viernes, 12 de octubre de 2007

Una noche con Marlango...un precioso sueño

La noche del jueves visité un lugar desconocido.
Durante cerca de dos horas me transporté a otro mundo, a un mundo paralelo que se centraba en un sólo escenario. No había nada más, no había nadie más. Solamente seis personas y yo.
No había problemas ni preocupaciones. No había ni un pasado ni un futuro. Sólo importaba el presente, esos momentos musicales. Se creó una magia especial, y fue gracias a ellos, a Marlango.

Intentar describir con palabras todo lo que viví y disfruté esa noche será difícil, pero lo intentaré.
Todavía se me pone la piel de gallina cuando escucho hoy el disco "The electrical morning". Aunque cualquiera de sus discos es perfecto.
Empezaré contando mi historia con Marlango. Adoraba a Leonor Waitling como actriz, así que cuando comenzó su andadura musical, también la seguí.
No sabría decir como comenzó todo. Sé con que canción empezó: "Madness".
Desde la primera vez que la escuché me enganché. Conseguí el disco y no podía parar de escucharlo: en el coche, en casa...poner la música de Marlango era aislarme del mundo, centrar mis sentidos en escucharles, entrar en una especie de "extásis". Cerraba los ojos y todo lo que me rodeaba desaparecía...solamente existía la voz de Leonor, el piano de Alejandro, la trompeta de Óscar...etc.
Durante tres años han sido acompamiento de mis viajes largos en coche, de momentos caseros en que no quiero pensar, sólo evadirme, alejarme de todos y de todo. Y es una de mis "bandas sonoras", ese dulce acompañamiento en mis horas de "inspiración". A Leonor es a la única que la suelo dejar que me "moleste" cuando estoy escribiendo. Su dulce voz no molesta.
Por eso sabía que no podía faltar a la oportunidad de verlos en directo.

Era mi primera vez. No había tenido ocasión de verlos en directo hasta este jueves.
Un escenario vacío, a oscuras, lleno de humo. Llegué a pensar que no les veríamos aparecer con tanto humo cubriéndolo todo...
Entran. La gran dama acompañada de cinco músicos geniales, todos vestidos de traje negro con corbata. Leonor está preciosa. ¿Cuándo no lo está?.
Comienza la primera canción. Suena el piano de Alejandro y Leonor mira tímidamente al público, se agarra al micrófono y empieza a cantar...Y yo me abandono en sus brazos.
Todos lo sabemos. Hay grupos que decepcionan en directo. Voces potentes en los discos se convierten en decepción al oírlas sin trampas ni cartón. No es el caso de Leonor.
Lo reconozco. Fui de esas personas que admiraban a la actriz y temían que su paso a cantante fuera un error. Ahora agradezco el bendito día que Leonor decidió que aparte de interpretar, quería cantar.
La voz de Leonor Waitling no tiene trampas, ni trucos en un estudio de grabación. Suena tan potente y aterciopelada en directo como en sus discos. Ni un gallo, ni un desafine...
Leonor es una diosa. ¿Exagerada yo?. Cuando la escuchéis en directo, la tengáis tan cerca que casi escuchéis su respiración, me lo decís.
Llena todo el escenario sólo con su presencia. Tiene voz dulce, una sonrisa esplendida, una mirada luminosa, esa manera de bailar...cada movimiento que hace parece estudiado, de lo perfecto que es...de lo perfecta que parece ella.
En el transcurso se mueve como una niña tímida, como una mujer segura, como un ángel caído del cielo, como un diablillo travieso...vale, ya paro, ya paro. Que si no paro de describirla, no termino esta entrada nunca.
Me encanta Alejandro, estaba en frente de mí, y tenía que hacer esfuerzos para desviar mi mirada de Leonor, y "acordarme" de Alejandro y del resto de músicos que la acompañaban en el escenario. Tuve que hacer esfuerzos para recordar que a mí me atraen los hombres...
Sólo diré que si tengo que comparar a Leonor Waitling con alguien, sería con Audrey Hepburn, por ese "Je ne sais pá" que tienen y han tenido pocas personas. Ese don con el que nacen algunos pocos elegidos, y que por mucho que lo intentemos tener otros, no lo conseguiremos nunca. Se tiene o no se tiene. Y Leonor lo tiene. Ese aura invisible que la acompañará siempre y que hace que tengas tentaciones de tocarla para comprobar si es real, de carne y hueso.
Vale, ya paro, ya paro. No, aún no. Leonor además de una excelente actriz y estupenda cantante, es letrista de las canciones. ¡Ole, ole y ole!.

El hecho de que Marlango sea el grupo que es, no es sólo gracias a Leonor. Como mujer diez que es, se ha sabido rodear de buenos músicos. O ellos han sido tan inteligentes de contar con ella. Y es que simplemente ciertas personas, llenas de talento y creatividad, están destinadas a juntarse para crear sueños para ellos mismos y para los demás.
Le toca el turno a Alejandro Pelayo. ¡¡Madre mía!!. Aunque no lo parezca por todo lo que he escrito, mi debilidad de Marlango es Alejandro. Benditas manos, bendita cabeza que las dirige, bendito piano. Cada nota que saca de su piano es...indescriptible.
Me siento orgullosa de que Alejandro sea de mi tierruca. De la Vega de Pas. "Estos pasiegos como son", como repitió más de una vez Leonor mirándole con esos ojos tan...bueno, hay miradas que no necesitan explicación...
Así se lo dije hace unos dos o tres años a Alejandro, cuando me enteré de que era cántabro. Que estaba orgullosa de saber que alguien de mi tierra, alguien nacido en Cantabria, un paisanuco mío fuera una de las cabezas y de los responsables de Marlango, un grupo que ha creado un tipo de música genial, el "sonido Marlango", que conseguía esa "magia" en cada nota de cada canción.
Alejandro es el típico hombre que habla poco, serio, aparentemente distante. Repito las palabras de Leonor "estos pasiegos como son". A la pobre, lo que le costó sacarle las palabras entre canción y canción, para que dedicara alguna frase a los paisanos. Eso sí, como buen cántabro y hombre seductor que es (a mí por lo menos me seduce) necesitó pocas palabras para encandilar al público, un público totalmente entregado. No era para menos.
El resto lo expresa a través de su piano. Y como lo hace...dentro de ese pequeño universo "Marlango", el crea el suyo propio con su instrumento. Y mirando a Alejandro, escuchándole, es cuando se me quitaba toda duda que pudiera tener con Leonor, de pasarme a la "otra acera".
Me quedo con una frase que nos hizo reír a todos. Refiriéndose a dos amigos suyos que estaban entre el público y a los que estaba saludando, dijo "me lo pasé muy bien en vuestra boda. Aunque no lo pareciera. Pero es que ya sabéis que mi manera de pasarlo bien es...diferente, a mi manera." Estos pasiegos como son...

Marlango son tres. El tercero es Oscar Ybarra. Siempre parece estar en segundo plano, detrás de Leonor y Alejandro. A mí me parece que le gusta no ser tan "centro de atención" como sus compañeros. De hecho, creo que Alejandro desearía dar un paso atrás con Oscar y dejar a Leonor todo el protagonismo, por eso de que Leonor ya tiene más tablas en esto de "enfrentarse" a la gente. En plan, "ve tú primero, que nosotros ya te seguimos".
Marlango sin la trompeta de Oscar sería una mesa con la pata coja. Y es que cuando Oscar llegó y fundó Marlango con Alejandro y Leonor, ya llevaba a sus espaldas muchas horas de jazz, funk y blues. A Alejandro le costó "arrancar" a hablar. Pero Oscar imposible. Yo en los años que llevo siguiendo a Marlango, nunca le he oído. ¿Tendrá voz?. Supongo. No le hace falta demostrarlo. Con su destreza en la trompeta lo dice todo.

Pero ninguno de los tres componentes de Marlango tienen un pelo de tontos, y saben rodearse de una buena banda.
La mejor presentación la hicieron Leonor y Alejandro.
Un batería, que además lo nombraron "su director de orquesta", el "maestro" Gonzalo Maestre.
Junto a él, en el bajo, Manuel Bagüés. En la guitarra, Vicent Huma.
Me gustaría recordar como les presentaron, todos los elogios que se llevaron, pero estaba en medio de la ensoñación, y no recuerdo exactamente sus palabras.
Decir que era la mejor compañía. Tocaban como uno solo. Ninguno sobraba en ese conjunto perfecto y universal.

Las fotos son horribles, lo sé. Entre que las hice con mi móvil, sin flash, y deprisa y corriendo, para no romper el estado tan genial en el que me encontraba y para no molestar a nadie, y "despertarles", pues es lo que salió. Pero no podía evitar ponerlas.
Porque el concierto fue perfecto, y en ello influyeron también el técnico de sonido...y el técnico de luces, que creó un ambiente aún más especial si cabe, con sus juegos de iluminación. Luces hipnotizantes, iluminación perfectamente acoplada a cada canción. No sé cuantas ovaciones se llevó, más de una, pero es que se lo merecía. El momento cumbre, en mi opinión, cuando en la ligera "interrupción" de la canción "Silence" se produjo un silencio total, se apagaron las luces, Leonor y los demás callaron, cerraron los ojos y bajaron las cabezas. Unos breves segundos que se llenaron de aplausos entusiasmados, seguidos por una perfecta conjunción cuando continuaron con el final de la canción. ¡Se me ponen los pelos como escarpias sólo de recordarlo!.

¿Alguna queja, alguna imperfección?. Lo siento, ninguna. Les perdoné que no cantaran "Madness". Es que no había nada de lo que quejarse. Tuvimos dos bises con varias canciones en cada uno de ellos, hasta el punto de que Alejandro pidió, suplicó que nos fueramos a tomar algo a dos bares de dos amigos suyos, que teníamos las copas gratis, con la "vana esperanza" de que les dejáramos acabar. Me río sólo al recordarlo...
Algunos grupos ofrecen además de un concierto, un espectáculo con mayúsculas, y Marlango es uno de ellos. Uno de los mejores conciertos de mi vida.
Desde la primera canción reí, lloré, temblé de emoción, se me puso toda la piel de gallina. Y cuando digo, toda, es toda. Todavía se me pone ahora, escuchándoles mientras escribo esta entrada. Recordando cada guiño, cada broma, cada toque especial que Leonor ponía en todas las canciones, cantándolas, sintiéndolas, interpretándolas...

Cuesta terminar esta entrada, porque se me quedan muchos momentos, muchas anécdotas en el tintero. Sólo contar una más. Como he dicho, disfruté de cada minuto de cada canción. Sobretodo con la voz y la interpretación de Leonor y el piano de Alejandro. En la mayoría de las canciones llegué a emocionarme hasta que mis ojos se llenaron de lágrimas, sin llegar a derramarlas. Entonces llegó mi "momento temido". Leonor presentó la versión de "Vete" de los Amaya. Yo abrí el bolso y saqué un pañuelo.
Mujer previsora vale por dos. Se me encogió el corazón y me convertí en una plañidera en todo el tiempo que duró la canción. Esa letra me mata cada vez que la escucho...

Con todo esto, si no tenéis ganas de escucharles en directo, ya no sé que más hacer...
Yo sé que siempre que pueda voy a hacerlo. De hecho, tienen unos conciertos dentro de poco cerca, en Bilbao el 18 de octubre y en Gijón el 7 de noviembre, y me están entrando ganas de coger el coche y no faltar a la cita. Lo ideal sería ir el 21 de noviembre a Barcelona. Barcelona y Marlango. ¿Qué más se puede pedir?. Bueno, sí, algo: buena compañía, aparte de la de Marlango...

Y aunque tengo el link a su página desde casi el principio de existir este blog, os invito a conocerles mejor que con mis palabras, en su web.
Ahora os dejo, que voy a tumbarme en la cama y a seguir soñando despierta con la compañía de Marlango...

13 comentarios:

  1. Me alegro que lo pasaras bien, madre mia que bien describes hasta un concierto, joe...

    Pues no sé que decirte...no me he centrado en escuchar mucho este grupo para que engañarnos, ahora no caigo en ninguna canción, perdoname, pero bueno, no tenemos que estar de acuerdo en todo,no?

    Un besazo guapa

    ResponderEliminar
  2. Madre mía, con todo lo que has contado parece hasta que haya estado en el concierto xD
    Y la verdad es que yo tampoco les conozco mucho, solo de oidas. ¿Ves que poca cultura musical tengo?
    Bueno todavía estoy a tiempo de escucharles, hacerme fan nº2 (porque la nº1 ya sabemos quien es xD) e irme al concierto de Gijón jaja
    Besoss :)

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Hola guapas!!
    Mira, si con esta entrada he conseguido que conozcáis mejor a Marlango, me doy por satisfecha.

    Esther:no, no tenemos que estar de acuerdo en todo. ¿Vaya aburrimiento sería, no?.;)
    Escúchales, pienso que te gustarán.;)

    Kris:nada, ya estoy yo para ampliarte la cultura musical, con Sabina, con Marlango...XD
    Te animo a que vayas a verlos a Gijón. Aunque es en el FNAC, así que pienso que no será tan apasionante como el de Santander, pero bueno...

    ¡Como sois con los halagos!. ¡Exageradas!.;P

    ¡¡Besucos a las dos!!

    ResponderEliminar
  4. Hola Jon,
    sí lo vivi, sí. Tanto como lo hubieras vivido tú, sin duda.;)
    Pero que conste que a pesar de tanta emoción, y tanto "ensueño", me acordé de mi bizarro favorito con las canciones "Enjoy the ride" y "Pequeño vals". En esas dos canciones mi mente voló a Málaga.;)
    ¡Besucos guapo!

    ResponderEliminar
  5. uy q larga tu entrada, ya la leeré, de todos modos yo estuve allí contigo y q pasada

    ResponderEliminar
  6. Rober, no hace falta que te leas la entrada. Como ya has dicho, lo viviste conmigo. Y después, tras el concierto, comentamos ya bastante.;)
    Un lujazo haber compartido ese gran concierto contigo.
    Y sí, yo también te quiero mucho, ya lo sabes.
    ¡¡Un besazo, guapo!!

    ResponderEliminar
  7. Hola Maika!!

    Yo sabía que existía Marlango pero nunca he escuchado nada suyo, aunque me has dejado con el gusanillo ahi...

    Besos!!

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola Kristi!
    Pues yo te aconsejo que lo escuches.
    Es para gustos. Por regla general, Marlango o gusta mucho o no gusta nada. Escúchalos y ya me dirás tu opinión.;)
    ¡¡Besos guapa!!

    ResponderEliminar
  9. Alejandro Pelayo es uno de los protagonistas del libro:
    Sin Ti,de Mara Torres

    Y Leonor Watling hace una crítica acerca del libro

    ResponderEliminar
  10. Anónimo,
    muchas gracias por la información.
    Ahora mismo voy a dedicar un tiempo a conocer mejor este libro del que me hablas.
    Es raro que sobretodo Alejandro dé entrevistas, así que seguro que si ha puesto parte de él en un libro, seguro que merece la pena leerlo, tanto por él, como por Mara Torres.;)
    ¡¡Un saludo!!

    ResponderEliminar
  11. de nada,Maika!
    Compralo,léelo y disfrutalo que es lo importante.

    MARA TORRES un lugar

    Y ya me cuentas,claro ;)

    ResponderEliminar
  12. Hola, hola,
    por supuesto, que lo compraré y lo leeré. Y no sólo te lo comentaré a ti, sino que si me gusta (que estoy casi segura de que será así), haré una entrada en mi blog para darle aún más promoción.;)
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar