quieres, pero la perra y el gato se vienen conmigo.” Pena que a la mayoría de estos animales sólo les falte hablar para poder decidir con quien de ellos se quedarían…

Tú abandonaste el hogar, a mí y a Pulgoso. Y ninguno de los dos creo que te lo perdonara nunca. Bueno, él a lo mejor te lo perdonaría. No es tan rencoroso como yo.

Sin embargo, Pulgoso sabe que le necesito yo más que tú. Sobretodo ahora, que vamos a ampliar la familia. ¡Ah!. ¿Qué no te lo había contado?. Que despiste. Dentro de cuatro meses si no ocurre nada, seremos tres: Pulgoso, yo…y una preciosa niña que espero que no se parezca mucho a su padre.

Esperando que te encuentres tan bien como Pulgoso y yo, me despido.

lunes, 16 de julio de 2007

Momentos para recordar siempre

Hay momentos que quedarán en la memoria de todos, aunque querramos olvidarlos.
Hay fechas y hechos que permanecerán para siempre en nuestras retinas, en nuestros oídos, en nuestras cabezas...
¿Quién no recuerda lo que estaba haciendo el 11 de septiembre cuando atacaron las Torres Gemelas; o cuando se anunció el asesinato por ETA de Miguel Angel Blanco; o cuando se conoció la muerte de José Couso en manos de los militares americanos?...
Sucesos, muertes, que cuando vienen a tu memoria, te siguen poniendo la piel de gallina, los ojos se te llenan de lágrimas, la rabia te invade, la impotencia de no poder hacer nada, también...
Pasarán los años y seguiré recordando la voz de Matias Prats mostrando la misma sorpresa que tú al ver las imágenes de la caída de las Torres Gemelas; recordaré mis gritos de "¡Hijos de puta!" al oír por la radio el asesinato de Miguel Angel Blanco, con mis apuntes de la oposición en la mano; recordaré como lloré con mi querido Jon Sistiaga, cuando narraba la muerte de su amigo y compañero de trabajo...Lo que me pregunto es, pasados los años, ¿podré contar a mis hijos, a mis nietos, que por fin se ha hecho justicia, que todas esas muertes valieron para que ciertos problemas se solucionarán?. ¿O seguiremos esperando respuestas y soluciones?.

jueves, 12 de julio de 2007

¿Todo se acaba?


Todo se acaba...
Vale, yo antes decía: tengo quien me arranque una sonrisa por la mañana, alguien que de vez en cuando me hace reír por las tardes y alguien que consigue que me vaya a la cama sonriendo...
Pues nada, no hay manera. Todo se acaba.
Han sido más de dos años de risas, de sonrisas...
Primero, me entero de que se acaba Buenafuente. Las risas nocturnas se acaban, siento que algo me falta, se queda un vacío en mi interior.
Segundo, pongo la radio como casi todas las mañanas, y oigo que "No Somos Nadie" con Pablo Motos y su equipo, también se van de vacaciones...para siempre.
He perdido mis risas matutinas y nocturnas. Ahora que las necesito más que nunca.
Y se me ocurre hablar con un amigo y decirle, menos mal que queda Gomaespuma. Y me dice que no, que se van de Onda Cero.
¿Qué coño está pasando?. ¿Alguna especie de complot para restarme años de vida?.
Así que entre tristeza y cabreo, confío en que Andreu Buenafuente con todo su equipo pronto regresen a las pantallas, en la cadena que quieran, cuando y como deseen, pero que lo hagan. Me quedo con la esperanza de que Pablo Motos y su equipo van a hacer un programa diario en Cuatro, aunque ya no pueda despertarme con ellos. De Gomaespuma y su futuro no sé nada, pero sería un auténtico horror no poder contar con ellos ni en la radio ni en la televisión.
Y a mí me dan ganas de meterme en la cama, taparme con las sábanas y dormir, dormir y dormir...¡y que nadie me despierte hasta que me traiga buenas noticias!.

miércoles, 11 de julio de 2007

Perdidos...Queer As Folk


Pues hoy voy a hablar de dos de mis series favoritas. Y las dos tienen sus motivos.
La primera, Queer As Folk. Ayer comenzó la tercera temporada. Me encanta esa serie desde el primer capítulo. Para quien no la haya visto, narra las anécdotas y visicitudes de cuatro amigos gays y la gente que está a su alrededor. Todos los personajes me gustan. Michael, el sensible, enamorado desde la juventud de su mejor amigo. Brian, el picaflor, el de un amante distinto cada noche, que rara vez demuestra sus sentimientos. Ted, el más serio y más tímido. Emmet, el más loco, el más divertido. Ellos son los principales, por decirlo de algún modo. Luego está Justin, joven que pierde la virginidad con Brian, y que se enamora locamente de él, haciendo todo lo posible por ser correspondido. La madre de Michael, mujer liberal, orgullosa de su hijo, y al fin y al cabo, madre de todos y encantadora consultora sentimental de cada uno de ellos. Ted, el tío de Michael, seropositivo, que vive con ellos. Lindsay y Melanie, la pareja lesbiana amigas de ellos, y madres de un bebé, cuyo padre es Brian. Y como última incorporación, Ben, novio de Michael, seropositivo, inteligente, guapo...
A grandes rasgos ellos son los personajes sobre el que gira el argumento.
Mi personaje favorito es Brian, el gay duro, guapo, el rey de la noche, al que primero puedes odiar, pero que vas cogiendo cariño episodio tras episodio, porque en el fondo ves que tras su coraza de ironía, hay un hombre con corazón y sentimientos, que sufre, que ama. Como les pasa a muchos hombres gays y heteros (también mujeres, también) piensan que demostrar los sentimientos es un síntoma de debilidad.
Antes de esta versión norteamericana, hubo una versión inglesa que no he visto. Yo me quedo con esta. Tienen en mí una admiradora que no se pierde ningún episodio.
La foto que he puesto es de una secuencia de la serie. La "capturé" porque me encantó. De hecho, me dió para escribir toda una historia a su alrededor.
Me enteré que volvían ayer de manera curiosa. En el desfile del día del Orgullo Gay, con un abanico que nos regalaron. Le estuve paseando todo el día, y al final de la noche le perdí, bueno, le dejé en el piso de Alex. Una lástima. Tenía los pies como para volver a buscarlo...



La siguiente serie es Perdidos. En esta semana que he estado "convaleciente" con los pies en alto, he visto toda la tercera temporada. Para mi gusto, mucho mejor que la segunda, y como siempre, llena de interrogantes, que en ocasiones se contestan, y otras veces...te dejan más confundida aún. Respecto a esta serie, yo me inclino ante los guionistas. Increíble mantener la tensión, el suspense, el interés...todo bien hilado, con personajes que según van sucediéndose los episodios, vas viendo que al fin y al cabo no son tan desconocidos como ellos piensan. Aquí si que no puedo enumerar todos los personajes, porque son demasiados, y a lo largo de las temporadas, van apareciendo y desapareciendo. Yo aquí tengo mis preferidos: Charlie (mi hobbit querido), Claire, Jack, Kate...aunque por lo que véis en mi blog y en mi messenger, el que más me ¿motiva? es James "Sawyer", el duro de la isla, el más cínico, el más solitario, el más insolidario...que en esta tercera temporada (que casualidad, como Brian) va enseñando más su corazón, su alma, sus sentimientos.

¿En resumen?. Dos buenas series, por lo menos en mi opinión, que nada tienen que ver entre sí, pero de la que soy admiradora, y probablemente esperaré con ganas siguientes temporadas.
Una relación más: mis personajes preferidos en ambas series, Brian y Sawyer, son, como he dicho, hombres fríos, duros, chulos, que hacen daño a las personas que les aman y que muchas veces utilizan su belleza más que evidente como arma de doble filo.
Si esos son mis referentes de ficción: ¿de qué me quejo luego en la realidad?. Mi vista y mi corazón siempre tiende a seguir a ese "rol" de hombre. Con las series que he visto, con lo que he sufrido en la realidad, no sé por qué me sorprenden tanto los resultados. Y es que dentro de mí hay un Justin o una Kate que buscan desesperadamente sacar al hombre enamorado y sensible que llevan dentro. Así me va...

lunes, 9 de julio de 2007

Repito, hay que ir a ver Chuecatown


Si antes de verla, recomendaba "Chuecatown", ahora que la he visto, ya...
Esta tarde he ido al cine, y al margen de recordar porque no me gusta ir (la gente que come palomitas con la boca abierta, cuanto más ruido mejor, patadas en el respaldo, porque se supone que no deben tener suficiente sitio para la mala educación, parejas que se han olvidado que la fila de los mancos ya está en desuso...), vuelvo a decirlo: tenéis que ir a ver "Chuecatown".
Chapeau por cada uno de los personajes y de los actores. Pasas hora y media riéndote, disfrutando...y babeando, babeando mucho en mi caso.
Como he dicho, ningún personaje tiene desperdicio.
Pepón Nieto, en su papel de Leo, gay sufridor, enamorado, celoso e inseguro, que por si fuera poco los problemas que cualquier pareja puede tener, llega su suegra para empeorarlo todo.
Carlos Fuentes, como Rey, pareja de Leo e hijo favorito de su madre. Por decirlo de algún modo, el hijo, nieto, hermano que todos quisieramos tener. Fan de Lobezno (la escena de sus garras - bolígrafos, genial).
Mariola Fuentes, como Lola, la mejor amiga de Leo y Rey, genial, pero es que a mí Mariola me gusta siempre. Como curiosidad es que me sentía totalmente reflejada con ella. No quiero arruinaros la película, así que no daré más explicaciones del por qué.
Ahora las mujeres, la rubia y la morena.
Concha Velasco, como suegra insoportable no tiene precio. La odías desde el primer minuto. Al personaje, no a la actriz. Yo lo que tengo claro es que si alguna vez tengo una suegra así, mi pareja ya se puede olvidar de mí.
Hace un estupendo tándem con Rosa María Sardá, genial, grandiosa como siempre. Y es que los papeles de mujeres con fobias, maniáticas...los borda. En su papel de Inspectora Mila, con agorafobia, arañofobia, y todo lo que podáis imaginaros que acabe en fobia, y madre, madrísima de , que le tiene bajo sus órdenes y bajo su "zapatilla".
Y sí, os habéis fijado, he dejado a mis dos niños para el final.
Porque Pablo me gustó, pero Edu...
No sé, aunque no saco tantos años a Edu, me sentía como la madre del artista, todo emocionada viendo como su niño se estaba haciendo mayor. Y Edu se libra, porque siempre es y será Edu el escurridizo, que si no, cuando le pille delante, me lo como a besos. Pero de esos besos de abuela, los que se repiten una y otra vez. Si hasta mi amiga me lo decía: "se te está cayendo la baba mirándole". Y yo la respondía: "es que es mi Edu, y mírale, que bien lo hace". Vamos, vamos, a mi lado, la madre de la Pantoja, una aficionada.
Respecto a los que tenían dudas de si podía quitarse el muerto del Neng, sí, sí y mil veces sí.
No veías al Neng, ni al Notario (snif, snif), ni a Miguel Chiclé, ni a Jose Luis Déjame.
Veías a Eduard Soto en su papel de Luis, un hombre pegado a las faldas de mamá, que a medida que pasa la película, se va soltando...y de que modo. Nunca le he visto tan guapo ni tan sexy...
Vamos, que apuesto una larga carrera cinematográfica a Eduard Soto, y madre mía, que no me enteré yo que ningún director o productor trata mal a mi niño...¡con todo lo que se merece!.
¡Olé, olé y olé!.
Turno de Pablo...intentaré reprimirme...no puedo...¡¡¡Aaaaaaaaaahhhhhhhhhhh!!!.
Ay, ese papel del inmobiliario Víctor, malo, malísimo, obsesivo, capaz de alcanzar sus propósitos por encima de todo....la única pega que puedo dar es no ver en toda la película esa preciosa sonrisa que tiene. No voy a tirarme líneas y líneas hablando de él, soy buena. A mí me encantó como malvado asesino, sobretodo porque estaba acostumbrada al buenazo de Pedro Salvador.
Esas miraditas con Edu...madre mía, daba gusto verlos juntos.
Y sí, al final de la película (no voy a destrozar nada), sale como su madre le trajo al mundo. Desnudo. Sí, hubo un momento que estuve a punto de saltar a la pantalla. Y sí, ya sé, Pablo salió también desnudo en "20 centímetros". Pero por el amor de Dios, con ese cuerpazo que tiene, sería pecado no mostrarlo. Y que bien dotado está...sí, vale, vale, no debería quedarme con eso, pero es que...¡viva la madre que le parió, que bien le hizo!.
Bueno, está claro que yo no soy crítica de cine, es mi opinión como espectadora. Yo no paré de reírme en toda la película, desde los primeros minutos cuando la primera víctima de Víctor está rodeada de gatos que atienden a nombres como Aznar, Mariano, Acebes...
Los guionistas Juan Flahn, Félix Sabroso y Mariví de Villanueva debieron disfrutar mucho escribiendo esta película y trasladan la diversión a los que la vemos.
¿Momento anecdótico de la película?. La sala en silencio, y de repente sale una escena de un bar y una persona grita (yo): ¡¡Si es la Prohibida!!. Porque sale la Prohibida, una travesti de la que me "enamoré" en la Fiesta del Orgullo Gay. Que estupenda es, que divina y que bien canta. Desde que he vuelto de Madrid, no dejo de escucharla, sobretodo "Amor eléctrico" y "Labios de hiel". Estupenda, estupenda. Y claro, la única que se sabía la canción en toda la sala. Con todo, ya la dedicaré toda una entrada a ella, que se lo merece.
¿Conclusión?. Hay que apoyar al cine español, sobretodo cuando te hacen pasar un rato tan agradable como esta película: "Chuecatown".

domingo, 8 de julio de 2007

¿Te atreves a quererme?


En estos días que tengo que mantener casi todo el día los pies en alto, me he hinchado a ver películas, series...a escribir también. Pero cuando no puedes hacer otra cosa que "descansar", tienes tiempo para todo eso. Hasta para no hacer nada, que eso también es una manera de pasar el tiempo.
Total, que una de las películas que vi, fue una que me recomendó mi amigo Rober. Se trata de "Quiéreme si te atreves", "Jeux d´enfants" en francés.
Trata de un hombre y una mujer que desde pequeños se divierten con un juego muy particular. Bajo el pretexto del premio, que es la caja de música que véis en la foto, se dedican a ponerse retos, cada vez más difíciles. "¿Capaz o incapaz?" se preguntan una y otra vez. El problema es cuando los sentimientos, el amor, se meten en dicho juego.
Es una de esas películas que te hacen pensar.
Y en medio de la trama, plantea varios interrogantes que nos preguntamos la mayoría. ¿Por qué nos complicamos tanto la existencia las personas?. ¿Por qué hacemos difícil lo fácil?. ¿Por qué nos cuesta tanto decir frases como "te quiero", "te amo", "estoy enamorado/a de ti", "quiero estar contigo", "tú eres lo más importante que me ha pasado en la vida"?. ¿Por qué nos cuesta tanto mostrar nuestros sentimientos?.
La respuesta muchas veces es la misma: miedo. Miedo a sufrir, a que nos hagan daño, a no ser correspondidos como queremos, a ser vulnerables, a mostrar esa parte nuestra que nos muestra frágiles, incluso débiles.
En muchas ocasiones, por ese miedo, nos perdemos grandes momentos, nos negamos a nosotros mismos la felicidad.
Por lo tanto, se convierte en un acto de valentía mostrar nuestro amor, respirar hondo y decir: "sí, estoy enamorada de ti y deseo que tú, sólo tú, seas quien me beses, quien me abraces, quien me acaricies, quien duermas conmigo, quien me haga el amor una y mil veces..."
Y sí, corres el riesgo que al abrir tu corazón de par en par, la otra persona te lo destroce.
¿Pero si esa persona siente lo mismo que tú y está deseando oír esas palabras?. Nunca lo sabrás si no te arriesgas. Arrepiéntete de lo que no hagas, nunca de lo que hagas.
Está ese lado oscuro del amor, esa parte dolorosa, muy dolorosa, de darte cuenta de que la persona de la que estás enamorada, no sólo no te corresponde, sino que además, no se merece tu amor, porque no solamente no lo valora, sino que lo desprecia. Te pasas las horas pensando en él, esperando una respuesta que sabes que nunca llegará, deseando lo imposible, que sienta lo mismo que tú. Y lo peor de todo: aunque sepas que no va a pasar, aunque tu cabeza te diga que no vale la pena seguir amándole...no tienes un interruptor en el corazón y no puedes hacer nada para detener ese sentimiento. Tan sólo que pase el tiempo y confíar en que un día te despertarás y ya no sentirás nada, ya no dolerá...
Y a veces sueñas despierta, te imaginas con él, que él también te ama...y se convierte en el mejor de los sueños, el más dulce, el más féliz, del que nunca quieres despertarte.
Aunque sabes que en el fondo eso nunca ocurrirá. Y te consuelas pensando que lo que pasa es que él te ama, pero es cobarde, y prefiere no arriesgar.
Y eso es lo más triste de todo: cuando dos personas se aman y por una razón u otra, nunca llegan a confesarlo. Por el miedo o el recuerdo de relaciones fallidas, pierden la oportunidad de volver a sentir, a SENTIR con mayúsculas y no llegan a probar jamás la grandeza de amar y ser amados.
Y es una lástima.
Por lo tanto, yo aquí, publicamente, lo reconozco. Estoy enamorada de ti. ¿Te atreves a quererme?. ¿Capaz o incapaz?.
Vaya valentía de mis narices. Reconocer que estás enamorada, sabiendo que él no lee tu blog, que no se dará por aludido y que lamentablemente, le importa un bledo...
Pero como siempre digo, mi frase favorita de Woody Allen, parcialmente modificada: "no te tomes la vida tan en serio...total, no vas a salir vivo de ella". Genial Woody Allen.

viernes, 6 de julio de 2007

Comeme el coco negro


Bueno, pues acabo de llegar de ver a la Cubana y aunque estoy cansada, con los pies doloridos, no puedo evitar actualizar ahora mismo.
Venían al teatro con su obra "Cómeme el coco negro", que por otra parte, es mi obra favorita.
Ya tuve la suerte de verla en directo hace años, cuando aún estaban en dicha compañía Santi Millán y José Corbacho. Madre mía, ¿cómo no voy a tener debilidad desde entonces por estos dos?. Lo más divertido era ver la obra ahora, y recordar el "sitio" de José y Santi hace años.
Gracias a la participación que tienen con el público, he tenido el honor de "discutir" con Jordi, el director, por llegar tarde al espectáculo.
Porque para quienes no conozcáis la obra, lo que realmente ves es el "final" de la obra, la recogida del escenario, de la ropa y todo lo que se monta alrededor.
Por tanto, aunque yo llegué pronto, media hora antes, en teoría llegaba tarde, como la mayoría del público. Lo más gracioso es ver como algunos se lo tragaron, empezaron a quejarse por no haber avisado de que empezaba antes, y hubo alguno más que se levantaba para irse cuando encendían las luces y un director indignado nos quería echar del teatro.
La Cubana, como el Tricicle, son ya de la familia. Son aquellos grupos de teatro, que recibes siempre con los brazos abiertos y te despides con lágrimas en los ojos, esperando verles pronto.
Por la Cubana han pasado muchos en estos veinticinco años de andadura, actores que después me han hecho y me hacen reír, tales como los mencionados Santi Millán (Santi, my love forever), José Corbacho, David Fernández, Mónica Pérez , David Ramírez, Yolanda Ramos...
Considero que es una de las mejores escuelas para aprender teatro e improvisación. Pienso que después de trabajar en la Cubana, ya nada te asusta.
Todos los actores que he comentado acabaron en el Terrat y también han estado y están en Buenafuente. Siempre he dicho que Andreu no tiene de tonto ni un pelo. Sabe de quién rodearse.
La Cubana "aterrizó" por primera vez en Torrelavega en el 84, por lo tanto son parte ya de la historia teatral de mi ciudad. Desde que vinieron con "Cubana´s Delikatessen" en su primera actuación aquí, han sido invitados y bien recibidos en la mayoría de sus actuaciones. Como "extras", puedo decir que hemos tenido el gran honor de que protagonizarán uno de los pregones más divertidos que ha habido en nuestras fiestas patronales (me apostaría cualquier cosa que David Fernández estuvo allí y si no uno muy parecido a él) y en la reciente inaguración del Teatro Concha Espina. En este último evento, cogieron gente extra de Torrelavega, así que los de mi grupo de teatro estábamos frotándonos las manos, confiando en que nos llamaran para esta obra. Pero lamentablemente, no han necesitado gente de fuera. Para mí trabajar una noche con la Cubana...sin palabras.
Enhorabuena a todos los actores que han pasado por este gran grupo de teatro en estos veinticinco años...¡y qué cumplan muchos más!.
Aparte de recomendaros ir a verlos siempre que podáis, os recomiendo que visitéis su página web. No tiene desperdicio. No os saltéis la presentación, importante. Muy propia de La Cubana, siempre haciendo que participen los espectadores y sorprendiéndoles, aún cuando vas a ver una obra conocida, ya que la improvisación es su mejor arma.
Por cierto, muy bueno el bocadillo de mortadela...
Me despido con una de las canciones de Cómeme el coco Negro:
"Vengan todos a gozar con el Teatro Cubano,
donde la felicidad está al alcance de la mano...
...Ríete, aplaude, luego crítica,
pero ven a vernos.
Goza, disfruta, si quieres grita,
pero ven a vernos.
Somos la farsa, tú eres el jurado.
Cómeme el coco negro,
si es que te ha gustado.
Deja que estalle tu carcajada,
pero ven a vernos.
Gruñe y protesta, que esto no es nada,
pero ven a vernos.
Somos la farsa, tú eres el jurado.
Cómeme el coco negro,
si es que te ha gustado."
Pues como me ha gustado, ¿a quién le como el coco?.


miércoles, 4 de julio de 2007

Garrick


El domingo, como no me he cansado de decir, fui a ver al Tricicle al Teatro Concha Espina.
Venían con su última obra, "Garrick".
Como ellos mismos cuentan, David Garrick era un escritor, actor y productor inglés del siglo XVIII, que de alguna manera, fue el precursor ya en su tiempo, de la risoterapia.
Por tanto, después de 27 años, Joan, Paco y Carles se han dado cuenta de que en realidad son risoterapeutas quitapenas, por lo que ahora van con bata.
A mí me da igual que vayan con bata blanca o sin ella. A mí me hacen reír siempre.
Casi que como llevaba los pies, me hubiera venido bien que también entendieran algo de podología. Estaba cansada, con los pies doloridos e hinchados (iba con unos zuecos medio puestos, porque no me cabían), pero tenía claro que no me iba a perder mi cita con los Tricicle. Por suerte, pude dormir un poco antes de ir, porque mi mayor temor era dormirme.
Pero imposible dormirse con estos tres. Fue una hora y media que se me hizó cortísima.
Y si ellos tres no llenaran suficiente el escenario, invitaron a un amigo suyo a través del video. Nada más y nada menos que el gran Pepe Rubianes. Me faltó poco para hacerles la reverencia. Total, no me iban a ver desde donde estaba...
Sucedían sketches, con una frase la mayoría de las veces. Me gustaron todas, pero me quedo con una, de Erasmo de Rotterdam (me encantan sus citas): "Reírse de todo es propio de tontos, pero no reírse de nada lo es de estúpidos". Ahí queda eso.
Al final, como siempre, despidieron al público desde la salida.
Yo quería hablar con ellos para por lo menos felicitarles, pero no pudo ser. Tuve que hacer de fotógrafa de una amiga mía.
Pero no lo pude evitar. Cuando hacía la foto a Carles y a mi amiga, saqué mi ¿gracia?: "esta va para Captura".
Con todo, recomendaría esta obra de teatro, si no fuera porque no hace falta.
El Tricicle tienen buena tarjeta de presentación desde hace años.

martes, 3 de julio de 2007

Chuecatown



Hoy toca hablar de esta película. Ahora mismo, algunos afortunados están disfrutando del preestreno de "Chuecatown" en Madrid.
Tenéis que ir a ver esta película. Yo pienso ir este mismo fin de semana. Se estrena el viernes.
Esta película trata de una pareja, Leo (Pepón Nieto) y Rey (Carlos Fuentes) son una pareja gay atípica que están pasando por una crisis sentimental. Se trasladan a vivir al barrio de Chueca, donde al final se instala con ellos la madre de Rey, Antonia (Concha Velasco) que no se lleva nada, nada bien con su yerno, Leo. Aparte de la madre, esta pareja tiene una amiga, Lola (Mariola Fuentes), que nunca consigue ligar, supuestamente por estar pegada siempre a ellos.
Al mismo tiempo, se están produciendo una serie de crímenes en ese barrio. El asesino es Víctor (Pablo Puyol). No os estoy destripando nada de la película, eso se sabe desde el principio. La idea de Víctor, dueño de una inmobiliaria, es hacer de Chueca un barrio moderno, lleno de gente guapa, joven, moderna, y se dedica a asesinar a las pobres ancianas que todavía viven allí.
Estos crímenes se encargarán de investigarlos la comisaria Mila (Rosa María Sardá) y su hijo Luis (Eduard Soto).
Esto es a grandes rasgos la sinopsis de esta historia dirigida por Juan Flahn (guionista de televisión y de cine, como "Insomnio").
Como he dicho, yo no me la pienso perder.
Aquí os pongo el trailer, para que se os haga la boca agua.



Y aprovecho esta particular promoción de la película, para hablar de uno de sus actores, Pablo Puyol. Es el de la fotografía que pongo después del cartel de Chuecatown.
Conocí a Pablo Puyol a través de la serie "Un Paso Adelante", cuando hacía el papel de Pedro Salvador (precioso nombre). Pablo Puyol es actor, bailarín y cantante, y a mí parecer todas sus facetas las hace muy bien. A mí me "conquistó" por su baile.
En esa serie aparte de actuar, por supuesto, cantaba. De esa serie salió el grupo UPA Dance, y mi canción favorita, "Me siento bien", es interpretada por él. Es mi preferida porque está llena de optimismo. Más tarde, cuando Pablo abandonó la serie y el grupo, editó un disco en solitario, "Dejame". Aparte de su carrera musical, tiene experiencia en el cine con películas como 20 centímetros y Tánger y en el teatro, en obras como Grease (su estreno) y La Bella y la Bestia, El sueño de una noche de verano.
¿Resumen?. ¡¡No os perdáis esa película!!.
Por Pablo Puyol, por Pepón Nieto, por Carlos Fuentes, por Concha Velasco, por Rosa María Sardá (la adoro), por Edu Soto...por quien más os apetezca.
Ya, ya, sé que tendría que hablar también de Edu Soto.
Con todo, ya lo veréis en el trailer. Yo lo poco que he visto me ha recordado hablando a El Notario, y junto a Miguel Chiclé, son mis personajes favoritos de este estupendo actor catalán.