martes, 16 de octubre de 2007

Carlos Chaouen, un poeta musical


Hacía tiempo que le debía a este hombre una entrada.
Un poeta de los de ahora, alguien que hace poesía con cada una de sus canciones.
Carlos Chaouen nació en San Fernando (Cádiz) en 1974. Otro de mi cosecha. Otro honor.
Es un cantautor, que habla de la vida, de su vida.
Para más datos de su biografía, os aconsejo que visitéis su página.
Le conocí por boca de Ismael Serrano, nunca mejor dicho. Me había bajado de internet varias cosas de Ismael, y una de ellas era una entrevista de radio junto a otros. En este programa radiofónico se hablaba de un cantautor que todos los presentes admiraban: Carlos Chaouen.
Lo que escuché, me gustó, y conseguí sus discos. Y me gustó aún más. Poesía musical, ya lo he dicho.
Cuando algún amigo le escucha (por ejemplo en mi coche) o sale su nombre en una conversación, y me preguntan por él, siempre contesto lo mismo. Es el autor de la canción conocida de Ana Torroja, "No me canso". De hecho, tiene su propia versión en su disco "Universo Abierto". Personalmente prefiero la suya, con su voz rasgada y algún cambio en la letra.
Ha publicado cuatro discos: "Carlos Chaouen", "Maldita", "Universo Abierto" y "Totem".
Hay muchas canciones, por no decir el 98%, dignas de pararse a escucharlas.
Pero no voy a poner todas aquí. Dentro de ellas, se encuentra una de las canciones de amor más conmovedoras que he escuchado. Y cuenta una historia de amor ...con la droga.
Aquí pongo la letra:

"Vente"
Vente, que te espero en la aduana del cariño
con un carnet falso,

con una foto de cuando era un niño.

Vente, tengo muchos agujeros en el brazo,
cada uno es de un abrazo

que quise darte y tú no hacías caso.

Vente, pero espérate un ratito que me inyecte,
tu mirada en dosis

que me vienen ganas, porque siempre estás ausente.

Vente, que ahora aprieto el émbolo más fuerte,
para que vengas a verme

y luego te desvaneces,
y luego te desvaneces.

Y la infecta jeringuilla es tu cuerpo
y me parece que me devuelve la vida
y es a ti a quien me devuelve.
Tu camino es mi brazo,
tu destino es mi vena
por haberte conocido tengo encima esta condena
pero no quiero abstinencia,
quiero alterar mi conciencia
para que al cerrar los ojos te vea a ti

aunque me muera.

Sangre, no me importa si contagio mi sangre
porque cuando veo tus ojos todo arde

y me consumo despacio por tocarte.

Sangre, que se quedó envenenada en una tarde
cuando conocí a mi ángel

e hicimos el amor en cada parque.

Sangre, que brotó en cada palabra
que nos dimos en cada beso en cada pico

hasta que me abandonaste.

Sangre, no quiero desintoxicación de nadie
que no estoy intoxicado si no es por encontrarte,

si no es por encontrarte.

Y la infecta jeringuilla es tu cuerpo
y me parece que me devuelve la vida

y es a ti a quien me devuelve...


Sí, me supongo lo que pensaréis. ¿Una canción de amor a la droga?. Sí, sí. Que queréis que os diga, a mí me emociona cuando la escucho. La vida es de cada uno, y cada uno la vive como quiere.
Tuve la suerte de verle y escucharle en directo el verano pasado, en Santander, en el BNS. Lo bueno que tiene esta sala es que está en la playa del Sardinero. Escuchar a Carlos Chaouen con el sonido del mar de fondo, a pocos metros de ti, es un lujo.
Cuando entré estaba en la barra. Y no, no me acerqué a él. Le observé. Antes de comenzar su concierto en acústico, solamente acompañado por un segundo guitarrista, se bebió de un trago un whisky. Cogió su cigarrillo (quien dice cigarrillo...) y se subió al escenario.
Un concierto genial: dos guitarras y una voz quebrada.
Recuerdo la cara de la amiga que me acompañaba, cuando anunció su canción "Vente", elogiando la droga. Dijo algo así como que, aunque no fuera políticamente correcto, a él le gustaban las drogas y estaba harto de la hipocresía de la sociedad. Y yo me volví a emocionar escuchando esa canción en directo. Miles de historias y teorías que hay detrás de esa canción y de la postura de su autor. Pero tranquilos, no me extenderé.
Sólo mi punto de vista sobre la canción.
Y es que el amor la mayoría de las veces es como una droga. Te enganchas, aunque sepas que no es bueno para tu vida ni para tu salud; sigues amando a esa persona, no puedes desengancharte...y por ahora no hay centros de desintoxicación para los corazones enganchados a amores insanos. Si tienes la suerte de desengancharte, prometes que no volverás a caer. Sin embargo, la tentación sigue allí en otro hombre, en otro cuerpo...tú no quieres volver a enamorarte, pero no puedes evitar pensar que esta vez puede salir bien, que esta vez puede que no sea dañino...y recuerdas todo lo bueno que tiene el amor. ¿Qué puedes pasarlo mal de nuevo?. Sí, ahí está el riesgo. Sí, puede que "acabe" contigo, que te "mate", pero...
Yo me prometeré a mí misma ser fuerte y no volver a caer...

Para terminar y para los que no lo conozcáis, un video del youtube de una actuación suya en el Galileo Galilei, con mi canción preferida (aunque también la de "Feria de besos" tiene su aquel):
"Semilla en la tierra".



Una letra apropiada, que podría cantar perfectamente en este momento de mi vida.
Besos y gracias por leerme, hoy y siempre.


10 comentarios:

  1. Quizás es que llevas demasiado tiempo conectada a ese tipo de música. Cambia el dial, a ver si te alegras un poco mujer!!!

    (Consejo demasiado metafórico creo...)

    En fin, alegra esa cara!!!!

    Besitos!!

    ResponderEliminar
  2. Maika

    Pues yo me quedo con tu interpretación, a veces el amor por alguien es como una droga y nos volvemos adictos a esa persona. Se lo pude pasar uno muy mal, pero creo que cuando menos una vez en la vida hay que amar así, para no deambular por este mundo así nada más en la pura contemplación y las relaciones perfectas, que de tan perfectas resultan planas y hasta aburridas.

    Un beso
    .

    ResponderEliminar
  3. Sona prou bé el cantautor aquest... l'amor pot ser com una droga, sí, però drogat per drogat, potser em drogaria abans d'amor que de cocaïna, per exemple. Què hi farem... (referència a l'entrada d'ahir que no vaig arribar a comentar però que acabo de llegir just abans de la d'avui)

    ResponderEliminar
  4. maika!! tú si que me sorprendes a mi, cada día con algo nuevo, consigues que aprenda cosas que ni sabía que existían, aportas tanto sin darte cuenta... ;)

    ¿y que hay más bonito que aportar cosas nuevas a la gente?

    conmigo, ya te lo digo yo, lo consigues y poca gente me sorprende

    un besito guapa

    ResponderEliminar
  5. ...o_O...

    ...o_O...

    A ver...me gusta su voz, quizá otra canción me hubiera llamado más la atención...
    El amor sí es como una droga, pero las drogas...NO ME GUTAN ...tengo motivos muy fuertes para ODIARLA!

    un beso guapa

    ResponderEliminar
  6. no te e podido leer estas ultimas entradas.... Estoy super mega liadisima... bufff semana super dura... pero solo decirte que he visto carlos chaouen y no me e podido resitir!! un grande muy grande!!
    ya hablamos
    un besi(estresado) pequeña!!

    ResponderEliminar
  7. Pues como no me va el audio, no lo he escuchado pero prometo hacerlo ((se me va acumulando el trabajo))...El amor sera como una droga, pero yo no he visto a nadie morir de amor((aparte de Romeo y Julieta y porque era una novela)) en cambio morir por la droga...

    Yo es que estoy totalmente en contra del amor y muchisimo mas de las drogas...no lo puedo evitar...

    La sala Galileo...que buenos momentos he vivido alli!!!

    Besotes guapa!!

    ResponderEliminar
  8. PERDON!! TEATRO!!!! Jesus que fallo!! cuando lo he leido he querido maltratarme a mi misma jajajaja

    Romeo y Julieta es teatro!

    ResponderEliminar
  9. ¡¡Hola a los seis!!

    Sandra: vale, vale, pillo la metáfora. Pero Carlos Chaouen tiene todo tipo de canciones, alegres y tristes, como la vida misma...
    Y sí, que ya queda poco, que dentro de poco cambio el dial, que me aburre hasta a mí.;P

    Marichuy: precioso comentario. La verdad es que tiene su parte bonita estar "enganchada" a un amor así. Pero vale, yo ya he vivido la experiencia y quiero también saber que es eso de la relación perfecta.Ja,ja,ja.

    Sergi: què hi farem. Que bien suena. Supongo que será mejor estar drogada de amor que de cocaína. No sé, yo sólo he sufrido la droga del amor...y por ahora no me convence. No me sienta bien. Es malo para mi salud.¬¬
    ¡¡No dejes de escribirme en catalán, qué me encanta!!

    Ana: gracias por tu comentario. Me encanta sorprenderte y enseñarte cosas nuevas y buenas.;)

    Esther: tiene canciones de todo tipo. Te recomiendo que le escuches otras canciones si te gusta su voz.;)
    Me gusta, me gusta que no te gusten las drogas.;)
    Yo no quería hacer una "oda" a la droga. Pero era la idea de que todos decidimos la forma en que queremos vivir, y hay que respetarla, aunque eso no sea bueno para uno mismo...

    Pati: ¡ay, mi niña estresada!. Tranquila, tú a lo tuyo, que ya habrá tiempo para mí.;)

    ¡¡Besucos!!

    ResponderEliminar
  10. Niña María: que estaba contestando a los demás comentarios, mientras tú ponías el tuyo.;)
    Sí, tienes razón. Del amor no se muere...te mata en vida, pero no mueres.Ja,ja,ja.
    Con todo, yo estoy contigo. Yo ya paso del amor, lo voy a dejar sólo para mis textos.;)
    De las drogas podría decir que paso.
    Digamos que paso de las drogas duras, porque...¿no es el alcohol y el tabaco también drogas para algunos?. Ay, y esa dulce María...
    ¡¡Besos, guapa!!

    ResponderEliminar