miércoles, 11 de julio de 2007

Perdidos...Queer As Folk


Pues hoy voy a hablar de dos de mis series favoritas. Y las dos tienen sus motivos.
La primera, Queer As Folk. Ayer comenzó la tercera temporada. Me encanta esa serie desde el primer capítulo. Para quien no la haya visto, narra las anécdotas y visicitudes de cuatro amigos gays y la gente que está a su alrededor. Todos los personajes me gustan. Michael, el sensible, enamorado desde la juventud de su mejor amigo. Brian, el picaflor, el de un amante distinto cada noche, que rara vez demuestra sus sentimientos. Ted, el más serio y más tímido. Emmet, el más loco, el más divertido. Ellos son los principales, por decirlo de algún modo. Luego está Justin, joven que pierde la virginidad con Brian, y que se enamora locamente de él, haciendo todo lo posible por ser correspondido. La madre de Michael, mujer liberal, orgullosa de su hijo, y al fin y al cabo, madre de todos y encantadora consultora sentimental de cada uno de ellos. Ted, el tío de Michael, seropositivo, que vive con ellos. Lindsay y Melanie, la pareja lesbiana amigas de ellos, y madres de un bebé, cuyo padre es Brian. Y como última incorporación, Ben, novio de Michael, seropositivo, inteligente, guapo...
A grandes rasgos ellos son los personajes sobre el que gira el argumento.
Mi personaje favorito es Brian, el gay duro, guapo, el rey de la noche, al que primero puedes odiar, pero que vas cogiendo cariño episodio tras episodio, porque en el fondo ves que tras su coraza de ironía, hay un hombre con corazón y sentimientos, que sufre, que ama. Como les pasa a muchos hombres gays y heteros (también mujeres, también) piensan que demostrar los sentimientos es un síntoma de debilidad.
Antes de esta versión norteamericana, hubo una versión inglesa que no he visto. Yo me quedo con esta. Tienen en mí una admiradora que no se pierde ningún episodio.
La foto que he puesto es de una secuencia de la serie. La "capturé" porque me encantó. De hecho, me dió para escribir toda una historia a su alrededor.
Me enteré que volvían ayer de manera curiosa. En el desfile del día del Orgullo Gay, con un abanico que nos regalaron. Le estuve paseando todo el día, y al final de la noche le perdí, bueno, le dejé en el piso de Alex. Una lástima. Tenía los pies como para volver a buscarlo...



La siguiente serie es Perdidos. En esta semana que he estado "convaleciente" con los pies en alto, he visto toda la tercera temporada. Para mi gusto, mucho mejor que la segunda, y como siempre, llena de interrogantes, que en ocasiones se contestan, y otras veces...te dejan más confundida aún. Respecto a esta serie, yo me inclino ante los guionistas. Increíble mantener la tensión, el suspense, el interés...todo bien hilado, con personajes que según van sucediéndose los episodios, vas viendo que al fin y al cabo no son tan desconocidos como ellos piensan. Aquí si que no puedo enumerar todos los personajes, porque son demasiados, y a lo largo de las temporadas, van apareciendo y desapareciendo. Yo aquí tengo mis preferidos: Charlie (mi hobbit querido), Claire, Jack, Kate...aunque por lo que véis en mi blog y en mi messenger, el que más me ¿motiva? es James "Sawyer", el duro de la isla, el más cínico, el más solitario, el más insolidario...que en esta tercera temporada (que casualidad, como Brian) va enseñando más su corazón, su alma, sus sentimientos.

¿En resumen?. Dos buenas series, por lo menos en mi opinión, que nada tienen que ver entre sí, pero de la que soy admiradora, y probablemente esperaré con ganas siguientes temporadas.
Una relación más: mis personajes preferidos en ambas series, Brian y Sawyer, son, como he dicho, hombres fríos, duros, chulos, que hacen daño a las personas que les aman y que muchas veces utilizan su belleza más que evidente como arma de doble filo.
Si esos son mis referentes de ficción: ¿de qué me quejo luego en la realidad?. Mi vista y mi corazón siempre tiende a seguir a ese "rol" de hombre. Con las series que he visto, con lo que he sufrido en la realidad, no sé por qué me sorprenden tanto los resultados. Y es que dentro de mí hay un Justin o una Kate que buscan desesperadamente sacar al hombre enamorado y sensible que llevan dentro. Así me va...

2 comentarios:

  1. Pero como nadie comenta nada!!!!

    LOST es lo MÁSSSSSS

    Y Queer as Folk ese Brian tan cabrón que me pone, me pone.

    Yo añadiría también Sex and the City con esa Samantha q es una diosa. Heroes, Grey’s Anatomy, Desperate Housewives, Weeds, Nip/Tuk, House, Buffy, Dante’s Cove, Friends, Dirt, Six Degrees, y podría seguir y seguir... Las series americanas son lo mejor, q aprendan en españa y dejen de hacer putas mierdas como los Serrano.

    A la espera de engancharme a nuevas y continuar en septiembre con muchas.

    ResponderEliminar
  2. Ya ves, Rober, nadie ha comentado nada. ¡Esto no tiene perdón de Dios!.
    Sí, ya nos hemos hartado (bueno, eso lo dudo) de hablar de nuestras series.
    Lost, lo más, con sus argumentos, sus personajes...
    Y Brian...sin palabras. ¡Nos pone a todas y todos!.;P
    Y bueno, no he dicho todas mis series. Por supuesto, Sexo en Nueva York es una serie de lo mejor que ha pasado. Pero se acabaron, y dolió, como en su momento Frasier y Friends.
    Del resto que has comentado. Soy adicta a Dante´s Cove gracias a ti.
    Yo con Buffy, sufría, lloraba, reía, amaba...y debo añadir a "Angel", fenomenal "secuela" de esta serie.
    Y veo House, Mujeres Desesperadas, Anatomía de Grey, Weeds...creo que veo demasiadas series.Ja,ja,ja.
    Respecto a las series españolas, aunque estoy totalmente a favor contigo.
    Con todo, hay series españolas que en mí han dejado huella, como 7 vidas y Aquí no hay quien viva.
    Y he tenido que sufrir la suspensión de varias que me dejaron con las ganas, cuando las quitaran antes de tiempo, como "Divinos", "El pántano", "Circulo Rojo". Ainss.
    Besos guapo, y gracias, gracias, por no dejar sin comentarios esta entrada.;)

    ResponderEliminar