miércoles, 30 de enero de 2008

Camino a Wolokolamks

Pues ya regresé de Wolokolamks. Ha sido un viaje duro, plagado de peligros con "el alemán", pero hemos salido victoriosos. A mí me ha resultado fácil...era una espectadora.
Vengo cargada de entradas, de relatos de escribir...y de poco tiempo para actualizar mi blog.
Si mi última entrada era camino a Wolokolamks, es normal que la primera a mi regreso sea esta. La pena de comentar una obra a casi una semana de haberla visto, es que el comentario sobre ella no va a ser igual que recién vista, con todas las emociones y "frescura" que eso conlleva.

La foto...bueno, sin comentarios. Una foto hecha con prisas, sin flash y a escondidas.
Después de la obra, no sólo me enteré de que se podían hacer fotos, sino que además, el director, Pedro, las quería con flash, sobretodo al principio. Craso error.
Camino a Wolokolamks es la manera de hacer una sorprendente versión de la experiencia de unos soldados rusos, desarrollando un "simple" guión de tres páginas en una hora. Y puedo prometer y prometo que no se hace nada larga, porque está llena de sorpresas y de momentos que a mí me encantaron.
Nada más entrar, encuentras a los actores-soldados divididos en dos grupos, inmóviles como estatuas esperando el comienzo. Entonces empieza a sonar "Walking in my shoes" de Depeche Mode (canción súblime) y...buff...los soldados empiezan a moverse y a desfilar como modelos bajo las "órdenes" del director-comandante. He de decir que me "puso" Pedro cantando la canción y "dirigiendo" el desfile. Es que para que expresarlo de otra manera. Esto no es una crítica teatral y es mi opinión como espectadora. No sé hasta que punto que me ponga un hombre vestido de militar y apuntándome con una pistola es bueno o malo...
Tras este desfile "militar de pasarela", comienza la historia. Bien, el rango lo dudo. Yo es que en esto de los ejércitos no estoy muy puesta. Diré General y meteré la pata, seguro.
El caso es que el General está interpretado por dos actores: uno es el que vive la historia (el pasado) y el otro es el que la recuerda y la narra (el presente). Yo tuve la suerte de estar sentada justo delante del micrófono, donde el General recordaba ese momento de su vida. Una actuación genial y una voz perfecta para quedarte embelesada escuchándole.
Como ya he dicho antes, el guión no es muy largo (me refiero al texto), ya que en realidad se repiten diálogos y escenas desde diferentes puntos de vista. Y a través de la narración del General "presente" nos damos cuenta de la lucha "interior" que sufre entre lo que tiene que hacer como superior y lo que realmente siente por dentro.
Y mientras tanto, también vemos como los soldados rasos tienen que luchar primero con su miedo antes que con "el alemán" y como les va transformando la guerra (personalmente me quedó con los "cuadros", momentos en que hacen figuras, como el de la foto).
No voy a seguir "destripando" la obra. Espero que tengan suerte y consigan más actuaciones. Es una lástima que una obra que lleva tanto trabajo y tantos ensayos se quede en dos días.
Sobretodo porque yo quiero repetir. Hay que verla más de una vez porque con una única visión no te quedas con todos sus matices.
Si queréis más, os dejo el enlace al fotolog de la obra y de su director, El principio del fin.
Le deseo a Pedro y a sus actores toda la suerte que se merecen. Talento no les falta.
Para terminar, ¿quién me gustó más?. Elemental, mi niño Alex. No me pidáis objetividad e imparcialidad...

martes, 22 de enero de 2008

Californication

Soy una aficionada a las series, sobretodo a las americanas (lo siento, pero es así).
Entre la huelga de guionistas y el término de temporadas de las series a las que soy adicta (Perdidos, Héroes, Mujeres Desesperadas, etc) me encontraba "parada".
Así que estaba abierta a nuevas series, para seguir disfrutando de la imaginación de unos y la buena actuación de otros.
Varios amigos y conocidos me habían recomendado "Californication". Y la verdad es que no me llamaba la atención. Pero el insomnio y las pocas ganas de escribir hizo que el viernes hiciera zapping por el canal digital y me encontré que en la Fox iban a echar la repetición de los episodios 3 y 4 de dicha serie. Así que la curiosidad ganó y me quedé viéndola.
Y me sorprendió para bien. Me sorprendió tanto, que se ha convertido en una de las primeras series de mi lista.
Californication cuenta la historia de un escritor "que no escribe", un escritor en constante bloqueo desde hace años, y la relación (¿cómo lo explicaría?) con su entorno, principalmente con su hija, su ex-pareja, su agente...y varias mujeres "anónimas" que se encuentra a lo largo del día.
El sexo digamos que tiene especial protagonismo en esta serie, sin tapujos, sin "corrección"...al pan pan, y al vino, vino.
Su protagonista,Hank Moody, está interpretado por David Duchovny, y al contrario de lo que le ocurre a otros, yo babeaba con Fox Mulder. Y sí, babeo todavía más con un Duchovny maduro.
Tiene varias secuencias dignas de comentar (como el horror que le produce que le ofrezcan escribir un blog), pero personalmente me quedo con una del capítulo dos, donde Hank está en su coche soñando despierto y en ese momento de ensoñación es "despertado" y la mujer del coche de al lado le pregunta si habla solo. Él contesta que no, que es uno de sus peligros profesionales. Totalmente de acuerdo con él. Un gran peligro o defecto profesional el soñar despierto, sobretodo cuando se trata del amor...
Pero lo que realmente me impactó personalmente es que mientras iba avanzando el capítulo, me di cuenta de algo inquietante, por lo menos para mí: yo he estado enamorada de Hank. Por supuesto no de un personaje ficticio ni del actor David Duchovny. He estado enamorada de alguien como Hank Moody. Un ángel disfrazado de demonio, o un demonio disfrazado de ángel, según se mire. Y lo que más miedo me da: es muy probable que vuelva a tropezar con la misma piedra y con el mismo tipo de hombre. De hecho no sería nada difícil que acabara siendo su particular Karen, madre de su hija y de quien continúa enamorado. Y casi que prefiero ese papel, que el del rollo de una noche (la mayoría desastrosos, por cierto).
Así que aparte de tener claro que no voy a perderme ninguno de sus capítulos porque me gusta y me divierte, lo voy a utilizar como una especie de "estudio de investigación".
Para intentar conocer mejor a este tipo de hombres...y mantenerme alejada de ellos.

jueves, 10 de enero de 2008

Pedro, vente pál lado oscuro

Ahora que tres amigos, Sergi, Patri y una servidora, nos hemos animado a llevar a cabo un juego que empezamos en un foro con el nombre de "Los dibujantes de pensamientos", me he puesto a releer los relatos publicados.
De todos los que tuve que escribir yo, sin duda, con el que más divertí por su surrealismo y la "mala idea" del que me la mandó, fue esta que sigue.
"Los dibujantes de pensamientos" consistía en escribir una historia con cinco palabras elegidas por otra persona. En este caso, fue Sergi quien me "desafió". Y me lo puso difícil, aunque tremendamente divertido.
Pues aquí la historia de Sergi, con las cinco palabras que eligió en su momento:
Darth Vader
Un prado con flores
Heidi,
Traición
Esperanza
Que majete que es Sergi...y aquí el resultado, para que os hagáis una idea.

Era una mañana de primavera. Heidi, como todas las mañanas, iba al encuentro de su amado Pedro para subir las cabras…bueno, por lo menos eso decían a sus familias. Iba acompañada de su inseparable perro Niebla. Pasaron diez minutos y Pedro no aparecía. Era extraño en él. Heidi empezaba a preocuparse. Fue a buscarle a casa, pero su madre la dijo que ya se había marchado hacía bastante rato. Subió hasta donde su Abuelo; sin embargo, en la cabaña tampoco encontró a nadie. ¿Dónde podía estar Pedro?. Poco a poco fue subiendo hacia el alto de las montañas, con la esperanza de que él habría madrugado y ya estaría arriba. A medio camino se fue encontrando con las cabras, desperdigadas, sin saber donde dirigirse. La preocupación de Heidi iba en aumento.
Empezó a llamarle a gritos.

-“¡Pedro, Pedro!”.- era inútil, nadie la contestaba.

Siguió subiendo por la ladera, hasta que llegó al claro donde les gustaba pararse a descansar. Y allí, en medio del prado lleno de flores, finalmente vio a Pedro. Corrió hacia él, pero a medida que se iba acercando, se dio cuenta de que no estaba solo. Al lado de Pedro había un hombre siniestro, extraño por esas latitudes, iba totalmente de negro, y su cabeza no era normal, si se podía llamar cabeza a esa especie de cubo roto de color negro.

-“¡Pedro, te llevo buscando desde hace dos horas!. ¿Se puede saber qué haces aquí y quien o que es esto?.”- preguntó Heidi señalando al desconocido.

- “Hola Heidi, no te vas a creer lo que me pasado!. ¿Pues no resulta que ayer por la noche, oigo un ruido en mi cuarto, veo una luz cegadora, y aparece este hombre diciéndome que es mi padre?.”-

- ¿Esta cosa tu padre?... ¡No digas tonterías, te dije que no te comieras las setas que encontramos ayer, que eran alucinógenas!.- gritó protestando Heidi, mientras observaba la respiración del supuesto padre de Pedro. – “Mi abuelo tiene un licor muy bueno para los catarros. Y tú tienes uno grande, porque lo tuyo no es normal.”-

- “Mira, Heidi, déjame en paz. Mi padre me ha dicho que me vaya al lado oscuro a luchar con él, y voy a hacerlo. Nos vamos ahora mismo. Tiene la nave aparcada en la cima de la montaña.”-

- “Pero Pedro, no puedes decir eso en serio, me dijiste que siempre estaríamos juntos, que te casarías conmigo, que envejeceríamos juntos en la cabaña de mi Abuelo. Si no, ¿de qué voy a consentir todo lo que he consentido hasta ahora?. No, no, tú no me puedes hacer esto, me juraste que me amabas”.- imploró Heidi, agarrándose a Pedro, desesperada. – “¡Niebla, ataca!”.- ordenó a su perro.

Niebla se lanzó a morder a Darth Vader, pero él sacó su espada láser, y le dejó allí fulminado.

- “¡Niebla, nooooo!” – gritó Pedro agachándose a comprobar si el perro seguía con vida.

- “Pedro, soy tu padre. Te ordeno que dejes al perro, y te vengas conmigo”.- replicó Darth Vader, avergonzado por la escena. Que poca clase…

Heidi, furiosa, se puso a dar puñetazos a ese monstruo vestido de negro, y luego, sin dejar de llorar, se abrazó a su perro.

La escena era penosa. Darth Vader pensó que a lo mejor no había sido tan buena idea ir a buscar a su hijo.

De repente…a lo lejos apareció una figura. Venía furioso, era alto, con gafas, moreno.

Miró hacia lo alto y empezó a vociferar muy enfadado…¿Pero, pero, éste que hace aquí?.

- “¡Maika, mal, muy mal!”.- abucheó un Sergi bastante malhumorado. – “¿De qué vas?”.-

- “Sergi, tú no tenías que estar aquí. Tú no tienes que aparecer en la historia.”- gritó la narradora, visiblemente sorprendida.

- “Que tú no tenías que estar aquí, que tú no tenías que estar aquí…Pedro tampoco…y Niebla, ¿qué te ha hecho el perro, alma de cántaro, si es una criatura de Dios?. ¡Ya puedes hacer algo para arreglar esto!. ¡No me está gustando nada la historia, que lo sepas!. Hasta aquí el parte que va a desafiarte.”- diciendo esto se marchó, no sin antes saludar a Darth Vader. – “Cuando tengas un momento, mándame una de esas espadas láser tan chulas a Barcelona. Que clase, que conjuntado vas. Bueno, adeu.”-

Maika observaba la escena entre sorprendida e indignada. ¡Se le había sublevado un forero!. ¿Qué iba a hacer ahora?. Selena podía echarla del foro…Respiró hondo, y volvió a teclear.

Darth Vader suspiró avergonzado, y dijo algo que nunca pensó que iba a decir en su vida.

-“Bueno, vale, de acuerdo, me están empezando a dar arcadas con tanto pastelismo…Pedro, si te vienes conmigo al lado oscuro, prometo que devolveré a la vida a Niebla. ¿Trato hecho?. (¡No vuelvo a trabajar para esta narradora nunca más, hunde mi reputación!).”- exclamó para sus adentros.

Pedro miró a Heidi, le guiñó un ojo, luego miró a su padre, y asintió. Dio un último beso a su amada, y se agarró a la capa de Darth Vader.

- “Llévame al Lado Oscuro, y que sea rapidito. Con una condición: me llevo a mis cabras.”-

Darth Vader afirmó con resignación. Si Luke le hubiera hecho caso, no estaría en una situación tan ridícula…

Hizo una señal, y apareció un gran O.V.N.I, o lo que es lo mismo, un objeto volador no imaginable (este chiste es mío). De ella salieron los soldados, que fueron recogiendo pacientemente a todo el rebaño, imaginando en sus mentes retorcidas todas las posibilidades que le daban esos animales…

Darth Vader pasó su mano por el lomo de Niebla, y pronto el perro correteaba alrededor de una Heidi feliz. Agarró a su hijo “penosamentereconocido” y le empujó hacia la entrada de la nave.

Sin embargo, Pedro no podía irse así. Heidi tenía que saber que ella había sido el gran amor de su vida.

Cuando la puerta estaba a punto de cerrarse, ella escuchó sus gritos.

- “¡Heidi!. Volveré a buscarte…no me olvides. Yo siempre te recordaré.”-

- “¡Pedrooooooo!”.- gritó Heidi corriendo tras la nave con un Goya en la mano.

Con lágrimas en los ojos, y un papel en su mano, sonrió…Heidi sabía que Pedro volvería a contar con ella en un futuro.

martes, 8 de enero de 2008

El Maqui, ganador del VIII Festival de Otoño Aficionado

Pues bien, me alegra escribir esta entrada. "El Maqui", una obra que ya comenté, ha sido el ganador del VIII Festival de Otoño Aficionado. La noticia más ampliada, aquí.
¡¡Enhorabuena, chicos, os lo habéis ganado!!.
Espero poder seguir hablando en este blog de los éxitos de este grupo de teatro navarro, La Ortiga TDS.