sábado, 8 de septiembre de 2007

Aunque tú no lo sepas



Aunque tú no lo sepas...
Una frase...y muchos significados...y muchas historias...
Hoy contaré la mía, una de tantas.
Simplemente esta frase, "aunque tú no lo sepas", une a cuatro personas, a tres hombres y a una mujer...con cada uno de ellos tengo mi historia.
"Aunque tú no lo sepas" es una canción que lleva varios años conmigo y que nunca me canso de oír, así la repita treinta o cuarenta veces en un mismo día (puedo llegar a ser obsesiva con ciertas canciones, lo admito). Y hasta hoy (vale, no estoy orgullosa de ello) no he descubierto que esa canción, esa frase, reúne a tres hombres que admiro, cada uno en su estilo; cada uno en su medida.

El primer hombre, Enrique Urquijo. Si me dedicara a contar todo lo que ha significado en mi vida, en mi historia personal, Enrique Urquijo...sería la entrada más larga jamás escrita en un blog. Él sólo se merece toda una novela...y todavía quedarían cosas en el tintero. ¿Llegará el día que no llore al recordar aquel 17 de noviembre de 1999?. Porque aunque él no lo supiera, me acompañó en muchos momentos, me ayudó más que muchas personas que tenía cercanas...y algo en mí se murió con él aquel día. Perdí a un amigo y a un compañero de lágrimas y sueños. Por lo menos lo sentí así. Por suerte, quedan sus canciones, su voz y sus discos, que nunca me cansaré de escuchar...

El segundo hombre, Quique González. Cosas de la vida, le he conocido en persona hace dos días. Quizás si vives en sitios como Madrid o Barcelona, un suceso como el del jueves por la noche, no tiene mucha importancia. Si vives en una pequeña ciudad de Cantabria como Torrelavega, se convierte en algo anecdótico y curioso. Lo siento, no estoy acostumbrada a entrar a un sitio a tomar algo y ver que el que está pinchando detrás de la barra sea un cantautor que me gusta (sobretodo con "La Ciudad del Viento"). Tenía que ser en "El mundo paralelo". Duda, asombro y satisfacción. Esas fueron las fases. Se parecía mucho a él, pero mi pregunta era: ¿cómo va a estar Quique González pinchando música en un bar-pub de Torrelavega?. Pablo, el camarero confirmó mis sospechas y se ofreció a presentármele. A eso algunos lo llaman frikismo. Pues entonces, lo compro, soy friki. Porque hice lo que hago siempre que me encuentro ante alguien que admiro por su trabajo, por su forma de vivir, por su forma de pensar...felicitarle. Unos cuantos minutos de conversación, los justos para no molestar (suelo tener la costumbre de hablar lo justo para no incordiar a la persona en cuestión, hasta donde puedo, hasta donde me dejan). Los suficientes para saber que lleva algún tiempo viviendo en Cantabria. Reconozco que no conozco a todos los que viven en mi tierruca. Es pequeña, pero no tanto. No voy a extenderme más en contar esto, porque ya lo he hecho en mi fotolog. No me gusta repetirme...
Un honor tenerte por aquí, Quique, sin más.

Pues por todo lo que he dicho anteriormente, moviéndome en internet, "investigando", y recurriendo a una de mis webs de consulta obligatoria, Wikipedia, descubrí que Quique González compuso esa canción inspirándose en un poema de Luis García Montero.El tercer hombre. Genial poeta, al que me gusta leer de vez en cuando. No le conocería si no fuera por su pareja: Almudena Grandes, la mujer que faltaba en esta historia "encadenada". Quizás uno de los mejores tándem: escritora-poeta. Y si esa pareja está formada por mi escritora preferida y uno de los poetas que más disfruto leyendo...no hace falta alargarme más. Lo dice Almudena por mí en la dedicatoria de su libro, Atlas de Geografía Humana. "A Luis, que entró en mi vida y cambió el argumento de esta novela. Y el argumento de mi vida."
Pero no sólo eso. Almudena Grandes también se inspiró en este poema para hacer un relato incluido en su libro "Modelos de mujer". Se trata de "El vocabulario de los balcones". Animo a quien no lo haya leído, que lo haga. Yo de hecho, antes de irme a la cama esta noche (si el cuerpo aguanta) lo releeré. Y aunque no lo puedo asegurar, sospecho que este poema tiene su importancia y su significado en el comienzo de su historia de amor. Si es que soy una romántica empedernida, que le voy a hacer.
(Curioso que mientras escribo esto, tenga de fondo en la televisión "La Guerra de los Rose". De un extremo a otro. El amor puede generar creación y destrucción).

Esto continúa. En dicho relato de Almudena Grandes se inspiró Juan Vicente Córdoba para rodar su película "Aunque tú no lo sepas". ¿Os suena de algo esa frase?. No la he visto, pero por todo lo anteriormente contado, intentaré hacerlo.

Así que sin querer alargar más mi entrada de hoy (vuelven mis entradas largas para quien pensará que me había reformado), decir que he encontrado una "joya" en el youtube: "Aunque tú no lo sepas" cantada por Enrique Urquijo y Quique González. Una pena que por aquel tiempo no fuera tan "viajera" como ahora para haber estado presente en ese concierto...

Como punto y final, el poema que inspiró la canción.

"Aunque tú no lo sepas"
Luis García Montero
Como la luz de un sueño,
que no raya en el mundo pero existe,
así he vivido yo
iluminado
esa parte de ti que no conoces,
la vida que has llevado junto a mis pensamientos...
Y aunque tú no lo sepas, yo te he visto
cruzar la puerta sin decir que no,
pedirme un cenicero, curiosear los libros,
responder al deseo de mis labios
con tus labios de whisky,
seguir mis pasos hasta el dormitorio.
También hemos hablado
en la cama, sin prisa, muchas tardes,
esta cama de amor que no conoces,
la misma que se queda
fría cuando te marchas.
Aunque tú no lo sepas te inventaba conmigo,
hicimos mil proyectos, paseamos
por todas las ciudades que te gustan,
recordamos canciones, elegimos renuncias,
aprendiendo los dos a convivir
entre la realidad y el pensamiento.
Espiada a la sombra de tu horario
o en la noche de un bar por mi sorpresa.
Así he vivido yo,
como la luz del sueño
que no recuerdas cuando te despiertas.


Hasta yo me he agotado hoy con tanta información...
Buenas noches. Aunque tú no lo sepas, seguramente soñaré contigo, con lo que todavía queda por venir...

6 comentarios:

  1. Primer, primer!! Te confesaré, sólo porque se que nadie se va a enterar (XD) que he visto la entrada y he pensado "ahora que iba por el buen camino...XDDD" (no puedo quejarme que algunos de mis monólogos también se las traen)

    Pero como suele pasar, tu pensamiento de hoy se lee del tirón, no cansa y en el fondo es como mantener una conversación contigo pero a través de un blog.

    Que sepas que la canción me ha gustado, y el poema también. Dan un poco de penita. Soy así.

    Suerte Maika, en todo lo que hagas.

    ResponderEliminar
  2. aunque tú no lo sepas a mi tambien me gusta esa canción...aunq creo que no tanto como a tí XD

    saludos y sigue escribiendo tan bien

    ResponderEliminar
  3. He leido la entrada escuchando la canción de fondo!
    Uuuf, bonita historia, increible canción!

    Besitos. Ah,no!!! que eran arrumakitos!

    P.D: Aunque tú no lo sepas...me siento identificada contigo muchas veces.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Hola, hola y hola!!
    Hay que ver, la entrada que probablemente más me ha costado escribir, y la que menos arrumacos ha obtenido.XD

    Duendecillo: nada, que no aprendo, que eso de enrollarme ya es defecto profesional irreversible.XD
    Con todo, me alegra saber que al final, gustan estas entradas largas, no, larguísimas...
    Tanto la canción como el poema son geniales...también tiene su parte triste. Sobretodo cuando escucho la canción en la voz de Enrique. Con todo, después de mi labor de "investigación", he comprobado que puede tratarse de un amor imperfecto, con triste final...pero puede llegar a ser una bonita historia de amor.^^

    Esther: es una canción que seguramente gustará a muchos. Yo no puedo decir que fuera mi favorita o de mis preferidas. Eso sí, confieso que después de comprobar toda la historia que hay alrededor de dicha canción, se ha convertido en una canción aún más especial que antes.
    Ainss. Sigue escribiendo tan bien. Eres un cielo.;)

    Marta: así se hace, así se hace. Yo también escuchaba la canción una y otra vez mientras la escribía.;)
    Yo también me siento a menudo identificada contigo, ya lo sabes.;)

    ¡¡Besos a las tres!!

    ResponderEliminar
  5. Hola!
    Yo también fui arrebatado, en su momento, por esta canción y asistí a una de los últimos suspiros-sonoros de Enrique en A Coruña. La mejor versión fue la que hizo con Quique en 7º de Caballería, tenía unos arreglos con algún chelo o violín (no recuerdo) y unos punteos a guitarra estremecedores por su belleza...
    Enhorabuena por todos esos libros engullidos, tendrás ojos de papel y tinta china en lugar de flora intestinal.
    Venía de visitar a Nanduco, vi la puerta abierta y me dije… que demonios.
    Un saludo, camárada bloguera!

    ResponderEliminar
  6. Hola Carlos, bienvenido y bien hallado a mi blog.
    Vienes de la "mano" de Nanduco. Eso sí que es venir bien recomendado.XD
    Madre mía, que suerte. Disfrutar de los últimos conciertos de Enrique.
    No he visto la actuación de la que hablas...pero intentaré "encontrarla" y verla.;)
    "Enhorabuena por todos esos libros engullidos, tendrás ojos de papel y tinta china en lugar de flora intestinal."
    Ja,ja,ja. Me ha encantado.
    Biquiños, guapo

    ResponderEliminar