jueves, 27 de marzo de 2008

En el borde

Pues siendo hoy el día mundial del teatro, no encontraba mejor ocasión para hablar de una sala teatral que me encanta y de dos obras fascinantes que he visto en ella.
Iré por orden. Porque voy a publicar dos entradas. Dos entradas seguidas, pero dos entradas al fín y al cabo. Cada obra es tan buena, que se merece no compartir post.
Lo malo de comentar una obra a meses de haberla visto, es que no puedes reflejar de igual manera las sensaciones que ha provocado.
Un amigo mío, Alex, trabaja en la Sala Triángulo. Y me he enamorado de esa sala teatral y de todos los que trabajan en ella. Se ha convertido en cita obligada siempre que voy a Madrid.
Y si alguna vez voy a vivir a la capital, me convertiré en cliente asidúa, sin ninguna duda.
Y mí favorita después de Alex es Ana, que siempre te recibe con una sonrisa en la barra, ya que es un Café Teatro. Para más información, es la de la izquierda de la foto. Que majuca es.

Pues me estrené en la Sala Triángulo con "En el borde", de producciones Lanegra. Es una fusión de teatro-danza. Me encanta este tipo de obras en las que se unen dos de mis pasiones. Y no, lo del baile no lo practico, a no ser que valga el "estilo libre".
Pero volvamos a la obra "En el borde". Ha sido escrita y dirigida por Daniela Pintado, así como interpretada junto con otros dos actores, Francisco Abarca y Alberto Gómez. Hay un cuarto actor, que alguna vez sustituye a uno de ellos (como en el caso en el que fui yo). Y ya siento no poder decir su nombre. ¿Excusa?. Esa tarde yo tenía un trancazo de mil pares de narices y no estaba muy sociable. No hablé con ellos y eso que me quedé con ganas. Y la lástima es que precisamente el actor cuyo nombre no puedo dar (no me lo perdono) es precisamente quien más me gustó, aunque los tres estuvieron sensacionales.
Comienza así: "Somos tres, ni uno, ni dos, tres." Y los tres intentan expresar las etapas de la vida, los miedos, las inseguridades, los cruzes de miradas, el ir y venir de personas en nuestro camino vital...y de la importancia de las apariencias, con máscaras que nos ponemos o nos quieren poner, perfectamente explicado con el uso de máscaras neutras (si no me equivoco con la definición).
Para conocer más de esta obra, sinopsis, ficha técnica y demás, podéis leerlo en redcasting.
Como ya he dicho, disfruté, reí, me emocioné...me tocó hondo.
Me llevé un recuerdo muy especial, un marcapáginas que no se vé muy bien en esta foto. Una pena.

En este marcapáginas se puede leer una frase genial: "Llévate tu puto cuerpo, llevátelo, que aún sin ti, me sigue mirando."
Pero si hay una parte de la obra donde se me pusieron los pelos de punta, me emocioné y hasta lloré, fue cuando los tres danzaron al son de Llorando.
Quiero volver a verla, quiero verla todas las veces posibles hasta que pueda quedarme con todos los matices, que hay muchos.
Sin más que decir, sólo agradecer como no pude hacer personalmente ese día el gran trabajo que hay detrás de "En el borde". Gracias.

4 comentarios:

  1. you love triangulo...








    me too!









    te esperamos por aqui vale?






    saludos de t2,







    triangulo

















    ALex*

    ResponderEliminar
  2. Alex: yes, I love triangulo. You too.;)
    Confío en que no tengáis que esperar mucho.
    ¡¡Muchos besazos, amore!!

    Echo de menos nuestras conversaciones telefónicas...

    ResponderEliminar
  3. ¿Y que yo nunca haya estado en esta magnífica sala?

    ...no tengo perdón de Dios...

    ResponderEliminar
  4. Hola Ana,
    pues sí, pues sí, ya te vale, vivir en Madrid y con lo que a ti te gusta el teatro no hayas ido aún a la Sala Triángulo.
    La próxima vez que vaya, ya te aviso. Será un placer "presentártela".:)
    De "Dios", mejor no hablamos.:P
    ¡¡Besazos!!

    ResponderEliminar