jueves, 27 de marzo de 2008

Pavlovsky y Variaciones Meyerhold

Fue en navidades, poco antes de terminar el año. Mi pequeño regalo navideño en forma de obra teatral. Tuve la oportunidad, era el momento y pude disfrutar una vez más de una "joya" en la Sala Triángulo.
A veces una obra de teatro se convierte también en una clase magistral de interpretación.
Y eso ocurre en contadas ocasiones y hay que aprovecharlas.
Y todo gracias a Eduardo Pavlovsky. Será difícil que pueda describir exactamente lo que significó para mí tener el honor de ser "alumna" presencial de este gran actor. No sólo una mera espectadora. Tenía los cinco sentidos centrados en él, en sus movimientos, en sus palabras...en lo que decía y en lo que expresaba. Digamos que fue un premio de consolación por no haber podido asistir a su seminario sobre actuación y dramaturgia.
En su montaje "Variaciones Meyerhold" nos lleva a un viaje al pasado, a la vida y pensamiento del que fue uno de los mejores dramaturgos rusos, Emílevich Meyerhold. Y como a él le gustaba, no hay guiones, no hay movimientos aprendidos...todo es pura improvisación, implicación con el público, con diálogos íntimos con cada uno de nosotros. Evidentemente, no es que nos fuera hablando uno a uno, pero lo cierto es que así lo sentías.
Es difícil, por lo menos ahora me resulta complicado describir lo que sentí en presencia del gran Pavlovsky.
Es una de esas situaciones vitales que nunca olvidas. Te hace amar más el teatro y pienso que con cuatro tardes más parecidas a aquella, llegaría hasta a pensar en dar tanta importancia a mi pasión por la interpretación como la que tengo por el arte de escribir. De hecho, él ha compaginado ambas pasiones.
Y sé que es uno de esos momentos que podría calificar de yo estuve allí: "sí, en diciembre del 2007 pude ver a Pavlovsky. Estaba tan cerca que le podía tocar, aunque no me habría atrevido. Fui una espectadora-alumna del TEATRO con mayúsculas."
Os dejo con un grano de arena, con una pequeña muestra de sus enseñanzas:
"Los que tuvimos la suerte de comer proteínas desde chicos pudimos convertirnos en intelectuales. Por eso tenemos la obligación de comprometernos con las luchas emancipatorias."

En el borde

Pues siendo hoy el día mundial del teatro, no encontraba mejor ocasión para hablar de una sala teatral que me encanta y de dos obras fascinantes que he visto en ella.
Iré por orden. Porque voy a publicar dos entradas. Dos entradas seguidas, pero dos entradas al fín y al cabo. Cada obra es tan buena, que se merece no compartir post.
Lo malo de comentar una obra a meses de haberla visto, es que no puedes reflejar de igual manera las sensaciones que ha provocado.
Un amigo mío, Alex, trabaja en la Sala Triángulo. Y me he enamorado de esa sala teatral y de todos los que trabajan en ella. Se ha convertido en cita obligada siempre que voy a Madrid.
Y si alguna vez voy a vivir a la capital, me convertiré en cliente asidúa, sin ninguna duda.
Y mí favorita después de Alex es Ana, que siempre te recibe con una sonrisa en la barra, ya que es un Café Teatro. Para más información, es la de la izquierda de la foto. Que majuca es.

Pues me estrené en la Sala Triángulo con "En el borde", de producciones Lanegra. Es una fusión de teatro-danza. Me encanta este tipo de obras en las que se unen dos de mis pasiones. Y no, lo del baile no lo practico, a no ser que valga el "estilo libre".
Pero volvamos a la obra "En el borde". Ha sido escrita y dirigida por Daniela Pintado, así como interpretada junto con otros dos actores, Francisco Abarca y Alberto Gómez. Hay un cuarto actor, que alguna vez sustituye a uno de ellos (como en el caso en el que fui yo). Y ya siento no poder decir su nombre. ¿Excusa?. Esa tarde yo tenía un trancazo de mil pares de narices y no estaba muy sociable. No hablé con ellos y eso que me quedé con ganas. Y la lástima es que precisamente el actor cuyo nombre no puedo dar (no me lo perdono) es precisamente quien más me gustó, aunque los tres estuvieron sensacionales.
Comienza así: "Somos tres, ni uno, ni dos, tres." Y los tres intentan expresar las etapas de la vida, los miedos, las inseguridades, los cruzes de miradas, el ir y venir de personas en nuestro camino vital...y de la importancia de las apariencias, con máscaras que nos ponemos o nos quieren poner, perfectamente explicado con el uso de máscaras neutras (si no me equivoco con la definición).
Para conocer más de esta obra, sinopsis, ficha técnica y demás, podéis leerlo en redcasting.
Como ya he dicho, disfruté, reí, me emocioné...me tocó hondo.
Me llevé un recuerdo muy especial, un marcapáginas que no se vé muy bien en esta foto. Una pena.

En este marcapáginas se puede leer una frase genial: "Llévate tu puto cuerpo, llevátelo, que aún sin ti, me sigue mirando."
Pero si hay una parte de la obra donde se me pusieron los pelos de punta, me emocioné y hasta lloré, fue cuando los tres danzaron al son de Llorando.
Quiero volver a verla, quiero verla todas las veces posibles hasta que pueda quedarme con todos los matices, que hay muchos.
Sin más que decir, sólo agradecer como no pude hacer personalmente ese día el gran trabajo que hay detrás de "En el borde". Gracias.

miércoles, 26 de marzo de 2008

Muerte de un gran guionista

Vengo con dos días de retraso, pero tenía que dar mi pequeño homenaje al que ha sido uno de los mejores guionistas que hemos tenido en nuestro país. Yo me abstengo de decir que ha sido el mejor, porque sería injusto para los demás guionistas que admiro.
Pero hoy es el turno de Rafael Azcona, guionista y escritor, que ha muerto a los 81 años por enfermedad.
No me apetece alargarme mucho, ni lo voy a hacer. Estoy escribiendo varios relatos como ya sabéis, y su obra es la mejor prueba de lo que ha significado para el cine español y para el mundo de la escritura.
He disfrutado de varias películas gracias a sus guiones y eso ya queda para siempre. Su trabajo permanecerá y eso ya le hace inmortal en cierto sentido.

¿Una entrada corta, verdad?. Es que en las dos últimas semanas estoy algo agotada de escribir a cuenta de tanto relato para tanto concurso literario...

jueves, 20 de marzo de 2008

Esto le ha pasado a una amiga

Hoy no vengo a hablar de algo que me ha ocurrido a mí.
Quiero contar lo que le pasa a una amiga mía. Sí, ya sé que es lo que se suele decir, pero...en este caso es verdad. Que cada uno piense lo que quiera, con todo.
Como ya he dicho, tengo una amiga que siempre suele ir a la misma farmacia. Un día, acostumbrada a ver siempre las mismas caras y todas femeninas, descubrió que...¡¡también hay hombres farmaceúticos!!. Cual fue su sorpresa cuando le atendió un chico joven, moreno y para ella muy atractivo porque llevaba gafas...y es que a mi amiga últimamente le gustan los hombres con gafas, y sí son de pasta, ya se vuelve loca. (¡¡Qué no estoy hablando de mí, que es una amiga!!.)
Bien, y os preguntaréis a donde quiero ir a parar. Pues que sus compras no han vuelto a ser iguales.
Antes la daba igual lo que tenía que pedir en la Farmacia, ahora ya no. Hay ciertas cosas que te dan apuro pedir a un hombre farmaceútico, sobretodo si te gusta.
Y mira que hay empleados en esa farmacia. Pues a mi amiga siempre le toca el farmaceútico macizorro (para ella lo es). Y ha entrado a formar parte de la larga lista de "situaciones cómicas que contar sobre farmacias". Entras en una especie de bucle absurdo de conversaciones, donde intentas dar explicaciones de todo lo que pides. Si quieres comprar aspirinas, jarabe para la tós, analgésicos y demás...no hay ningún problema.
Sin embargo, otros productos...
Le das una receta de un hemorroidal y te encuentras explicando nerviosamente: "no es para mí, es para...mi madre. Yo no tengo hemorroides ni nada de eso. De hecho, estoy bien, no tengo nada grave ni contagioso".
Contagioso...que el médico te dé algo porque tengas algún problema vaginal, ya es embarazoso. Pero que luego tengas que ir con la receta donde tu farmaceútico a que te dé el medicamento...
Sí, ya sé que estáis pensando...¡pues que vaya a otra farmacia!. Ya, pero si te gusta, ejem, ejem, esa farmacia...
No digamos si se te ocurre comprar allí los preservativos.
"Esto no es para mí tampoco. Bueno sí, pero no porque tenga pareja. Aunque tampoco es que me vaya acostando con cualquiera. Que no es que no lo haga, que no soy una estrecha, pero no lo hago siempre que salgo y tampoco con el primero que me lo dice...". Y de algo así, digas lo que digas, nunca sales bien parada.
El tema de los condones mi amiga lo solucionó rápido, ya que los coge en el supermercado y no le da ninguna explicación a la cajera...aunque suele ponerlos rápidamente en la caja, delante de los demás productos y enseguida los guarda en la bolsa. Es que mi amiga es así.
Todo esto que he contado y más que contaría (pero no quiero alargar la entrada), ha hecho que las visitas a la farmacia de mi amiga ya sean un tema más de conversación a la hora del café.
Ayer fue a comprar unas píldoras anticonceptivas. El farmaceútico cuando se las dió, la sonrío. Ahora no sabe que pensar: esperaba algún comentario jocoso de los suyos, se alegrará de que tome esa clase de precauciones (¿existe algún hombre al que le guste ponerse condón?), no le gustarán los niños, le gustará ella...yo no he sabido que responderla...¿vosotros?.

lunes, 17 de marzo de 2008

Frustración

Frustración. Eso es lo que siento ahora mismo.
Algunos amigos me dicen que soy demasiado autocrítica, demasiado exigente conmigo misma.
Pienso que es algo bueno, pero hace que nunca me quede totalmente satisfecha con nada de lo que escribo.
Un ejemplo. Me he tirado días escribiendo un relato para un concurso literario. Horas y horas escribiendo frases en torno a una idea.
El proceso de creación es así, por lo menos para mí, con sus cosas buenas y malas. Disfruto primero dándole vueltas a mi cabeza, pensando en que tema escoger y como lo voy a desarrollar.
Luego, tras una serie de "ritos" y manías personales, me pongo a ello. Algunas veces me enfrento con el papel en blanco...otras, a la pantalla del ordenador con el Word esperando que empieze a teclear.
Por lo general, doy vueltas y más vueltas hasta dar con la frase que refleje exactamente lo que quiero decir.
En este caso en particular, la idea principal del relato la tenía bastante claro. Sabía a donde quería llevar la historia. Aparentemente, parecía el relato más sencillo de todos los que tenía pendientes. Y hay que ver lo que me ha costado acabarlo...
Y cuando finalmente lo termino, le pongo el punto y final...resulta que no me convence. No me convence para nada. No hay tiempo de cambiar de tema, de cambiar de trama. Mañana termina el plazo de entrega.
Entonces es cuando llega la frustración. Lo que más siento de escribir en el ordenador en lugar de en un papel, es que no te puedes dar el placer de romperlo en mil pedazos y tirarlo a la papelera.
A pesar de todo, me conozco, me conozco muy bien. Por lo menos con el tema de escribir.
Así que la mejor solución que encuentro cuando termino un relato, es dejarlo respirar. O respirar yo. Una vez que termino y le doy el punto y final, lo dejo apartado. Depende del caso, unas horas, unos días, unas semanas...luego lo releo y no suelo verlo tan horrendo, incluso algunos me llegan a satisfacer. Lo repaso, cambio alguna frase si lo veo necesario...
Con este haré lo mismo. Lo cerraré, me iré a la cama y mañana será otro día. En este caso en particular no puedo hacer mucho, ya que antes de que llegue la tarde tiene que estar en un sobre rumbo a su destino. Ya veremos lo que pasa...

martes, 11 de marzo de 2008

Vaya perrea con David Fernández

Pues sí, pues sí. Tenía que hablar de varias cosas que han pasado en estos días.
De las elecciones generales podría hablar, pero la verdad es que no tengo ninguna queja del resultado. Siempre estaré más tranquila estando en el poder la izquierda, digan lo que digan.

Sin embargo hay una victoria este fin de semana que está dando más que hablar. La victoria de Rodolfo Chikilikuatre como representante español en Eurovisión.
Bien, los que me conocen ya lo saben. Yo tenía mi preferido y no era el chikichiki. Era La Casa Azul con su Revolución Sexual.
Ni he votado ni he apoyado al chikichiki. Por varias razones:
1. El brikindance. No, no era eso...
2. No me gusta el reggaeton.
3. No me gustan frases como "lo baila mi mulata con la braga en la mano" o "Dale chikichiki a esa morenita, que el chikichiki la pone muy tontita".
4. No me gusta la canción, ni la música, ni la letra.
Bien, yo tampoco soy muy seguidora de Eurovisión. A estas alturas todos sabemos que las votaciones más que por la calidad musical es por afinidad, sobretodo política, entre los países.
Las canciones y los grupos que nos representan en Eurovisión dejan mucho que desear y no es que estén a mucha distancia del chikichiki respecto a la música ni la letra. Un ejemplo claro: ¿cuánto tuvimos que soportar a las Ketchup y su mala copia "Aserejé"?.
Por lo tanto, compro la idea de que con esta canción demostramos que tenemos sentido del humor, y ya que vamos a perder, como siempre, por lo menos lo haremos riéndonos.
También compro la idea de que hay otros participantes este año que pecan también de frikis (¿alguien me podría definir exactamente qué es friki y qué no lo es?).
Lo que más me ha molestado de este tema, es que no sé muy bien quienes han votado al "frikichiki" por tener sentido del humor o porque viene de Buenafuente, y por tanto de Andreu.
Porque me preocupa el "poder" que tiene Andreu para algunas personas, que yo defino como miembros de la secta "Andreu es Dios". O lo que es lo mismo, "lo que Andreu dice, va a misa".
No me gustaría que algún día a Andreu se le fuera la olla y dijera que todos se tiraran por un puente y hubiera suicidios colectivos por toda España...es una comparación extremista, lo sé.

Y dicho esto, que no es que me encante Rodolfo Chikilikuatre ni su chikichiki, me siento obligada a opinar sobre este fenómeno que ha dado, da y dará que hablar. Bueno, más que sentirme obligada, es que quiero hacerlo. Me apetece.
Porque vi parte de la Gala de Eurovisión del pasado sábado y no me pareció justo la actitud de ciertas personas. Y no me parece justo tampoco que se esté atacando al actor que está detrás del personaje de Rodolfo. Y es que mucha gente se olvida de que David Fernández no es alguien que acaba de aparecer de la nada. No necesitaba ni la fama ni todo lo que se ha creado alrededor del fenómeno "chikichiki". Hay muchas personas, incluidas periodistas (que se supone que deberían de informarse mejor) que están atacando a la persona y no al personaje. Por lo pronto, no es tan difícil fijarse en esta biografía en vez de en esta. Como ya he dicho, David Fernández no es un desconocido y lleva varios años de trayectoría profesional. Es un actor de 37 años, no de 51. Es catalán, no asturiano. Ha trabajado y trabaja en teatro, como doblador de cine y en televisión. Lleva ejerciendo de actor en El Terrat desde "Una Altra Cosa". Pero antes perteneció a la compañía teatral La Cubana. Con esto, sobran las palabras. De hecho, no ha dejado durante este tiempo los escenarios. Ha sido protagonista de dos obras producidas por El Terrat: "Comando a distancia" y "La Vida Mata". Y hace pocos meses dobló a "Rocinante" en la pelicula de dibujos animados "Donkey Xote". Y antes que con Rodolfo Chikilikuatre, pudimos reírnos con él y sus personajes de Santi Clima (mi favorito), Risto Mejode, El Gilipollas, Narcís Reyerta, etc...
Por todo esto y más ha demostrado que es un buen actor y polifacético. Y merece un respeto por toda su carrera. Y porque no tiene que pagar los platos rotos. Eurovisión ya era un desastre antes de que apareciera él.
Los gritos de "tongo, tongo" que escuché el sábado en la Gala, las críticas y el "bombardeo" que está sufriendo David Fernández (no es mal tipo, es buena gente y bajo el disfraz tiene su corazoncito) y la hipocresía de los que van de cultos y entendidos, han conseguido que me haya hecho seguidora del chikichiki. Sigue sin gustarme la canción, pero tampoco es para tanto. Dentro de la actuación del pasado sábado, mi compañera y yo, las que hacíamos del cuerpo de baile (no éramos disco-gráfica, sino liqui-dación), dentro de nuestra coreografía particular, hicimos los cuatro pasos del chikichiki. No va a ser él quien hunda Eurovisión. No nos engañemos.
Y a quien proteste y diga que Rodolfo Chikilikuatre nos va a ridiculizar en toda Europa, yo les contestaré "¡Perrea, perrea!."
Le deseo toda la suerte a David Fernández...y paciencia, mucha paciencia.

Última hora: acabo de leer que Massiel piensa que "el chikichiki es una falta de respeto a Eurovisión". Claro, es que su "Lalala" tenía mucho más contenido y un baile más...dejemoslo pá prao.

viernes, 7 de marzo de 2008

Hijos de puta

Y es que no tienen otro nombre. Bueno, sí, asesinos a sangre fría. Pero me apetece más llamarlos hijos de puta. Y que vengan a pegarme también un tiro, o dos, o los que les dé la gana. Total, que más les da. Ya buscarán una razón o justificación para asesinarme, tan absurda y estúpida como las que llevan arrastrando desde hace años. Por ejemplo, que el País Vasco no es un país, es parte de un país, que es España (uy, lo que he dicho). Y que me encantan el catalán y el gallego, pero el euskera le odio, porque me suena mal y no hay por donde cogerlo. Y que eso no tiene nada que ver con que disfrute yendo por tierras vascas y con la firme convicción de que hay vascos que son buena gente y vascos que son mala gente, como en todo el mundo. Y que me gusta pensar que la mayoría pertenecen al primer grupo.
Es ley vital. Todos nacemos y todos acabamos muriendo. Pero nadie, NADIE, debería tener el poder de arrebatar la vida a otro ser humano.
Todos los días hay muertes, estamos acostumbrados, no es algo raro, ni extraño. Todos (o casi todos) hemos pasado por ello y sabemos el dolor que deja la muerte de algún ser querido por enfermedad, por accidente, porque ya les había llegado la hora, etc...algunas veces no tiene por que ser una persona cercana, pero sí conocida por una u otra razón.
Como ya he dicho, todas las muertes dejan un rastro de dolor tras de sí.
Sin embargo, cuando se trata de un homicidio, un asesinato...deja otro tipo de dolor diferente, distinto: es el dolor por una muerte mezclado con el malsabor de la injusticia y el eterno ¿por qué?.
Si el asesinato además es a manos de unos terroristas como ETA, produce en la sociedad un dolor con algo más: rabia, impotencia y miedo. Rabia por saber que pase lo que pase, seguirán matando; impotencia, porque no podemos hacer nada por evitarlo; y miedo, porque ninguno estamos a salvo y podemos cruzarnos con alguno de ellos cualquier día por la calle y que la imagen de su cara y una pistola apuntándonos sea lo último que veamos en nuestra vida. Eso claro, contando que la mayoría de las veces disparan por la espalda o con una bomba activada a distancia. Propio de cobardes. Son capaces de arrancar la vida de una persona a sangre fría, pero no tienen el valor de mirarles a los ojos y enfrentarse a sus víctimas.
Hoy ETA ha vuelto a asesinar. Se sospechaba y se temía que lo harían. Se acercaban las elecciones y tenían que hacer algo para recordarnos que siguen ahí. Como si tuvieran algún tipo de poder especial y pensaran que todavía pueden influir en alguna persona, aparte de a niñatos con media neurona que se unen a ellos o a los que lo ven como un negocio. Porque no nos engañemos. ETA hace mucho tiempo que dejó de ser un grupo armado que luchaba por sus "ideales" y se ha convertido en un negocio lucrativo del que viven muchas personas. Bonito vivir de la sangre derramada y del chantaje...¿se puede dormir tranquilo con las manos manchadas?.
Porque, a ver, hagamos memoria: ¿por qué se creó la organización terrorista ETA?. Quizás en sus principios, hubieran logrado alguna simpatía y algún apoyo mayor que el de ahora por mi parte y por la de un sector amplio de la sociedad al luchar contra la dictadura.
Pero como ya he dicho y no me canso de repetir, hace muchos años que no tienen justificación ni deberían de tener oportunidad de ser escuchados, porque vivimos en una DEMOCRACIA. Y porque se pierden todos los derechos desde el primer momento en que secuestras, asesinas o estorsionas.
Algo han conseguido con el asesinato de hoy, eso es verdad. Yo pensaba escribir sobre las elecciones y sobre mi opinión al respecto (la niña de Rajoy tiene tanto para comentar)...y he acabado hablando de unos autenticos hijos de puta asesinos.
Lo que tengo claro es que si pretendían conseguir algún cambio para el domingo, no van a obtener sus frutos.
Yo no voy a cambiar mi voto por ellos ni por nadie. Por la derecha, sólo para conducir.

Había mono

Pues sí, tenía mono de subirme a un escenario. Y cuando hay ganas de hacerlo, aunque sea por unos pocos minutos y no exactamente con una obra de teatro, no lo piensas ni un minuto. Si además es por una buena causa, es todavía mejor.
Este sábado actuaremos un improvisado grupo de teatro, "Solos no somos nadie", formado por José Borbolla, Joaquín Izuel, Maite Fernández, Cristina Allende, Carol Aguado, Mª Luz Molina y Maika Mantilla, una servidora (foto no hay todavía del grupo, así que he puesto a Joaquín y a mí en una anterior actuación). Haremos una particular adaptación de una conocida canción que hemos llamado "Dos hombres...y que destino". Es decir que no sólo Rodolfo Chikilicuatre será el que haga el friki el sábado por la tarde...
Es algo casi improvisado con tres días para prepararlo. Vamos, que no será una actuación genial, pero que nos quiten lo bailao...nunca mejor dicho.
Además, como ya he dicho, es por una buena causa. Actuamos junto con varias artistas del panorama cántabro, como el Show de Rumisa, los Hermanos Cossío, los Hermanos Agüero, Jose Antonio Pérez...con el fin de recaudar dinero para los daños que ocasionó un incendio en un taller de coches y la vivienda contigua. No hubo heridos, pero sí deben de empezar una nueva vida, desde cero. Aunque por lo que está pasando últimamente alrededor mío, con amigos y familia, donde esté la salud, que se quite el dinero...
Será mañana sábado, 8 de marzo, a las 19:00, en el Pabellón Municipal de Vargas. La entrada será de 5 euros (con merienda gratis), aunque también hay una cuenta de Caja Cantabria: 2066 0016 64 0900081577.

miércoles, 5 de marzo de 2008

Invierno Eseoese



De nuevo voy a hablar del grupo teatral La Ortiga TDS. Y es que no me canso de hablar de ellos. Pena que no pueda verles tanto como quisiera. Espero que vuelvan pronto por Cantabria o me pueda yo desplazar a donde actúen. No sería la primera vez ni la última que me moviera a otra ciudad para disfrutar de una buena obra de teatro.
Santi Litago, uno de sus componentes (gracias Santi), me ha pasado un enlace del youtube con su nuevo montaje, "Invierno eseoese". Y tiene muy buena pinta. Elemental, querido Watson. Lleva la marca de La Ortiga.
Invierno eseoese es una obra teatral basada en un relato premiado de Javier Izcue. Para más información, leer lo que de ella se habló en el Diario de Navarra. ¿Apetece, verdad?. Pues para poner más la miel en los labios, el video del Youtube que veís arriba.
Es una obra destinada al público infantil, pero no me cabe la menor duda de que gustará tanto a niños como a adultos.
Les deseo toda la suerte a este genial grupo en su ya sexto montaje teatral. Tienen algo especial en sus actuaciones, algo aparte de su tendencia a la denuncia social. Llamadlo magia, arte, buena interpretación, buena escenografía, buena dirección...sea lo que sea, llegarán lejos, seguro. Y yo no pienso perderme su trayectoría, que seguro que será ascendente y sin paradas.
¿Qué serían de nuestras vidas sin personas como los integrantes de La Ortiga TDS, que nos ayudan a soñar despiertos y levantarnos de las butacas con una sonrisa y la conciencia activa?.
General Invierno, denos otra oportunidad. Prometemos portarnos bien y tratar como se merece a la naturaleza.
¡Ah!. Y yo quiero chocolate con bizcochos en la próxima actuación.

lunes, 3 de marzo de 2008

Diálogo absurdo

Desde que hace años leí "Tres Sombreros de Copa" de Miguel Mihura, me fascina el teatro de lo absurdo y el humor ídem.
Y que se le va a hacer...hoy me siento absurda y me ha dado por escribir un diálogo absurdo...pero escribo...voy reordenando el armario.

DIÁLOGO ABSURDO

- Perdone, señorita…-
- Señora.-
- Señora…perdone. ¿Nos conocemos de algo?.-
- No, no creo.-
- Es que su cara me suena…-
- Pues mi cara no suele sonar…sólo cuando me doy un golpe en ella. Pero apenas se escucha. Con todo, tutéame, que hay confianza.-
- Entonces nos conocemos.-
- Ya le he dicho que no.-
- También tú puedes tutearme.-
- No sé, me da cosa…me parece una falta de respeto tutear a alguien con el que no tengo confianza…-
- Pero si me acaba de decir…bueno, es igual. Repito que la conozco de algo, aunque no sé muy bien de qué. ¿Dónde estudió o donde trabaja?. ¿Por dónde suele salir?.-
- Me parecen demasiadas preguntas…¿quiere usted ligar conmigo?. Es que tiene poca imaginación, la verdad.-
- No, no se confunda. Simplemente quiero saber si nos conocemos, porque su cara me es familiar.-
- ¿Familiar?. ¡Ah, claro!. Me debe de confundir con mi hermana gemela.-
- ¿Tiene usted una hermana gemela?.-
- No, no, soy hija única. Se está usted poniendo muy pesado…-
- ¿Pesado?. No crea, siempre me han dicho que tiro más bien a delgado, a poca cosa. De hecho, los amigos me dicen que debería engordar…-
- Tampoco le estoy pidiendo que me cuente su vida. Mire, tengo prisa…dentro de cinco horas he quedado a cenar en el “Don Miguel”.-
- Disculpe de nuevo…¿está muy lejos ese restaurante?.-
- No, no, en diez minutos llego andando.-
- ¿Desde su casa o desde la mía?.-
- Usted me desconcierta. Desde la mía, por supuesto. Ni siquiera sé donde vive usted…-
- Bueno…es que yo vivo aquí.-
- ¿Aquí?. Imposible. Me habría dado cuenta. Mi casa no es tan grande. Por lo menos en el pasillo nos deberíamos haber tropezado alguna vez. Tiene mucho tránsito, ¿sabe?.-
- Debe de haber un terrible error. Yo vivo aquí desde hace dos años. Creo que me habría dado cuenta de no vivir solo.-
- ¿Es qué no me cree, piensa que estoy loca?. Sólo estoy loca los martes, caballero, y hoy es jueves. ¡Si tengo el salón lleno de fotos mías!. Mire, sin ir más lejos, esta la saqué en un viaje que hice a Egipto por mi luna de miel…que divertido, el hombre que sale a mi lado se parece mucho a usted.-
- ¿Yo en Egipto?. Lo dudo. Odio las pirámides y allí hace mucho calor.-
- ¡Qué curioso!. Mi marido siempre dice lo mismo…-
- ¿Y cuándo se casó usted, si no es mucho preguntar?.-
- Hace exactamente dos años, cuatro meses y tres días.-
- Vaya, parece que hablara de una condena.-
- Puede ser.-
- ¿Sabe?. Yo también me casé hace unos dos años. Lo que no recuerdo es el tiempo total de mi condena.-
- Los hombres son así de descuidados con las fechas. Menos mal que a las mujeres no nos pasa eso. Solemos tener buena memoria.-
- Ya veo, ya. Bueno, estoy disfrutando de esta conversación, pero me tengo que marchar. He quedado con mi mujer dentro de cinco horas en el “Don Miguel”.-
- Tiene aún tiempo. ¿Está muy lejos?.-
- No, no crea. Desde aquí llego en diez minutos andando…Bien, ha sido un placer hablar con usted. Espero que nos volvamos a ver.-
- Uf, lo dudo. Esta ciudad es muy grande, ¿sabe?. Y yo no suelo salir mucho de casa.-

Dedicado al gran Miguel Mihura...salvando las distancias, por supuesto...