lunes, 3 de septiembre de 2007

Ole mi niño

"Ole mi niño"
Marta Peiró
Fuente: Captura

En nuestros primeros encuentros, no podía dejar de gritar: “¡Ole mi niño!. ¡Ole, ole y ole!”. Porque aunque odio los toros y a él le fascinan, siempre llegábamos a la misma conclusión: las dos orejas y el rabo entre mis piernas en todas las corridas en las que participábamos.
Es una lástima que no sirva para nada más, pero por lo menos con su lengua, sus manos y su polla sabe hacer buenas faenas…
Y es que no le puedo reprochar nada. Total, cuando le conocí, ya sabía como era.
Una voz en mi cabeza me decía: “no te acerques, no te acerques”. Sin embargo, las cervezas que había bebido me nublaron la mente. Y claro, cometí el error más grande de toda mi vida: no fue acostarme con él, de eso no me arrepiento. Pero, ¿quién me mandó enamorarme?. Él no, por supuesto. Es el primero al que le incomodan ese tipo de situaciones. “El amor dura lo que dura el polvo, ni más ni menos.” Ese es su lema.
Y en estos casos no hay manera de llegar a ponerse de acuerdo.
Y para colmo de males, le tenía mimado y consentido. Sobretodo al principio, cuando me tenía dispuesta las veinticuatro horas del día. Tan sólo con escuchar su llamada en mi móvil, ya me ponía cachonda y húmeda.
Pero corren malos tiempos para querer vivir una historia apasionada. Vivimos en un momento que a mí me gusta definir como “¿por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo?”.
Si luchas contra la corriente, lo más probable es que acabes ahogándote.
Así que me adapté, que le vamos a hacer.
Conté con su inestimable ayuda: sus desprecios, su costumbre de buscar nuevas mujeres a las que capturar (importándole poco si estaba yo presente), sus “nunca te amaré”, “no me interesa una relación estable”, “la vida son cuatro días, no vale la pena complicársela”, su falta de conversación, de besos, de abrazos, de caricias en la cama cuando ya había conseguido correrse...
Poco a poco el amor se fue desvaneciendo. Tuve un momento que lo intenté, de verdad que lo intenté. Me aferraba a él, al amor que me llenaba de una manera enfermiza. No soportaba otro fracaso amoroso más en mi ya larga lista.
Por eso aguantaba sus malas caras, sus olvidos intencionados, sus “ahora no puedo”, “ahora no quiero”. Hasta que tuve que asumir la decepcionante verdad.
Y darme cuenta de que al fin y al cabo, un hombre es un hombre, que hay muchos más en el mundo, y que la mayoría no merecen ni una lágrima, ni un mal minuto, ni un mínimo esfuerzo…y mucho menos que les ames.
Ya no podía decir que estaba enamorada, como mucho “enpollada”. Y comencé a vitorear con “Oles” ya no al hombre, sino a su pene, la parte de él que sentía mía, que reaccionaba a mis caricias, a mis besos, a mi lengua...
Mi “niño” y yo nos entendíamos a la perfección, sabía lo que le gustaba, como provocar su erección. Y él sabía como moverse, que punto tenía que tocar para llevarme hasta el máximo clímax. El resto del cuerpo era un mero adorno, que algunas veces hasta molestaba.
Pero un buen día, se fue. Su dueño se cansó hasta de follarme. No aguanta en el mismo agujero durante mucho tiempo…
Y me dirá usted por qué le cuento todo esto. Pues porque el único consuelo que me queda es tener algo parecido a él, que me le recuerde cuando le echo de menos…y por eso insisto en que no quiero otro, quiero precisamente el consolador ref.786 de su catálogo. Se parecen tanto…

23 comentarios:

  1. Vaya, vaya, jeje, hoy tenemos un relato un poco más subidito que de normal. Me ha gustado; después del primer impacto de las primeras líneas y cuando ya conseguí estabilizarme y entrar en la onda, me gustó.

    ResponderEliminar
  2. Es un relato tan claro que no se ni que decirte ;). Para empezar el tema tratado mejor tratado imposible, claro,preciso y conciso... Y sin duda me quedo con ese final que siempre que lo leo me provoca en mi cara una profunda sonrisa...
    y esto para tí: Un OLE con OLE!!!!

    besucos pequeña

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Hola!!
    Gracias por ser tan rápidos a la hora de leerme.;)

    Sergi:sí, sí, un relato un poco más subidito de lo normal...y más corto también. Tampoco exageres, que no es tan subidito para tu edad.;P
    Me alegro de que te haya gustado.

    Pati: ay, ya sabía que lo que más te gustaba era el final. Esa era una de mis dudas, ¿te acuerdas?. Eres mi lectora oficial de mis historias capturadas, la que prueba la tarta recién salida del horno. Yo pienso que ha sido un buen acierto haberte elegido. ¡Qué haría yo sin tu empujón final para subirlas!. Yo soy tan "autoexigente" que no daría el "visto bueno" a ninguna. Sí, sí, aparte de autoexigente, soy una exagerada.Ja,ja,ja.
    ¡¡Ole por ti!!

    Besucos, guapos

    ResponderEliminar
  4. Jajaja, me ha encantado!!!
    Yo ya estaba avisada del "tonito" de la historia, aún así me ha sorprendido.
    Esto...le ponemos 2 rombos, no? XD

    Ah, me pido el de la referencia número 742.

    Un arrumakito.

    ResponderEliminar
  5. me ha encantado, pensaba q tanta espera iba terminar no siendo malo, pero si no cumpliendo expectativas, pero q va, me ha encantado y creo q el q más de todos los q te he leído

    aunque el del perro también estaba muy bien, los dos mejores

    ResponderEliminar
  6. Menuda historia, me ha gustado, esta historia tan subidita de tono (pero que coño, me encanta este tipo de relatos)..
    Que relato tan corto, pero a la vez intenso, lo tiene todo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. jajaj me ha gustado, maika. Muy bueno el final jejeje

    Venga un besote y a escribir más historias guapas.¡Seguiremos leyendo!

    besitos.

    ResponderEliminar
  8. ¡¡Hola, hola, hola, hola!!

    Marta: sí, sí, como ya he dicho en la anterior entrada, te he estado "mareando la perdiz" con la dichosa historia desde principios de verano, hasta que por fín la he colgado.XD
    ¿El consolador ref.742?. ¡Bah, ese es muy pequeño!.Ja,ja,ja.

    Rober: otro al que mareé. Sí, yo pensaba lo mismo. Tanto dar la paliza con la dichosa historia, y seguro que luego defrauda. Menos mal que por ahora no ha ocurrido esto.

    Isma: ¿te gustan los relatos subiditos de tono?. ¡Pervertido!.
    No sé, los que más me han leído lo que he escrito en privado hasta ahora, me dicen que lo que mejor se me da es el relato erótico. A ver si van a tener razón y me veo escribiendo para www.marqueze.net.¬¬

    Ithilme: sí, sí, el final por lo que me han dicho ha gustado mucho. Me alegro, porque el no encontrar un final que "cerrará" bien el relato es lo que ha hecho que se retrasará la subida al blog.

    Bien, bien, por ahora a todos os ha encantado. Podéis decirme que no os gusta. ¿Cómo sobreviviré el día de mañana a los críticos literarios?.Ja,ja,ja.
    Gracias por leerlo y por comentarlo.
    En estas entradas, es cuando más agradezco los arrumacos.

    ¡¡Besazosssssss!!

    ResponderEliminar
  9. Y ese consolador, ¿podrias poner el titulo del catalogo? Genial m ha gustado mucho.
    Un besazo guapa

    ResponderEliminar
  10. jajajaja, me ha gustado mucho tia, el final es simplemente estupendo!
    muchos besos wapa!

    ResponderEliminar
  11. ¡¡Hola guapas!!
    Así da gusto escribir y colgar historias.

    Begoña: ¿quieres el catálogo?. No tengo ni idea. Preguntáselo a la protagonista de la historia, que es la que conoce las referencias.XD

    Irene: vaya, vaya con el final. ¡Todavía aumento la venta de consoladores!.;P

    Me alegro de que os haya gustado mucho. Un placer contar con lectores como vosotros.
    Ni una queja.
    Vamos, ¿alguien se anima a quejarse?.¬¬

    ¡¡Besazos, guapas!!

    ResponderEliminar
  12. Bueno va, ya me quejo yo.... ¿cómo que el consolador ref. 786 es lo más parecido a un pene de carne y hueso? (¿hueso?) La textura del poliestireno expandido del 786 supera con creces la áspera superficie penal (penal de pene).

    Bart.
    Ingeniero Industrial
    Consolator, S.L.
    (Un abrazo. Muy lindo tu blog)

    ResponderEliminar
  13. ....................................................................................................................Maikaaaaaaaaa q a mi estas cosas no...............ay..te he leido por ser tú, pero que yo vivo en mi mundo infantil en el que los niños los trae la cigueña de dumbo ...joooooooooooooo

    ResponderEliminar
  14. ya casi te he perdonado...la historia genial.jeje

    ResponderEliminar
  15. Caray!
    El fin del humano macho...

    ResponderEliminar
  16. Bueno, bueno, bueno.
    Como he dicho, así da gusto escribir.

    Bart: bienvenido al blog, como comentarista o arrumacador.Ja,ja,ja.
    Bien, bien, ya era hora de que alguien hiciera algún comentario jocoso. Tenía que venir de alguien llamado Bart.;P
    Bien, bien, no niego que el consolador no es exactamente igual que el miembro viril, y sí, le falta el hueso. Habrá que hablar con las empresas fabricantes.
    Por cierto, si tú tienes una empresa que se llama Consolator.
    ¿No estás perjudicando tu negocio con tu comentario?.Ja,ja,ja.

    Esther, por favor, que eres la futura Reina de la comedia, no puedes andar avergonzándote con estas cosas.Ja,ja,ja.
    Pero eso es una amiga, leches, una amiga que se sacrifica por ti, para leer lo que has escrito, aunque vaya contra sus "principios".;P
    ¡Qué grande eres!. ¡Llegarás lejos, ya lo sabes!.;)

    Agar: perdóname, perdóname, perdóname. Si es que soy un desastre de mujer, de amiga, mi cabeza está encima de los hombros, pero poco más...Craso error, craso error olvidarme de tu cumpleaños. Espero poder compensártelo de alguna manera.:(
    No me vas a traer ningún regalo de las vacaciones, ya lo veo.Ja,ja,ja.
    Y con todo, me sigues leyendo y dejando arrumacos.
    ¡Eso es una buena amistad y lo demás cuento!.;)

    4 Colors: atención, esto merece una reverencia. Uno de los mejores bloggers que conozco (no he bebido, Mia, no he bebido) me ha firmado.
    Todo un honor, un gran honor.
    Si me ves el 17, escóndete, que puede ser peligroso.Ja,ja,ja.
    Como siempre, tu humor me hace asomar una sonrisa o una carcajada.;)
    ¡¡No, no, el fin del humano macho!!.
    ¿Qué haríamos sin vosotros?.
    Claro que está bien saber que podemos sustituiros de vez en cuando.;P
    Así que la pesadez prolongada de vez en cuando funciona...Ja,ja,ja.
    Un placer cada vez que me visitas.
    Total, ¿te ha gustado o no?. Que no me he enterado.XD

    ¡¡Besucos a los cuatro!!

    ResponderEliminar
  17. Maika
    No se vale, yo que estaba a punto de la lágrima, con ganas de irle a romper la cara a quien hiciera falta y mira en que acabó.

    Genial, en verdad me encantó.

    Un beso querida

    ResponderEliminar
  18. Yo me uno al primer comentario de Sergi. Cuando he empezado a leerlo me he asustado (en algo también me parezco a esther) pero al final he acabado de leerlo y también me ha gustado o eso creo, es que aún estoy algo descolocada XD (pero bien, tu tranquila y sigue escribiendo).

    El final también muy bueno, si ese quiensea del relato lo estuviera leyendo te prometo que es como haberle dado una paliza.

    Para terminar diré tres cosas:

    -Que por lo que parece, lo que cuentas pasa a menudo.

    -Que es la primera historia capturada que leo ( teniendo cuenta el retraso que llevo...)

    y de la tercera no me acuerdo... XDD (bueno, sí, has conseguido acortar las entradas. Y tú que decías que era imposible...)

    besos Maika!!

    ResponderEliminar
  19. ¡¡Hola guapas!!

    Marichuy: de esto podemos sacar una especie de "moraleja". Y es que de todas las historias, de todas las experiencias, aunque parezcan tristes, malas, se puede sacar una nota de humor. No me refiero solamente a esta historia (que por si hay dudas, no es experiencia personal...menos mal), sino de la vida en general.;)
    Una lección que aprendí hace algún tiempo de la mano de dos maestros del humor.
    Me alegro que te haya encantado la historia. Ya sabes que es algo mutuo. Yo también disfruto leyendo tu blog.;)

    Kristi: todavía un día de estos recibo bronca de la "Jefa" por estar "pervirtiendo" la mente de mis niñas foreras.XD
    Tranquila, tranquila, la siguiente historia capturada será más "light".;)
    ¿Qué ha sido como darle una paliza con el final?. Interesante. Si el protagonista de la foto es como el protagonista de la historia, no le estaría mal...
    Y sí, siento decirlo y reconocerlo, pero lo que cuento pasa a menudo.:(
    Eso sí, no es algo sólo característico de los hombres. También hay mujeres así.
    ¿Qué es la primera historia capturada que lees?.
    ¿No has leído las historias capturadas de nuestro querido Andreu Buenafuente y mis queridos Mia Font y Jon Sistiaga?. Mal, muy mal. Ya puedes ponerte al día, pinchar en historias capturadas y leer las otras tres.;)
    Puede que haya conseguido acortar últimamente las entradas, pero seguramente será la excepción que confirma la regla. ¿Es una amenaza?. Tal vez.;P
    Por lo pronto, a ver si también acorto mis arrumacos contestando a los vuestros. Pero es que no puedo evitar contestaros a todos...

    Para terminar, gracias, gracias por leer esta entrada. Agradezco que lean mis entradas del blog, pero especialmente agradezco que se lean mis relatos, mis historias.;)

    ¡¡Besucos a las dos!!

    ResponderEliminar
  20. Maika, ante este relato solo puedo quitarme el sombrero y decir: ¡¡¡Ole mi niña!!! Genial, apasionante, enfermizo, intrigante, lo tiene todo. Sobre todo, sobre todo: MUY PARTYCULAR!!!! Enhorabuena Maikiña, ya eres definitvamente de los/as nuestros/as jajaja ;-)

    ResponderEliminar
  21. ¡¡Nanduco!!.
    Gracias, gracias.
    Me ha encantado lo de ¡¡Ole mi niña!! y lo de Maikiña.Ainsss.
    ¡¡Qué soy partycular!!.
    ¿Eso quiere decir que paso a ser protagonista del corto?.XD
    Biquiños, Nandiño

    ResponderEliminar
  22. Jo no me puedo resistir a poner un comentario ..

    ¿Cómo decirte que te superas dia a dia? Si es que no paras de sorprenderme, primero por el tema.. y luego el final que cuando ves de que va y tal llega la sorpresa.. ME HA ENCANTADO!
    Sigue escribiendo historias,

    Besitos!

    ResponderEliminar
  23. ¡¡Tania!!
    ¡Ay, cuánto te echaba en falta!.
    Gracias, gracias por el arrumaco, por los elogios...
    Intentaré seguir así, superándome, y no yendo para atrás, como los cangrejos...
    Tranquila, seguiré escribiendo historias, tanto capturadas, como de las otras.:)
    ¡¡Besazos, pucelana!!

    ResponderEliminar