lunes, 26 de noviembre de 2007

REC

El sábado tuve una noche "movidita", porque después de ensayar la obra "La que se armó en el Tenorio" para el domingo y de disfrutar como espectadora del "Maqui", me fui al cine a ver en la sesión "golfa" "REC". Tenía muchas ganas de verla, sobretodo desde que me la habían recomendado. Y porque me encantan las películas de suspense y de terror.
Y después de ver esta película de Jaume Balagueró y Paco Plaza, me vuelvo a preguntar lo que llevo preguntándome desde niña: ¿por qué voy a ver estas películas si después lo paso tan mal?.
Y es que no puedo evitarlo. Desde que convencí a mis padres para que me dejaran ver con pocos años "Drácula", dentro del programa de "Historias para no dormir". Es como meter los dedos en el enchufe sabiendo que te vas a llevar un buen calambrazo. Película de terror tras película de terror; serie de terror tras serie de terror (¿cómo olvidar "El misterio de Salem´s Lot"?), la misma conversación con mi madre:
-"Mamá, anda, déjame verlo."-
- "No, que luego tienes miedo y vienes por la noche a mi habitación con que no puedes dormir porque tienes pesadillas."-
- "Que no, que te prometo que no."-
Mi madre al final cedía, cansada de tener a una pesada como hija. ¿Y qué pasaba después?. Que la niña Maika iba asustada a la cama de sus padres porque tenía miedo y no podía dormir...
Ahora ya no voy a la cama de mis padres, llorando porque tengo miedo, pero lo sigo pasando mal y me acuesto algo asustada, con un ojo cerrado y el otro abierto, por si acaso...
Es lo que tiene tener tanta imaginación y tanta sugestión...recuerdo que sobretodo de pequeña, no solía asustarme yo sola creyendo ver, sentir o escuchar algo sospechoso o terrorífico; lo peor es que acababa convenciendo a los amigos que estaban conmigo, que veían, sentían o escuchaban lo mismo también...
Pero dejaré de hablar de mi infancia y seguiré con la película "REC".
No voy a hacer una crítica al más puro estilo cinematográfico, porque no es lo mío.
Sólo diré lo que me pareció como espectadora.
Me ha gustado. Ya está.
Bueno, vale, me extiendo un poco más.
La película envuelve su trama en un reportaje que te recuerda a programas como "España Directo" o "Está pasando". Y sí, yo sonreí maliciosamente en algún momento cambiando la cara de la protagonista por alguno de los reporteros "dicharacheros" de los citados programas.
No puedo decir que la vi entera, porque sí, soy de ese tipo de personas que llega un momento que cierra los ojos o se tapa la cara en ciertas escenas. Todo ello acompañado de comentarios a mi amigo Rober: "necesito un cigarrillo"(lo malo de verlo en el cine y no en tu casa), o "¿qué ha pasado?", cuando cerraba los ojos y oía los gritos.
Esta película que ves a través de la cámara de "Pablo", te tiene en una constante tensión. Estás tan concentrada en fijar tu atención y no "perderte" ante tanto movimiento de cámara, que claro, cuando llega el momento del "susto", te pilla desprevenida.
Y sí, lo reconozco, me perdí casi todos los minutos finales de la película, porque mi corazón no aguantaba más sobresaltos, y era lógico pensar que las últimas secuencias serían las más aterradoras. Ay, ese ático...
Cuando terminó la película, casi lo agradecí, porque tenía ganas de fumar y porque quería relajarme.
Pero todavía había algo que añadir a la tensión. Porque cuando sales del cine de una sesión golfa y te entretienes un poco yendo al baño o echando un cigarrillo antes de ir a coger el coche al parking...te encuentras con un centro comercial vacío, con la única presencia de tres amigos y tú. Y como sigues sugestionada por la película, piensas que en cualquier momento aparecerá un trabajador de Cinesa "infectado" por el virus...
Y aunque la actriz que interpreta a la reportera Angela no tiene la culpa, la llegué a coger tanta manía por su creciente histerismo, que deseaba que llegara una toma en que el cámara Pablo la abofeteara para que se calmara. Y es que Pablo aparte de un excelente profesional (yo habría tirado la cámara a mitad de la película), tenía una paciencia de santo ante los gritos de su compañera: "Grábalo todo, Pablo, por tu puta madre."
Se desconoce la relación que les unía a Angela y Pablo antes de hacer ese reportaje acompañando a los bomberos, pero vamos, para aguantar tanto, serían compañeros de trabajo y amigos con derecho a roce porque...
¿Conclusión?. Recomiendo que vayáis a verla si sois amantes del género del terror y del suspense. Si no os gustan estos géneros o padecéis del corazón y/o de los nervios, mejor que veáis "Shrek", que hay un ogro en ella, pero no asusta tanto...
¡Ah!. Y me ha quedado una cosa clara también: si algún día me voy a vivir a Barcelona, me pensaré mucho elegir un bloque de pisos parecido al de la película. Por lo de siempre: por si acaso...

8 comentarios:

  1. Esta peli con el tiempo veras como pasa a ser de culto dentro del cine de terror

    Lastima q no se puedan ver ciertas pelis con la ignorancia de la primera vez, porque ahora ya sabemos donde pasa cada cosa y cuando, pero me ha dejao muchas ganitas de verla de nuevo y esta cae en mis manos en dvd na más salga a la venta

    Yo quiero trabajar en algo asi!!!!!

    ResponderEliminar
  2. yo sufro muchisimo con estas pelis mucho muchoooo no creo que la vea, soy super miedica, creo que me vigilan luego todo el rato y que hay gente pululando a mi al rededor...ains...que cabeza más rara

    ResponderEliminar
  3. Yo la vi el sábado y me gustó bastante.

    Me gustan las pelis de miedo, pero si son buenas, claro, y ésta ,a parte de que para mí lo es, me ha parecido muy original.

    El formato muy curioso.
    Una buena idea.
    Un buen guión con momentos de humor muy logrados.

    Vamos, que la recomiendo, jaja

    Maika, estoy de acuerdo en que tenían que ser como mínimo muy buenons amigos, porque si no la panciencia de Pablo no se explica.

    besos

    P.D: ¿No te pareció que el piso estaba en las Ramblas? A lo mejor no,pero eso me pareció.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Hola a los tres!!

    Ethan: ya sé, ya sé que te han quedado ganas de verla por segunda vez. Pero ya te he dicho que no cuentes conmigo.Ja,ja,ja.
    ¿A ti te gustaría trabajar en algo así?. Tú sí que puedes, porque puedes con todo. Yo, la verdad, no estoy segura. Con toda seguridad, me "implicaba" mucho en la película.XD
    Ya sabes que me ha encantado tu "crítica" en tu blog.;)

    Esther: es lo que pasa cuando tienes tanta imaginación.;)
    Con todo, te recomiendo que la veas.;)
    (Yo todavía me pongo cardiaca cuando veo los trailers).XD

    Ana: ¿te gustó?. Y dime la verdad, ¿te tapaste los ojos alguna vez?. Ya me contarás. Sí, la verdad es que la idea me pareció muy buena. Fueron seis euros bien invertidos.
    ¡Ay, Pablo, que quedó como San Pablo por su gran paciencia!.
    Humm, no me fijé si el piso estaba en las Ramblas. Por si acaso, lo apunto: no mirar pisos para vivir en las Ramblas.Ja,ja,ja.

    ¡¡Besucos a los tres!!

    ResponderEliminar
  5. Hala!! yo quiero verla!!! la verdad es que no pensaba hacerlo porque todas suelen ser igual y lo que más rabia me da es que ¡¡luego no dan miedo!! te dan algún sustillo por ahí pero eso no se puede llamar terror.

    Yo también soy de las que ve pelis de miedo desde que era pequeña, pero no recuerdo tener ningún trauma... bueno, ahora que lo pienso a veces me asusto a mi mi misma pensando que algo maligno va a aparecer por el pasillo, se asomará a la puerta de mi cuarto, le veré, me sonreirá con esas sonrisas de "no sabes lo que te espera" y de repente echará a correr hacia mí y yo no tendré escapatoria porque mi cuarto es pequeño... buf!

    ResponderEliminar
  6. ¡¡Hola duendecillo Kristi!!
    Hay que ver, no sabes lo que echo en falta tener a un duende en este rincón en el país de las hadas.;)
    Si lo que quieres es pasar miedo, dar botes en la butaca del cine, vete a ver REC. Te recomiendo que más de un susto te vas a dar. Si no, te pago yo la entrada del cine.;)
    Bueno, yo utilizo muy dramáticamente la palabra trauma. Lo que me pasa es que tengo mucha imaginación y me sugestiono enseguida.
    Es que "creo" situaciones como la que tú has comentado.Ja,ja,ja.
    A ti que te gustan tanto los monólogos, si no lo has visto aún, te recomiendo que leas o mejor veas el monólogo sobre el miedo que hizo una vez Luis Piedrahita en "El Club de la Comedia." Uno de mis favoritos, sin duda.;)
    ¡¡Besazos guapa!!

    ResponderEliminar
  7. Hola Maika, interesante lo que cuentas de tu infancia jeje, son anecdotas que molan
    realmente el vampiro de El misterio de Salem's Lot está curradisimo y me creo que te asustase tanto.

    Respecto a Rec, a mi a pesar de divertirme y meterme en la tensión de la peli, no me asustó, me parecia algo predecible cada momento no se, igual he visto tanto cine de terror que ya no me afecta...
    el caso que a pesar de que sea un batiburrillo de otras pelis de miedo, el resultado convence, bastante más de lo que podemos pedir al cine español.

    Un saludillo

    http://lasaga.wordpress.com/

    ResponderEliminar
  8. ¡¡Hola Manuel!!
    Mira, ya no tengo que volverme loca buscando tu dirección, que perdí el papel y no sé donde lo tengo.Ja,ja,ja.
    Bueno, la verdad es que yo soy "fácil" de atemorizar. Con decirte que lo pasé mal hasta que vi que había tras la puerta cerrada en tu corto "Familia Colateral".Ja,ja,ja.
    Bienvenido a mi blog y espero verte más por aquí.;)
    ¡¡Besucosss!!

    ResponderEliminar