domingo, 4 de noviembre de 2007

Sorprendente versión del Tenorio

Así lo titulaba en su crónica el periódico de Cantabria, Alerta.
Hay tantas fotos hechas y tanto que contar, que no sé como lo voy a hacer la verdad, para que esto no parezca el antiguo testamento...
Han sido cerca de dos meses de ensayos todas las semanas, de cambios de guión, de novedades en el último día, de nervios, de gritos...
Recuerdo la primera vez que me habló de mi personaje, la directora de la obra, Ana Luisa Pérez de la Osa. Ana me decía que había pensado en mí para hacer el papel de la encargada de atrezzo, una mujer algo peculiar. Según me iba describiendo el personaje, lo admito, enseguida me vino a la mente la compañía de teatro "La Cubana". Era un personaje propio de esta compañía. Muy variopinto y con mucha improvisación. Y fue a este gran grupo teatral el que me sirvió como referente. Todo un placer. Claro que hay mucha distancia entre un actor de la Cubana y yo. Lo sé, lo sé.

Para los que no pudistéis verlo, voy a resumir algo la particular versión que hicimos del "Don Juan". Empezaba más o menos clásico, con el Don Juan visitando el cementerio, abatido por la muerte de Doña Inés. Don Juan y Doña Inés, interpretados por Pedro Morales (que ya lleva varios Don Juanes a sus espaldas) y Carlanny Ventura (joven pero sobradamente preparada), fueron los únicos personajes originales de la novela de Zorrilla.


Tras unos minutos, donde se iba descubriendo que Doña Inés no era la inocente y virginal mujer de los textos originales, "rompía" la escena romántica un presentador, interpretado por Joaquín Izuel. He de decir, que Joaquín con su papel de maestro de ceremonias, es el que llevaba más carga en la hora que duró la representación.

A partir de ese momento, la obra se convertía en un concurso, donde participaba el público, ganando premios por piropear a Don Juan o a Doña Inés.
El presentador contaba con la "inestimable" ayuda de dos...¿mujeres?.
La primera, la azafata, la señorita Selena. Pero no era una mujer precisamente. De hecho, estaba interpretada por un hombre, Rubén, una ¿bella? drag queen.

Se encargaba de mostrar los premios, de lucir su palmito, de elegir al jurado y de ¿ayudar? a la encargada de atrezzo, una servidora. La señorita (con esa pinta por mucho tiempo), Avelina.
Al son de la canción de "Betty la fea" aparecía yo en escena, bailando y enseñando mis ¿virtudes físicas?. La cara de Joaquín lo dice todo. Arranqué "pasiones" entre todos los asistentes. Desde aquí, agradecer a MªLuz que me ayudó a afearme soberanamente. Un traje "espectacular" y unos gestos mal puestos más y acababa de "impresionar" con mi presencia.

Avelina, con su gracia particular, se encargaba de ¿ayudar? al público que subía, vistiéndoles, pintándoles y acompañándoles a sus sitios.

Después, sumaba las puntuaciones del jurado y junto con el presentador, anunciaba a los ganadores. Y todo el tiempo, ligaba con todo hombre que estuviera delante: Don Juan, el presentador, concursantes, jurado, público...
Para no alargarme más en mi papel, sólo decir que la azafata Selena y yo, Avelina, hacíamos una pareja genial. A cual más mona...

Metidos entre el público, había más actores "camuflados".
Una corta aparición de una novata, Sandra, que era la que rompía el hielo y animaba a los verdaderos espectadores a concursar. De su papel no voy a decir mucho, ya que en sí no tenía que hacer nada, simplemente subirse y no acabar de piropear al Don Juan, "rajarse". Aprenderá con el tiempo que es muy importante ser buena compañera sobre el escenario. Yo ya me entiendo...


El resto, aparte de subir al escenario entre el público, interpretaban un papel. Iván Arbildúa hacía el papel de borracho, intentando ligar con Doña Inés (provocando como no, el deseo de Selena y Avelina) y provocando los celos de Don Juan, lo que los llevó a batirse en duelo. Iván ya lleva años sobre los escenarios, y ya ha participado en otras ediciones de este "Don Juan de Noviembre" y eso se nota.

Tras el borracho y varios asistentes, entraba en acción un pasiego, que ante el grito de ¡¡Mozo!! hacía su aparición, intentando poner toda la carne en el asador, para lograr los favores de Doña Inés. ¡¡El único hombre que no gustó a Avelina!!. Y el único que quiso algo con ella y la tocó el culo. He de decir, que con Borbo, que era el que interpretaba al pasiego, es con quien más sufrí. Más que nada, porque me temía que no me entrara la risa con él. Borbo no hace teatro, pero por falta de tiempo, no por falta de talento para ello. Por suerte, como suele decir mi profesora de teatro, seguí en mi papel, y conseguí aguantarme la risa...

También había una viejecita muy particular, con mucha marcha y muchas ganas de ligar con el Don Juan, Cristina Allende. Con Cristina, amiga mía de hace varios años, fue con quien comenzé yo teatro, y tiene una vis cómica genial. Provocaba un baile bastante divertido. Lástima que no tenga fotos de ese momento...pero de ella sí.

Hubo tres ganadores para tres premios: el tercer premio era una torta de pan y un chorizo; el segundo premio, un jamón; y el primer premio un viaje a Sevilla.
Y aquí están los ganadores, donde no hubo tongo, pero sí casualidades. Había una actriz entre los ganadores, pero no participante de la obra. Eso sí, amiga, para qué mentir...y me alegro de que se llevara el premio. Eso sí, tengo bien guardadas las puntuaciones, por si acaso...

Lo que iba a ser una media hora de representación, se alargó hasta más o menos una hora. Eso por lo que me dijeron, porque encima del escenario, se pasa el tiempo volando.

Hubo muchos ensayos, seguimiento del guión...pero también mucha improvisación. Y eso a mí me encantó. Poder improvisar, dar juego a mi papel, ver como mis compañeros también improvisaban, lo que hacía que fuera más divertido aún. A destacar la conversación que tuve con una niña, que me iba "chivando" las puntuaciones totales de todo el jurado. Ya le dije: "¿te creeras muy lista?". Y también: "ya te daré algo luego". Porque la verdad, una es de letras puras, y lo más importante de todo era no meter la pata a la hora de puntuar. Así que ya cogí la tónica de mirar a la niña para que me diera las puntuaciones y comprobar que fuera el mismo resultado que el que tenía yo apuntado.

Por lo comentado después, parece ser que los personajes que más gustaron fueron los de Joaquín y el mío. Pero es que también nos dábamos mucho juego el uno al otro, con nuestros comentarios a los concursantes. Para mí personalmente todos hicimos un buen papel. Y estoy orgullosa de haber compartido escenario con todos ellos.
No puedo decir que todos los ensayos hayan sido divertidos, amenos. Pero lo importante es que la obra salió bien. Sobretodo porque había buen rollo entre todos.

No voy a contar todo lo que pasamos en los ensayos, todo lo que vivimos ese día antes de la actuación a las doce de la noche. Sólo decir el buen rato que pasamos por la tarde bailando sobre el escenario mientras los técnicos de sonido probaban todas las canciones.
Varios estuvimos pendientes del montaje del escenario en la Casa de los Escudos de Torrelavega, de los últimos detalles...y claro, desde las once de la mañana hasta las doce de la noche, hay muchas horas por medio que había que rellenar con comida y...bebida. Pero fuimos buenos, y ninguno, ni el borracho, subimos al escenario con ninguna copa de más. Puedo prometer y prometo.

Para terminar, gracias a nuestra profesora y directora de teatro, Ana Luisa. Gracias a mis compañeros, por el buen rollo que hubo y por sus interpretaciones. Y gracias al público que vino a vernos, aguantando de pie y con frío. Menos mal que luego estaban invitados a una sopa de ajo y unas galletas en forma de corazón.

Y aquí acaba la crónica de mi primer trabajo remunerado como actriz, y con el placer añadido de haber conseguido un reto personal: saber que puedo hacer personajes cómicos, algo que dudaba hasta el miércoles pasado.






9 comentarios:

  1. pues claro q puedes, eso y más

    como me dijerón a mi una vez en una foto en la q salía actuando, no veo a maika en las fotos, veo al personaje y eso es bueno

    ResponderEliminar
  2. ¡Me alegro de que fuera todo tan bien y de la gran acogida del público!
    Por lo que cuentas debió estar genial y seguro que la gente se echó unas risas :)
    ¿Dudabas que pudieras hacer un personaje cómico? ¡anda ya! ¡si estoy segura de que lo has hecho genial!
    Ya verás, de aquí a Hollywood ;)
    ¡Ojala algún día te vea actuando encima de un escenario! entonces me diré "a mi esta chica me suena de algo..." xDDD
    Besiiis ^^

    ResponderEliminar
  3. Yo me imaginaba que era la versión original de Don Juan y preguntándote a ver si eras doña Ana, jejeje. Este tipo de obras de teatros son la leche, lo único cuando te sacan. A mi me sacaron junto a mi madre en la obra de teatro "El cocidito madrileño", tu no sabes que vergüenza. Aprendimos y para la vez que fuímos a ver a la Cubana ya cogimos una localidad entre las butacas por si acaso nos sacaban otra vez.
    Bueno... que hablo de mi y no de la protagonista que eres tu. Me alegro que te haya salido muy bien y que hayas gustado al público. Dentro de poco te veo con Woody Allen en una de sus comedias, crucemos los dedos.

    ResponderEliminar
  4. joooooooooooooooooooooooooooo que envidia me hubiera gustado verla!!

    ainssssssssss un día representas algo en Madrid,eh? joer!!

    me alegro que todo fuera genial!! si esq la q vale vale leches!!
    la riñonera me ha matado XD DIOS!! jajajaja

    parece un buen papel.

    A por muchos más artista!!

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Hola a los cuatro!!

    Ethan: ¡qué bonito!. Gracias, gracias, gracias. Me ha encantado lo que has dicho.

    Kris:¿de aquí a Hollywood?. Casi mejor que no, no me va. Eso se lo dejo a Penelope Cruz y compañía.;P
    Ya de soñar, prefiero verme sobre los escenarios de teatros, más que en pantallas de cine. Y ya de pedir, en compañía de algun buen actor, como Miquel.;)

    Ander: ya, ya. Doña Ana no aparecía por ningún lado.Ja,ja,ja. A mí me gusta que me saquen. Suele ser divertido. Mi única "experiencia" en ese sentido fue con Juan Tamariz, y fue un momento muy divertido. ¿Con Woody Allen?. No sé, ya he dicho que no me veo de cine, pero con Woody haría una excepción.;P

    Esther: a ver que consulte la agenda...no, no, por ahora en Madrid no actúo.;P
    Sí, era un buen papel, de los que gusta interpretar.
    La riñonera...la tenía desde hace años en casa sin usarla. Mira por donde, después de tanto tiempo, ha valido para algo.Ja,ja,ja.

    Gracias a los cuatro.
    ¡¡Besazos!!

    ResponderEliminar
  6. ¡Fenomenal!, yo también me alegró del éxito de la obra de teatro.
    Y muy buena crónica :-D.
    ¡A seguir así!, un abrazo..

    ResponderEliminar
  7. jo tia, tuvo q molar un monton!! me habria encantado verla!
    ais, me alegro muchisimo de que te vaya tan bien lo del teatro... se ve que disfrutas mogollon con ello asiq q siga asi!!! a ver cuando puedo ir a verte por alli!!
    un besazo!!!

    ResponderEliminar
  8. ¡Yo me lo perdí! Yo habría ido con mucho gusto, pero tuvieron que llevar a mi abuela al hospital y no me dejaron ir a mi sola... Por lo que cuantas estuvo muy bien. ¡Haber si el año que viene puedo ir si se hace!

    bueno guapa, que es la primera vez que te firmo aquí... no sé que decirte, así que besos.

    ResponderEliminar
  9. ¡¡Hola a los tres!!

    Isma: me alegro de que te haya gustado mi crónica. Sí que ha sido un éxito. Gustó y nos lo pasamos bien...¿qué más pedir?.;)

    Irene: sí,sí,a ver cuando tengo la suerte de verte por estas tierras cántabras. Te recibiré con los brazos abiertos, ya lo sabes.;)

    Cova: ¡bienvenida a mi blog!. Sí, sueles comentarme en el fotolog, pero es tu primera vez aquí. Gracias.
    Tendrás otra oportunidad de verlo, esta vez más pronto y en sitio cerrado, por lo que los espectadores estaréis sentaditos y sin pasar frío. Probablemente será el 25 de noviembre, pero ya lo diré cuando lo sepamos fijo.;)

    ¡¡Besazos a los tres!!

    ResponderEliminar