sábado, 24 de noviembre de 2007

Una historia de amor con final trágico

Lo que voy a contar es una historia de amor. Una historia de amor "animal". No, no me refiero a una historia de amor llena de pasión y de sexo. No: una historia de amor entre animales.
La historia comienza cuando un faisán apareció mal herido cerca de mi casa. Mi madre le recogió y le puso en el gallinero junto con los pollos para que mejorara.
Con el transcurso de los días, fue saliendo fuera, al patio con los pollos. Una buena tarde, con el sol dándole en el pico, cogió aire y "gritó", signo evidente de que ya estaba perfectamente. Días después empezó de nuevo a volar. Pensábamos que cualquier día se escaparía y seguiría su viaje interrumpido cuando fue herido. Pero no fue así. Tan sólo le gustaba salir de su pequeña celda de alambres, subir al tejado del gallinero, y de vez en cuando pasearse libremente por la huerta. Cuando estaba cansado o hambriento, simplemente regresaba con sus nuevos amigos los pollos.
En mi gallinero, los pollos están separados de las gallinas. Cada grupo tiene su habitación y al salir al patio, están separados por una barrera hecha de alambre. Al más puro estilo carcelario humano, donde los hombres están separados de las mujeres.
Pronto, el faisán, con su porte y elegancia, captó la atención de las gallinas. No cabía duda de que era el más atractivo de todos los machos. Sobretodo una de ellas, no le quitaba ojo. Primero estaba todo el tiempo pegada al alambre, observando al faisán. De tanto mirarle debió de querer ser libre como lo era él, cuando volaba y salía al exterior de la jaula. Sus primeros intentos fueron fallidos. Alguna vez tuve que cogerla porque se enganchaba con la parra que rodea la pared del gallinero. Sin embargo, esta gallina era constante y el deseo de estar con el faisán fue mayor que su torpeza. La mayoría de las mañanas ya conseguía librar la barrera que los separaba y estaba con él en el patio de los pollos. Al ser la única gallina de esa zona, todos los pollos la acosaban. Pero ella sólo tenía ojos y pico para su faisán. Al faisán no parecía disgustarle su compañía, así que día tras día fueron "avanzando" en su relación: en el patio, luego en el tejado del gallinero y finalmente dando largos paseos románticos por la huerta y el jardín. Por las noches, mis padres (en esta historia, llamémosles los malos de la película) intentaban separarles, y alguna vez lo conseguían, aunque no siempre. Durante semanas disfrutaron a su manera de este amor lleno de plumas y picos.
Yo ya sabía que no podía terminar bien. Probablemente cualquier día mis padres pondría fin a ese amor con la muerte de uno de ellos (ya he dicho que son los malos de la película, los "asesinos"). Yo imploraba por sus vidas. Total, pensaba, para una que se enamora y es correspondida...
Sin embargo, ¿por qué un final tan trágico?.
El gallinero está al lado de las vías del tren.
A continuación una foto captada del desafío al que "jugaban" esta pareja, arriesgando sus vidas muchas veces para seguir juntos.

Ayer por la tarde, cuando mis padres volvían a casa, encontraron la dantesca escena. La gallina había sido atrapada por el tren. El faisán andaba por la huerta, visiblemente conmocionado.
Mis padres decían: "Si se veía que iba a pasar algo así. La está bien por seguir al faisán."
Practicaron sus labores de investigación, al más puro estilo CSI, intentando averiguar la hora de la muerte...para ver si podían sacar provecho de su carne. Así somos los humanos.
Mi padre, enfurecido, gritó: "¡Ese faisán tiene los días contados!. En cuanto pueda cogerle, le mato y a la cazuela. Pero como ataca el muy cabrón, no hay quien le pille al muy hijo de puta."
Mi padre es que es muy mal hablado.
Triste por la pérdida de la gallina, por el final de esta historia de amor, yo miré al faisán, le sonreí, levanté el puño al más puro estilo de la Pasionaria y le animé: "Resiste, faisán, resiste, lucha contra los humanos, ataca, no te dejes atrapar. Que uno de los dos se salve de las garras de la cruda realidad."
Hoy el faisán está triste. No se ha escapado a pasear fuera del gallinero. Los pollos le observan extrañados sin saber por qué hoy no se escapa de su encierro. Yo lo sé. Le comprendo. El desamor es así: te deja sin fuerzas para volar...

Esta historia está basada en hechos reales...y no, no me he tomado nada. Es sábado por la mañana. Simplemente es que yo soy así, sin ayuda del "exterior"...


13 comentarios:

  1. Ayyyyy, por qué ha pasado algo así?? Oh dios! qué cruda y que triste es la vida! pero si hubieran vivido juntos cincuenta años y tenido que pagar la letra de la hipoteca del gallinero se hubieran cansado uno de la otra. Casi siempre las historias de amor acaban así, y si no que se lo digan a "Jolibud".
    Besos guapa!

    ResponderEliminar
  2. Dios?? Esto es verdad? jajajajaja te digo q me he reido no lo he podido evitar. Pero me ha gustado la historia de amor entre la gallina y el faisan...seguro que la gallina le ponia ojitos o algo jajajaj asi se enamoraro. Lo que mas gracia me ha hecho, ha sido tu grito de guerra, a lo William Wallace en Brave Heart jajajaja!!

    Besotes guapa! Y dile al faisan que le acompaño en el sentiemiento

    ResponderEliminar
  3. nooooooooooooooooo!! pero porq no dejasteis que fueran felices?? ellos necesitaban un gallinerito para ellos solos!! tanto te costaba? :'( joe...ahora que me disponia toda alegre a irme de fiesta...ya estoy areglada pero maría no aparaceeeeeee!! joe...
    me iré triste...no será lo mismo, el amor necesita gente que luche por el, tú deberias haber hecho lo posible por que tuvieran un futuro...que será del faisán? no os lo comais...quizá un día encuentre valor de salir y acabar en las vias del tres junto a su amada...iran los dos al cialo de las aves y juntos por siempre viviran la eternidad del amor

    ResponderEliminar
  4. Jo vaya historia chiqui.... Simplemente genial...!! no la podias haber contado mejor!!
    un besuco peque

    ResponderEliminar
  5. Ay pobre gallina, no podía haber tenído una muerte un poco menos trágica la pobre? y pobrecito faisán, que va hacer ahora sin su gallina?
    Desde luego, que mal trago...

    Besitoss :)

    ResponderEliminar
  6. holas

    ... "El desamor es así: te deja sin fuerzas para volar... "

    pues si :( la verdad....


    ------------

    no fui yo el que gritó guapa!, pero si te digo la verdad, no me faltaron ganas pero si fuerzas...[...m dió...vergüenza...]
    y cuando la ví salir me quedé :O! menos mal q taba sentado...:).

    en cuanto a lo de Berto, él no se, pero yo no tengo ningun contrato con zara... xD...

    fué increible la historia de la anécdota... tal vez actualice el post de la foto y ponga la historia... ;).

    fué del siguiente modo:

    salímos del plató, ya rumbo al coche... y de repente digo..: osti, ese es berto!... .. y al final, era. xD..

    y m acerqué y l dije hola ktl!!, y bueno... despues de hablar con el que lo del teatro, q las entradas stan xungas d conseguir y eso... le pedí la foto.

    en eso que veo bajo su abrigo una textura similar a la de mi chaquetilla... y l digo, osti llevas la misma que yo!... y m dice... no jodas?!... se abre el abrigo y tachán xD!... acto seguido m dice...:

    - "la del zara no?" xD...

    jajaj q bueno q fué.

    en cuanto la music, cuando ví la actuación y q s habia grabado bien dije:
    esta la publico por maika!;)

    Bsssss wapa!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  7. Lo lamento pero no hablaré de esta historia de amor.
    Leí tu post sobre TE ATREVES A QUERERME, estaba buscando el nombre en frances de la película y te encontré.
    Un agrado saber que alguien la vio y disfruto, a mi me encantó y me cuestioné mucho, tanto así como cuando has amado y eres incapaz de hacer algo por temos a que la capacidad se termine.
    saludos
    Elvira Anderson

    ResponderEliminar
  8. Pues nada, esta nochebuena faisan al horno...

    ResponderEliminar
  9. Hola guapa!!
    T tengo abandonada pero no olvidada, el sabado pense q subiriais a casa, ademas ya que me habiais despertado... jejeje
    Nos vemos
    un besazo

    ResponderEliminar
  10. eeisss! jo tia, pobre faisan! la verdad esq me ha gustado tu forma de contar la historia. ¿por que no iban a quererse los animales? a veces, los humanos nos pensamos q somos los unicos q sentimos y padecemos.
    parece que a nuestro amigo no le espera un buen final... xo si no tiene fuerzas ni para irse volando, que podriamos hacer por el? en fins....
    espero que vaya todo bien wapa!
    besiss!!!

    ResponderEliminar
  11. ¡¡Hola a los diez!!

    Irlande: hola "futura diseñadora famosa".;)
    No, de la hipóteca no tendrían que preocuparse. La pagan mis padres.Ja,ja,ja.

    Niña María:sí, es la triste y cruda realidad. El sabor agridulce de la vida. Las gallinas, ya sabes el dicho: eres más...que las gallinas.XD
    Es que yo ya sabes que estoy algo loca, así que imagínate mis pobres padres que me sufren desde que nací...;P
    Le daré el pésame al faisán de tu parte.;)

    Esther: a mí no me metas, a mí no me metas, que sólo he sido testigo de esta "barbarie".;P
    Soy tan romántica como tú.;)
    Yo casi preferiría que en vez de reunirse tan pronto con su amada, se escapara por fín de aquí, y recorriera el mundo...

    Pati: sí, sí la podía haber contado mejor. Ya sé que te gusta como escribo, pero siempre puedo mejorar.;)

    Kris: pues no sé que hará el faisán. No sé si los faisanes tienen memoria de pez o más duradera, o será como algunas personas que se olvidan rápidamente de amores pasados.¬¬
    Menos mal que yo tengo la suerte de contar con lectores sensibles como tú.;)

    Carlos: por fín, alguien que se queda con la frase del final, que viene a ser la moraleja del cuento.
    Ay, como se nota, como se nota, los que estamos "heridos" por el amor.;)
    ---------
    Pues yo estaba convencida de que habías sido tú. Vale, comprendido, de los dos, ya sé quien tiene menos vergüenza o está más loca.XD
    En cuanto a tu anécdota con Berto, ha sido genial, que casualidad y que promoción que estáis haciendo a Zara...¡y encima sin cobrar!.Ja,ja,ja.
    El detallazo de la entrada dedicada a mí en tu blog con la actuación de Marlango en Buenafuente, ya te lo agradecí en "Indefinido", pero de nuevo gracias.;)
    ¡Si es que tengo una suerte que no me la merezco!.;)

    Elvira: bienvenida como comentarista, que ya veo que como lectora llevas algún tiempo.;)
    Si has leído la entrada, ya sabes que me encantó "Te atreves a quererme". Una preciosa historia de amor y un claro ejemplo de que muchas veces nos hemos hecho esta pregunta ante situaciones parecidas: ¿capaz o incapaz?.
    Por la parte que me toca, debo decir que no, no se atrevió a quererme...:(
    Gracias por pasarte por mi blog y comentarme.;)

    Kpax: ¡qué crueldad, cómo se nota que eres hombre!.(Comentario feminista). Yo tengo claro que esa carne no va a entrar en mi boca.¬¬

    Begoña: ya sé, ya sé que no me tienes olvidada.;)
    ¡Mira que no venir a ver REC!.
    No subimos, porque bastante con que te despertamos, para encima "dar la lata" a esas horas de la madrugada.
    Me debes una cita, acuérdate.;)
    ¡Cómo muy tarde nos vemos el 11 de diciembre, "cuestionándonos la fé".;)

    Irene: ay, como te haces de desear.;)
    Yo añadiría algo más a tu reflexión. Por desgracia, algunas personas hasta se olvidan de sentir y de amar...;)
    Y ya sabes, dale un beso a Barcelona de mi parte.;)

    ¡¡Besazos a los diez!!

    ResponderEliminar
  12. yo ya lo pense, lo de subir a ver a bego

    bueno q no dejes q maten al pobre faisan, ni a ninguna gallina

    si hace falta nos atamos al gallinero al lo baronesa Thyssen

    ResponderEliminar
  13. Hola Rober: no creo que pueda hacer mucho por evitar esas muertas. Aunque lo de atarnos con cadenas no es mala idea. Como se nota que no conoces a mi padre.Ja,ja,ja.
    ¡¡Besos guapo!!

    ResponderEliminar