viernes, 9 de mayo de 2008

¡¡Aleluya!!

¡¡Oh, sí, hermanos!!.
Ayer por la tarde Dios me habló. Sí, hermanos, sí. Una voz me dijo: "Maika, vuelve a entrar en internet e inténtalo de nuevo...ten fe, hermana."
Y abrí la página y comprobé que por obra de un milagro había entradas para el concierto de "The Comitmments". ¡¡Milagro!!. (Llamadlo milagro, llamadlo suerte...llamadlo que alguien devolvió las entradas). ¡¡Aleluya!!. ¡¡Todos conmigo!!. ¡¡Aleluya!!.
Llamé a mi hermano Pedro para que fuera al cajero más cercano a comprarme una entrada...¡y lo hizo!. ¡¡Oh, Dios, lo hizo!!.
Sólo tenía una hora para coger la entrada en Torrelavega y llegar al concierto a Santander.
Pero sabía que la mano divina me estaba guiando (mi sentido de la orientación es bastante malo).
Sabía que podía perderme, que no me lo podía permitir. Pero la Fuerza estaba conmigo (¿eso es la Biblia o de Star Wars?).
Llegué sin aliento cinco minutos después de las ocho y media...y una cerveza fría calmó mi sed.
¡¡Sí, mi sed fue saciada, y mis ojos pudieron ver, y mis oídos escuchar!!. ¡¡Aleluya, hermanos!!.
Cometí un pequeño pecado, hacer fotos en un concierto. Y sí, hermanos, fui castigada. No salieron bien.

¿Pero debía de quejarme de esto ante Dios?. ¡No, hermanos, no!. Porque había recuperado la fé. Tanto es así, que contuve mis impulsos cuando el gilipollas que tenía al lado (perdón, Señor, perdón) dijo "¿pero qué música toca este grupo?".
Me contuve y pronto le perdí de vista, porque sobre la sexta canción, algo o alguien me empujó a ponerme donde el escenario (bueno, vale, fue el cantante el que dijo que quien quisiera fuera para adelante).
Y canté, y bailé, y toqué su mano. ¡Oh, Señor, su mano!. No la mano de Dios, no, la mano de "Derek Scully" (Kenneth McCluskey). En un momento me sentí dentro de la película (sí, sí, mitómana, friki, bla, bla, bla).

De la banda actual sólo quedan dos de los originales (oooohhhh), el mencionado Kenneth McCluskey y el loco batería Dick Massey. Sin embargo, los sustitutos de esta genial banda irlandesa daban la talla (sin contar que el trompetista y el saxofonista creo que no habían nacido o eran unos bebés cuando se estrenó la película).
Hicieron un gran trabajo, sobretodo animando al público. Porque lo tengo que decir.
¡¡Los santanderinos son muy sosos!!. ¡¡Pero qué muy sosos!!. Lo que costó que ese teatro se moviera. Se podía ver quienes no éramos de la "capi". ¡¡Eramos los que bailábamos ya con las primeras notas!!. Ah, pero es que si eres de Santander no puedes moverte mucho, no te vayas a romper. ¡Luego me dicen que por qué me molesta tanto que fuera digan que somos de Santander en vez de Cantabria!. Cualquier comparación es mala, pero que te confundan con santanderina...
Menos mal que ahí estaba esta "showbanda" que desde las primeras canciones hicieron que todos nos moviéramos hasta terminar en una gran fiesta irlandesa donde sólo faltaban las cervezas (un error que no lloviera Guinness).
Y fue genial descubrir que no he perdido tanto mi nivel de inglés. Me hubiera perdido grandes bromas sobretodo del cantante Joe Walsh (la canción de The Simpson cuando fue presentado fue de lo mejor).

En resumen, hermanos, fueron dos horas de pura música soul, buen ambiente y cerca de la mitad de butacas vacías porque algunos preferimos estar de pie bailando y cantando junto con ellos.
Después de haber logrado esto, a ver si rezo un poco más y algún día vivo en directo una auténtica misa de Gospel. ¿Se ha notado mucho que me encantan?.
Así que como decía Jimmy en la película: "Damas y caballeros, hagan el favor de aplaudir con sus manos obreras a los salvadores del soul, el grupo más trabajador del mundo, sí, sí, sí, ¡los Commitments!."
Amén.

10 comentarios:

  1. sólo diré que te lo dije ;)

    ResponderEliminar
  2. enhorabuena!!!


    pero...


    em...
    ejem...


    creo que..



    beatles.




    tic tac...

    ResponderEliminar
  3. Gran sacerdotisa, disculpa, a este simple, que se quedó anclado en las músicas de los 70-80 y no acertaba a comprender tanta pasión desbordada. Siguiendo tus enlaces he podido comprobar que existen músicas mas haya de los 80.
    Celebro que pudieras disfrutar en la “capi” y celebro que, igual que yo, prefieras la denominación cantabra a la de santanderina, solo por comprobar que las viejas rivalidades entre las dos ciudades continúan. Que no decaiga.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Me alegro de que lo pasaras genial! Pocas cosas hay en la vida que recarguen tanto las pilas como un buen concierto.

    Un besazo!

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Hola a los cuatro!!

    Esther: ¿cuántas veces nos repetiremos eso de "te lo dije" la una a la otra?. Espero que muchas.;)

    Alex: sí, sí, no tengo perdón. ¡La culpa es de los Commitments!. Ya la puse, ya la puse. Espero que haya valido la pena.:)

    Fermín T: ¿sacerdotisa?. Que nivel. No me digas eso, que empiezo a hacer sacrificios en nada.:P
    Esas viejas rivalidades no mueren nunca. Y es que ya se sabe: "la ciudad de Torrelavega saluda al pueblo de Santander."Ja,ja,ja.

    Mescalino: pocas hay, pocas. No pongamos ejemplos, pero pocas cosas que hay que te den tanta energía para seguir subiendo la cuesta.:)

    ¡¡Besucos a los cuatro!!

    ResponderEliminar
  6. Me alegro de que los vieras y de que te gustara. Hubo unos amigos que fueron, que no los conocían de antes, y que no les gustó.

    A mí me hubiera encantado.

    ResponderEliminar
  7. ¡¡Hola Óscar!!
    Ya siento que tú no pudieras ir. Alguno de tus amigos te podía haber pasado la entrada.:)
    ¡¡Besucos!!

    Te debo una visita, lo sé.;)

    ResponderEliminar
  8. tia me alegro mucho que al final hayas podido disfrutar de este concierto!!!!!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. ¡¡Hola a los dos!!

    E.S.D.V.:gracias guapa. Así da gusto.;)

    Oscar: gracias a ti también. Te visito pronto, por no decir hoy.:)

    ¡¡Besucos a los dos!!

    ResponderEliminar