jueves, 29 de noviembre de 2007

Yo escribo, tú escribes, él escribe...

Escribir. Una palabra que tiene varios significados que a veces se confunden.
Todos escribimos, salvo los analfabetos. Por lo tanto, en el significado amplio de la palabra, desde que juntas la m con la e, ya sabes escribir.
Escribir como oficio es otra cosa. El problema es que es difícil de explicar y de entender donde empieza un concepto y termina el otro.
Personalmente, echando la vista atrás, ponerme seriamente a ello, escribiendo un amago de novela, fue en el instituto. Aunque realmente desde que tengo uso de razón recuerdo que me encantaba contar historias, imaginarme aventuras, escribir mis diarios mezclando lo que realmente me pasaba con fantasías y pequeños poemas y siempre se me dio bien hacer redacciones y trabajos en el colegio...
A mí personalmente me hace "gracia" cuando dices que escribes (ya he comentado varias veces que a mí la palabra escritora se me hace grande), y te viene alguien y te dice todo ilusionado/a: "anda, yo también, llevo años escribiendo un diario, y escribo cartas a mis amigos...y a veces, cuando tengo un sueño, cuando me levanto, también lo escribo."
¡¡Ah, vale!!. ¡¡Entonces todos somos escritores, pintores (los dibujos que hago mientras hablo por teléfono merecen una exposición) y hasta escultores (yo de pequeña hacía unas esculturas de plastilina alucinantes)!!.
Todo es subjetivo y es complicado definir ciertas palabras.
A mí me costó mucho decir que escribía y mucho más enseñar lo que escribía.
Luego hay otras personas que te dicen que también escriben, pero que nadie ha leído nunca lo que han escrito, sólo ellas, porque lo consideran algo demasiado personal y privado para enseñarlo...yo por respeto, no digo nada. Cada uno que haga lo que quiera. De ese modo, se puede “presumir” de que él o ella escribe de puta madre, sólo que no es tan egocéntrico/a como tú y no tiene que enseñar sus textos al mundo. También se libra de comprobar que quizás la escritura no es lo suyo.
Lo que ocurre es que palabras como escribir, escritor, escritora, guionista, periodista, columnista…me las tomo muy en serio.
Otras profesiones como electricista, informático, fontanero, profesor, comercial no plantean tantas dudas ni tantos problemas.
Cuando alguien te dice, “soy electricista”, tú no vas y le contestas: “¿sí?, yo también. El otro día se fundió la bombilla del salón, compré una nueva, la cambié por la fundida, ¡y se hizo la luz!.”
Algunas personas piensan que escribir es lo más sencillo del mundo. Simplemente necesitas un bolígrafo y un papel, o un ordenador…y ya está. Escribes lo que piensas, lo que te ha ocurrido, lo que sientes, lo que te han contado...y ya puedes ir diciendo que escribes.
Me ofende, no por mí, sino por todos los escritores y periodistas que han conseguido que yo esté ahora aquí, que han hecho que sienta algo al leerlos. Yo no leo un libro, le cierro y pienso: “esto lo hago yo en un abrir y cerrar de ojos, en una tarde, si me pongo a ello.”
Escribir es uno de esos oficios que a menudo son menospreciados y poco valorados, a no ser que ya tengas un nombre por haber publicado varios libros y haber estado en la lista de los más vendidos.
Si perteneces a un grupo coral, como puede ser el de guionista, que pocas veces suele trabajar solo en un proyecto, o eres un “negro” que le escribes los libros a otros…para que te quiero contar…
Y no es que quieras aplausos y reconocimiento todo el tiempo, ni ver tu nombre en grande por las calles. Escribir, como ya dije ayer, en la mayoría de las ocasiones es algo que necesitas para sentirte viva, como el respirar. Si se les pregunta a los escritores famosos o conocidos en sus diversas facetas, si dejarían de escribir si no fuera por la fama o por el dinero, seguramente que la mayoría contestarían que seguirían escribiendo por el mero placer que da hacerlo. Pero de ahí a que no se valoren las horas y “comeduras de cabeza” que dedicas hasta conseguir acabar un relato, una novela, un artículo, un guión…
Por ello, si a mí se me pregunta cuando empecé a escribir y a sentirme “escritora”, diría que en el momento en que dejé de hablar de mí misma y comencé a relatar historias que no tenían nada que ver con mi vida, y sin embargo, resultaban creíbles. Cuando mis amigos me leían y me decían que les había gustado, que lo habían leído de un tirón y que no habían podido parar hasta llegar al final. Cuando fui subiendo escalones, buscando nuevas temáticas, nuevos retos, nuevas historias cada vez más alejadas de lo que hubiera podido vivir y sentir en persona…y logré rematar la faena de una manera acertada.
Por tanto, hermanos, un mandamiento más os dejo: no utilicéis las palabras “escribir” o “escritor/a” en vano. Amén.


11 comentarios:

  1. Holaaaaaaa! que tal te va la vida? espero y supongo que bieen! :)
    Llevo sin firmarte un montonazo de tiempo (por falta de tiempo eh) pero he leído todo lo que has escrito, que conste! ;)
    Ay tengo que comentarte lo de la historia que pusiste el otro día del hombre y la mujer, que super bonita me pareció, me encantó pero al final me dió un poco de pena por la mujer que se quedó un poco como deseando volver a ver al hombre ese, que igual que apareció desapareció. Seguro que la fuerza del destino les hará repetir :)

    Y bueno de la entrada de hoy ¿qué te voy a decir? estoy de acuerdo contigo, la gente no puede llamarse escritor así porque si, yo creo que "escritor" es un rango que hay que ganarse con trabajo y esfuerzo y que, obviamente, no todo el mundo puede serlo.
    A mí, personalmente, me encantaría saber escribir, pero no sé, no sé expresarme y tengo esa frustación desde hace tiempo. No te pienses que lo digo yo, hace unas semanas una profesora nos encargó un trabajo: redactar una carta para saber si sabíamos expresarnos. Yo me dejé la piel en esa carta, lo hice lo mejor que pude y la respuesta que recibí fue un suspenso y sus palabras diciendome que se notaba que no me había esforzado para nada, y nadie se imagina lo que me bajó la moral eso... ¬¬
    Bueno en fin, que me voy por las ramas y creo que acabo de soltar un pedazo de testamento jeje
    Besitooos y a cuidarse guapa! :)

    ResponderEliminar
  2. Hola!!! Yo escribo, por que se juntar la m con la e jejeje. Escribo lo que quiero expresar, pero no puedo ni por asomo considerarme minimamente como una persona que escribe como tu o cualquiera de todos las maravillosas personas que nos hacen disfrutar tanto como para admirarlas.
    Un besazo
    p.d.: mis niños ya saben escribir en mayusculas sus nombres :)

    ResponderEliminar
  3. Bueno vale, yo junto palabras en el blog y punto. En mi mente tienen sentido lo juro!jajajaja No, yo no quiero ser escritora, ni me considero"escribir" a lo que yo hago. Solamente me deshago por ahi. Yo mas bien tiro por la abogacia, que ya me dice la gente que estoy empezando a hablar raro jajaja.

    Bueno ya que me has dicho, que vas a hacer novelas, entonces las leere, pero tambien quiero que cd vaya a que me las firmes, me hagas una dedicatoria guapa e? Tan guapa como tu! (ole que bien me ha quedado!)

    Besotes!

    ResponderEliminar
  4. vale no usaremos jamás "escrito/a" en vano.

    Bueno querida escritora, que decirte que no sepas ya, quizá que me cuesta leer las entradas largas de los blog y a veces las leo por encima, y nunca he hecho eso con tu blog, por que lo veo y digo madre mia que largoooo y empiezo y cuando me he querido dar cuenta pone "Escrito por Maika Arrumacos y más" y me quedo con cara de ¿ya está? si parecia más largo...asiq...no te digo na' y te lo digo to'
    Ayer te dije que subieras relatos, y tú si tengo muchos ya...Y DONDE ESTAN?? jajajajaja con lo que me gustan joe XD


    besos guapaaaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  5. AMEN.
    Pues tú debes ser una escritora cojonuda, porque me duele la vista, me lloran los ojos y se me nublan, y aún así no he podido dejar de leerte hasta el final. Eso debe significar algo.

    Tienes toda la razón. Ahora hay demasiada gente que presume de escribir con arte y estilo. Escribir, mucha gente lo hace.

    Iba a decir que escribir profesionalmente es cuando cobras por ello, pero es que entonces Ana Rosa Quintana sería escritora. Y por ahí no paso.

    Exigo un respeto a esta profesión tan digna y expulso de mi vista a todo intrusismo que quiera hacerse el gallito con cuatro palabras hechas frase.

    Un saludo y un besín.
    Y un abrazo, que nunca sobran.

    ResponderEliminar
  6. Perdón por no pasar por aquí, estoy bastante liado.
    Tienes mucha razón, estoy contigo.
    Hay mucha gente que presume de ser escritor, (o cualquier otra cosa parecida) cuando no lo es EN ABSOLUTO.
    Y me he leído el relato anterior, entero. ¡Y la gente quiere más relatos como estos!, que lo sepas.

    ResponderEliminar
  7. pues ahora que lo pienso, yo antes escribía un diario, pero lo dejé por los dichosos estudios meses antes de irme a Suecia en marzo. Ahora el foro e incluso mi blog se han convertido en una especie de "diario" en versión sucedáneo, porque nunca es ni será lo mismo. Pero bueno, no se si esto viene a cuento realmente, pero aquí queda.

    PD: que conste que cuando me pongo a escribir una carta puedo tirarme horas hasta que me quedo a gusto con ella aunque solo sea para decir " hola, te mando las fotos que revelé ayer". Y algo que me sorprende a mi misma: ¿cómo puedo pretender escribir algo decente si mis redacciones para clase siempre están carentes de algo? no se, creo que con eso ya tengo para pensar unos días.

    Besos Maika!!

    ResponderEliminar
  8. Simplemente me quedo con lo último..... ya me entiendes...

    AMEN!

    un besuco

    ResponderEliminar
  9. ¡¡Hola a los ocho!!

    Kris: la vida me va, dejémoslo en eso...
    Bien, bien. Lo apunto, que aunque no me des un arrumaco, me lees.;)
    Que bueno suena eso de la fuerza del destino en la historia. Bueno, yo soy mucho de creer en el destino, y pensar que tanto en el amor, como en el resto de los temas, si tiene que ocurrir, ocurrirá. Yo por ahora a la protagonista de la historia la hago esperar...
    Me alegro de que estés de acuerdo conmigo con la denominación de escritor/a. Es que últimamente me he fijado que la gente tiene mucha facilidad de definir o definirse como escritor, actor, pintor, periodista...y me parece que es difícil llegar a llamarte así, tienes mucho que luchar y demostrar para poder presumir o que otros presuman por ti.
    ¡¡Qué rabia tiene que dar lo que has contado de tu redacción!!.
    Yo siempre digo lo mismo. Para escribir mejor hay que leer, leer y después...leer.
    El caso es que es difícil ser bueno en todo.:(
    ¡¡Gracias por el arrumaco, guapa!!
    Me gusta verte por aquí. Con todo, siempre nos quedará Paris, digo, el fotolog.;)

    Bego: bueno, bueno, bueno. Cada uno en su grupo. Ja,ja,ja.
    No me considero "admirable", la verdad. Ya me conoces.;)
    Tú haces algo más que juntar la m con la e, no te subestimes.;)

    Niña María: todavía me acuerdo de lo que me dijiste con tu última entrada: no la leas, que es una tontería. Pues yo ya sabes que a mí me gusta leerte...en todos los sitios. Y a quien no le guste...ya sabe lo que tiene que hacer.;P
    Está bien conocer a una abogada, por lo que pueda pasar, visto lo visto.;)
    Y sí, si algún día tuviera la inmensa suerte de tener un libro publicado, me curraré las dedicatorias, sobretodo con personas que aprecio como tú.
    Si la hago tan guapa como yo, no quedaría bien, quedaría normalilla tirando a fea.;P

    Esther: ¿pero tú has leído bien la entrada?. No utilices en vano la palabra escritora. Es decir, no me llames escritora. Todavía no me lo he ganado y quizás no me lo gane nunca.:(
    Con todo, es genial saber que la mayoría de la gente opina igual que tú: que mis entradas son fáciles de leer. Espero seguir así y no tenga que "esforzarse" la gente en leerme.;)
    Relatos tengo, pero es una de mis pegas. Soy muy perfeccionista, y le doy mil vueltas a las historias antes de subirlas. Y algunas veces tengo que cerrar los ojos y dar al botón de "publicar entrada" sin pensarlo más, porque si no, no subiría nada.;P
    A ver si antes de que me vaya hoy a la cama, consigo subir alguno.

    Arimike: otra, ¡qué no tengo dinero para pagarte tanto elogio!.XD
    Estoy de acuerdo con lo que dices. Incluso en lo de Ana Rosa. Madre mía, que pena tener que presumir del mérito de otra persona.
    Con todo, me remito a lo que he contestado a Esther. Si consigo que por lo menos mis entradas largas se os hagan cortas, me conformo.;)
    De eso, y voy a echarme alguna flor para no pecar de falsa modestia.
    Bueno, malo, guste o no, creo que tengo un estilo propio de escribir. Algo es algo...
    Que gran verdad. Los abrazos nunca sobran.;)

    Isma: el del blog abandonado. ¿Tú no te apellidarás Peiró, no?.;P
    Te echo de menos más por otros lares. Me había acostumbrado mal a hablar contigo casi todos los días.
    Y ahora me vienes con eso de que hay gente que quiere más relatos como estos. ¿Quiénes?. ¿No estarás actuando de nuevo como mi agente, no?.Ja,ja,ja.;)

    Kristi:¿qué decirte?. Que el que estéis tan ocupados va a acabar conmigo. Echo de menos tus monólogos.:(
    Supongo que aparte de la carta que me has dicho, serás de las que repasas más de una vez los monólogos. Porque te salen genial.;)

    Pati: ¿para qué decir más?. Si es que nos entendemos perfectamente.;)

    ¡¡Besazos a los ocho!!

    ResponderEliminar
  10. Tienes razón,hay una cierta diferencia.No solo porque escribas ya puedes ser "escritor" o "escritora".Y ,en efecto escribir algo que está lejos de lo que has vivido ya tiene su mérito.Creo como tú dices que no todo el mundo sabe contar cosas.



    MARA TORRES un lugar


    Saludos

    ResponderEliminar
  11. "Anónimo", aunque ya llevamos algún tiempo hablando, pero sigo sin saber quien es el autor o autora de ese genial blog sobre Mara Torres.
    Ya lo siento.:(
    Totalmente en lo cierto, nada que replicar a lo que has dicho.;)
    ¡¡Besos!!

    ResponderEliminar