lunes, 5 de noviembre de 2007

Me tocó a mí

Como he estado días alejada de internet, han ido retrasándose varias entradas, entre ellas esta.
Ya he hablado de todo lo bueno de aquella noche del 31 de octubre tuve, con el estreno del "Don Juan de Noviembre" y todo lo relacionado con ello. Pero no fue una noche redonda, perfecta.
En los años que llevo como conductora, he de decir que sólo me han puesto tres multas. No está mal. Y las tres igual de absurdas y desesperantes.
La primera fue en Palencia. Salí de Aguilar de Campoo de trabajar, y paré en un andén bastante amplio, en una recta, para cambiarme el calzado, porque con los tacones no podía conducir. Pararon dos motoristas y me dijeron que ahí no podía estacionar. Dieron igual las explicaciones. No me libré de la multa. Y aunque tenía dudas, sí, llegó la multa a Cantabria y la tuve que pagar.
La segunda, fue con la famosa OLA de Santander. Vi la multa en el parabrisas y pensé que era porque me había pasado diez minutos de la hora. Pero no...¡era porque el "agente" no había visto el ticket del parkimetro!. Se lo perdonaré porque llovía mucho y quizás le costó ver el ticket...¡encima del salpicadero!. Bueno, esa multa no la pagué, porque una es muy recogida y se guardó el ticket con fecha y hora, y me quitaron la multa.
Sin embargo, la tercera, la tercera... Os pongo en antecedentes. En Torrelavega hay sitios con línea amarilla en los que no puedes aparcar teóricamente, pero siempre aparcas, como en todos las ciudades. En el caso de Torrelavega, uno de ellos es una cuesta que conduce a un cementerio.
La que aparece en la foto. TODOS LOS DÍAS, todos, está como la véis en la foto. He aparcado allí durante todos los ensayos del corto "Cuestión de Fé", la mayoría de los ensayos del "Don Juan de Noviembre". Lamentablemente, también aparqué allí el miércoles 31 de octubre, el día que estrenamos la obra. No porque me guste aparcar donde no se debe. Es que en Torrelavega no abundan los aparcamientos desde que decidieron hacer la mayoría de las calles peatonales.
Bien, cuando volví a las tres de la mañana a buscar mi coche, como tantas veces había hecho...no estaba. Por suerte me acercaba un amigo en su coche, que fue el mismo que me llevó hasta el depósito de la grúa. Y menos mal, porque al principio la policía me dijo que no se lo habían llevado ellos. Y claro, siempre es mejor que te haya llevado la grúa el coche, que no que te lo hayan robado. El colmo es que SOLO habían quitado el mío. Cuando le aparqué por la mañana, era el único hueco que había en la cuesta, y la furgoneta de detrás mía estaba mal aparcada, y sí que obstaculizaba el paso. Sin embargo, sólo había una pegatina de la grúa. Sólo se habían llevado mi coche. Cuando llegué al depósito, junto a mi coche solamente había coches con golpes. Vamos, que me tocó a mí pagar los ramos del día de los difuntos a alguien. Y llegó la conversación de besugos con el encargado del depósito.
- ¿Por qué me han llevado el coche?.-
- Porque estaba en línea amarilla.-
- Sí, pero la línea amarilla está todos los días, y todos los días aparcan allí coches.-
- Ya, pero es que mañana es el día de difuntos y la gente va a llevar ramos y visitar los cementerios.-
- Sí, pero cuando yo aparqué el coche, había más coches aparcados y únicamente se han llevado el mío.-
- Bueno, sería el único que quedaba. Aunque seguramente que se han llevado más coches.-
- No, porque sólo había una pegatina, donde estaba mi coche. Siempre aparco allí y nunca me lo habían retirado.-
- Pues suerte que has tenido, y mal que lo has hecho, aparcando allí cuando hay línea amarilla.-
Podría alargar más la conversación, porque fue un bucle del que no había salida. Tuve que pagar si quería retirar el coche. La mitad de lo que había ganado con la obra de "Don Juan de Noviembre".
Ahora puede haber una segunda parte: la multa aparte de la grúa. No creo que me la manden.
Por si acaso, todos los días, procuro hacer fotos de la cuesta. Porque sí, la gente sigue aparcando todos los días en esa cuesta.
¿Qué esta mal aparcar en línea amarilla, qué es "ilegal"?. Vale, hasta ahí de acuerdo.
¿Qué voy a ser la única que pague lo que hace todo el mundo?. ¡Ni hablar!. Que no piensen que me voy a quedar parada y callada. ¡Conocerán la vena mantilla, como yo la llamo!.
Bien, fin de la entrada protesta. No arreglaré nada, no conseguiré que me devuelvan el dinero de la grúa...pero que bien me he quedado...

5 comentarios:

  1. joeeeeeeeeeeeeee si esq siempre toca cuando no tiene que tocar LECHES!!

    tiaaaaaaaa tengo que hablarteeeeeee yaaaaaaaaaa XD

    ResponderEliminar
  2. Maika

    Y luego, amén del susto, hay que pagar una lana.

    Menos mal que no pasó mayores.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Hola a las dos!!

    Esther: yo no me habría explicado mejor. Ya hablamos, ya me contaste, y sabes que me alegro un montón por ti.;)

    Marichuy: sí, menos mal que no pasó a mayores. Mi consuelo es que siempre es mejor "pagar una lana", que haya otro tipo de problemas más serios...

    ¡¡Besazos a las dos!!
    Y gracias por aguantar mi pataleta.

    ResponderEliminar
  4. Joe, que mala suerte, no? Bueno y que mala leche, que SOLO se lleven tu coche!
    En fin...la "justicia" es así.

    Un arrumakito Maika!

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Hola Marta!!
    Sí, ya ves, la mala suerte y la mala leche contra mí es algo que siempre me acompañan...¬¬
    Sigo sin recibir la multa...
    ¡¡Besazos guapa!!

    ResponderEliminar