lunes, 3 de septiembre de 2007

Cuarta historia capturada

Pues bueno, ya tocaba. Con septiembre vuelve la sección "Historias Capturadas". Tengo algunas escritas enteras, otras empezadas, otras ya pensadas...
La que tenía escrita desde hace un tiempo era esta. Sin embargo, había algunas dudas en subirla. De hecho, hoy mismo las tengo. No me preguntéis por qué. No voy a responderlo.
Pero ahí va.
Se trata de una historia hecha a raíz de una fotografía de la estupenda Marta Peiró. Estupenda porque me encantan sus fotos, me suelen hacer reír; me gusta su blog, me suele hacer reír (aunque debería actualizar más, la muy vaga); lo que conozco de ella a través de sus fotos y su blog me gusta. Me cae bien hasta que me demuestre lo contrario...
Hay otras fotos que me gustan más, pero elegí esta o me eligió ella a mí, por varias razones: porque en cuanto la vi, se me ocurrió una historia; porque "Ole mi niño" es una frase que utilizo mucho. Tanto junta (Ole mi niño), como separada (digo mucho Ole, y mi niño, mucho más).
Es una historia más corta que las otras, quizás más "fuerte" que las otras...
No me he quedado a gusto al 100 por 100 con el resultado. Nunca me quedo satisfecha totalmente con lo que escribo. Quizás el día que lo haga, deberé empezar a preocuparme.
De todos los que leen mis historias, la más "autoexigente" y la peor crítica soy yo. ¿Eso es bueno o es malo?.
Y otra pregunta más para terminar: ¿por qué me pongo nerviosa siempre antes de colgar una historia, un relato?. Los mismos nervios que siento antes de comenzar a actuar...
¿Gustará, decepcionará?. Ya me responderéis.
Y en este tipo de entradas especialmente, una vez más, besos y gracias por leerme.

9 comentarios:

  1. Hola Maika
    Creo que tu no tienes de que preocuparte, escribes muy bien. Sin embargo, es bueno señal que sientas nervio; dudas sobre tus escritos; emoción, también supongo. Para mi esto significa que el escribir no es un acto mecánico, sino algo que te seduce y con lo que, de alguna manera, tu seduces a quienes tenemos la fortuna de leerte.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Por fin! que ganas tenía de leer esta historia capturada, voy a ello y te comento! ;-)

    Besitos

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Hola guapas!!

    ¡Marichuy!. Que has comentado tan pronto, que no me has dado tiempo a que subiera la historia. Así que te has ido sin leerla. Ainss. Tendré que esperar a tu próxima visita.;)
    Una vez más, gracias por tus elogios.
    Sí, también está la emoción. La emoción siempre. Al escribir, al "publicar", al recibir las respuestas de los que me leéis...
    ¿Y tú dices que yo escribo bien?.
    ¡Tú sí que lo haces bien!. Que genial frase: "Para mi esto significa que el escribir no es un acto mecánico, sino algo que te seduce y con lo que, de alguna manera, tu seduces a quienes tenemos la fortuna de leerte."
    Genial, genial. Muchísimas gracias.
    Tienes toda la razón. Yo no escribo de forma mecánica. ¿Qué aburrido, no?.

    ¡¡Marta!!. Sí, amiga, después de haberte dado la paliza con "Ole mi niño", por fín me he decidido a colgarla.Sé que tenías ganas de leerla...sólo espero que no te decepcione la espera...

    ¡¡Besos guapas!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Ay! tantas preguntas tantas preguntas... Deja de preguntarte que todo sale...
    Un besuco peque!

    ResponderEliminar
  5. Ya me conoces, Pati, no puedo evitar dar mil vueltas a la cabeza y saturarme de preguntas sin respuesta.;)
    Menos mal que tengo "lectores oficiales" que me dan una palmadita en la espalda cuando me entra el hormigueo de las dudas.;)
    ¡¡Muchas gracias!!
    Besucos, guapetona

    ResponderEliminar
  6. Creo que el no quedarse satisfecho puede ser un pequeño problema por aquello de que no quieres enseñarlo porque temes que no guste, pero por otro lado es un incentivo enorme a escribir mejor, a probar suerte hasta que con cada relato te sientas más satisfecha una vez que la gente lo lea. Porque lo harán voluntariamente.
    Porque les gusta leerlo.

    Bueno, no me enrollo más que si no no acabo XD.

    Besos maika!

    ResponderEliminar
  7. ¡¡Kristi!!
    No, no escribas mucho en todos los comentarios, que pedazo "pechada" te has metido.;P
    Ya hemos hablado de esto nosotras dos. Supongo que este modo de no quedarse satisfecha nunca con lo que escribas es un modo de "autosuperación" y "autoexigencia".
    Y lo realmente curioso de este hecho, es que los relatos con los que me he quedado menos satisfecha al acabarlos, son los que hasta ahora más han gustado...
    ¡¡Besos, guapa!!

    P.D.:te estoy siguiendo por todo el blog para contestarte. ¿No hacemos lo mismo en otro sitio de internet?.XD

    ResponderEliminar
  8. Pues me parece que lo hemos hecho alguna vez pero ahora no recuerdo dónde... jajajaaj.Es lo que tiene leerse todas las entradas casi de golpe XD

    Pues nada, si con los que menos satisfecha te quedas son los que más gustan, solo hay que quedarse insatisfecha con todos... ¡¡¡No, no, no, ni se te ocurra hacerme caso!!! dremía qué barbaridad acabo de soltar, que si no, siguiendo esa norma podemos llegar a algo que realmente no te guste y... ¡¡ya la hemos liado!!

    Besos !!

    ResponderEliminar
  9. Ja,ja,ja.
    Pues sí, pues sí, mejor no continuar ese camino, no vaya a ser que me pierda.;)
    Besos, guapa

    ResponderEliminar