lunes, 12 de mayo de 2008

Maratón de Leonardo Sbaraglia

El sábado mi proceso gripal llegó a su estado máximo.
Por la mañana estuve participando en una Gymkana con unos niños encantadores, la verdad. Me lo pasé genial con ellos. Pero claro, me puse peor "de lo mío".
Por lo que lo único que podía y quería hacer el sábado por la tarde (aparte de escuchar por lo menos la voz de alguien especial) era tumbarme en la cama y dejarme mimar. Ya que no tenía cerca a nadie que me mimara, me tuve que mimar yo sola...
No podía escribir, no podía leer, no podía salir...así que me "automimé" con un maratón de un actor que me encanta y al que con suerte podré tener cerca dentro de poco...Leonardo Sbaraglia.
Ya le he visto en varias películas, como en Cleopatra (absolutamente genial) y como no, en Salvador (imperdonable no haber dedicado un post a una de mis películas preferidas).
El maratón consistió sólo en dos películas, ya que entre película y película, estuve entretenida en otras cosas. Lo que tiene estar enferma es que lo haces todo en cámara lenta. Para hacer la tarea más tonta puedes tardar el doble...en mi caso, el triple o más.
El maratón comenzó con "El concursante".

Me quedé con ganas de ver esta película cuando fue estrenada hace un año. La sinopsis me parecía interesante y su protagonista…simplemente me encanta. Sí, ya sé que lo he dicho, pero lo repito.
Y yo no sé que dirán los expertos, los críticos…a mí me ha fascinado: la historia, la manera de contarla, los personajes, la fotografía, los planos, todos.
No tengo queja de un solo minuto de los noventa. Ni tan siquiera el final agridulce. Es un final “de mi estilo”. Ya lo he dicho más de una vez: los finales felices, ideales, para los cuentos de hadas.
Al margen de que hay todo un equipo alrededor y a la estupenda interpretación de Leonardo como Martín Circo, debo rendirme a los pies de Rodrigo Cortés.
Yo no soy ninguna experta cinéfila (nada más lejos de la realidad), pero en mi humilde opinión Rodrigo supo atar bien. Escribió el guión, dirigió y luego se ocupó del montaje junto con Guillermo Represa. Repito, sin dármelas de experta, creo que es la mejor manera de que tenerlo todo bien atado y no llevarse un mal sabor de boca al ver el resultado final de “su creación”.
“El concursante” cuenta la historia de Martín Circo Martín, un joven profesor de economía que gana el mayor premio concedido en la historia de la televisión.
Después de ver la película, no sólo te entra un ligero escalofrío al pensar en ganar algo, sino que piensas en la suerte de todos los ganadores conocidos de concursos millonarios.
¿El dinero da la felicidad o te complica la vida?.
Interesante el blog al que he llegado buscando más información de la película. No tiene desperdicio.
Esta película quizás ha tenido la condena de ser española. Si mal no recuerdo, pasó sin pena ni gloria y me parece injusto. Es una buena crítica al sistema financiero, al mundo capitalista en el que todos participamos aunque no queramos. Eso sí todo sazonado con ironía y humor negro, para que no se nos indigeste tanta desagradable información.
Porque a veces lo importante es participar, porque si ganas…puedes perder mucho. Y cuando tienes tanto que perder, entras en un nuevo concurso, esta vez para sentirte ganador y poseedor de tu vida, aunque sea sólo por unos instantes y preso de la locura (aunque a veces cuando más loco pareces, más cerca de la verdad y la realidad estás).

Tras un ¿breve? intermedio, me dispuse a ver la segunda película que había elegido de Leonardo Sbaraglia: "Oculto".

Esta película es diferente. Me la bajé, perdón, la alquilé porque trataba del tema de los sueños, un tema que me interesa, que me ha interesado y que probablemente me interesará siempre.

La película empieza con una voz en off, cuyo narrador dice lo siguiente:

“Sueños, imágenes caprichosas que mezclan nuestros recuerdos, alborotan nuestra memoria durante noches y noches, horas y horas. Los sueños están ahí, cada noche, dentro de tu cabeza. Nadie puede verlos, excepto tú, porque son tuyos. Sin embargo, no puedes controlarlos. Dependen de sí mismos, aunque se alimentan de ti. Pero son simplemente, sueños. En los sueños todo es posible: volar, amar lo odiado, vivir lo que nunca has vivido, morir y volver a nacer. De los sueños puedes aprender, puedes olvidarlos. Lo único que no debes hacer jamás es depender de ellos. Porque ellos, los sueños, no respetan la razón ni el sentido. Por eso nadie debería entrar en los sueños de otro…nadie vivo.”

Hum...lo único que no debes hacer jamás es depender de ellos. Soy culpable. Soy de las que sueño todas las noches y recuerdo la mayoría de mis sueños. Y sí, les doy importancia. Algunos sueños me han marcado y me marcan. Y estoy convencida de que todos tienen significado, unos más, otros menos.
Pero al margen de mi opinión sobre los sueños, la película trata de algunos que creen en los sueños, en otros que no...y en otros que manipulan los sueños de los demás y con ello, sus vidas.
"Oculto" me gustó, pero removió demasiadas cosas (sobretodo por un personaje secundario pero importante en la trama, Javier). Y no me apetece nada dar explicaciones sobre ello. Así que no sé si aconsejar que la veáis o no. A mí no me vino bien verla...
¿El consuelo?. Que en la película el tiempo pone en su lugar a cada persona. Y para desgracia de algunos, en la vida real también pasa. Sí, lo siento, pero la verdad siempre sale a la luz, para bien o para mal. Y todo lo que siembras, lo recoges: lo bueno y lo malo.

Decididamente en este pequeño maratón cinéfilo, me quedo con la primera, "El Concursante".
Y termino con el segundo texto en off de "Oculto", de la magnífica voz de Claudio Rodríguez:

“No hemos inventado nada nuevo. Ni siquiera hemos aprendido a amar. Estamos perdidos, como en un sueño. El amor debiera ser un milagro, en el que soñamos la felicidad del otro. Por eso no creas nunca que el amor te pertenece, porque en ese preciso instante desaparecerá, como un sueño.”

5 comentarios:

  1. Maika

    Querida, cuánto tiempo; aquí pasando a saludarte. Confieso que no conozco las películas pero ¡vaya bombón! el Leonardito eh? Guapísimo. Fíjate que así en en esa foto le da un aire aun actor francés que me gusta mucho: Melvil Poupaud.

    Bueno pues a lo que vine: besos y abrazos

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Hola guapa!!

    Es verdad, cuanto tiempo. Y cuanto tiempo que no te visito. Con lo que eso conlleva. Porque no puedo evitar leer todas las entradas que me he perdido. Voy hoy sin falta.;)
    Hasta donde conozco tus gustos, me parece que más de una te iba a gustar.;)
    No conozco a ese actor francés, pero si se parece a Leonardo...
    Recogo tus besos y abrazos. Gracias.:)

    ResponderEliminar
  3. Maika,

    acabo de contestarte al comentario que has puesto hace poco en mi blog.

    Al respecto de esta entrada cinéfila a la que te comento, decir que me perdí en su día "Concursante", que me apetece mucho verla y que ya veré cuando la veo.

    Respecto de "Oculto", que sí la ví en su día, no me gustó mucho. Puedes ver mis opiniones de ella en
    http://blogs.ya.com/matutinos/c_29.htm

    Besos,

    Don.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Hola Don!!
    Siento las faltas de ortografia. Me he quedado sin tildes.:(
    No te pierdas esa pelicula. Ya veras, te gustara. Vere tu comentario de la pelicula "Oculto". Gracias.:)
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola Maika,

    buceando por tu blog, he revisitado este artículo tuyo (el único de cine) y en el que en su día te dejé ya un comentario hace justo un año y un día ...¡¡¡parece una condena!!! ... :-) ... y en el que te decía que todavía no había visto la peli "Concursante" de Rodrigo Cortés, y con Leonardo Sbaraglia.

    Pues bien, la vi en enero pasado, le hice su matutino correspondiente, que está en http://matutinos.blogspot.com/2009/01/concurso-vespertino.html , y que te adelanto que me entusiasmó el film, me pareció fascinante.

    Me despido. Besos,

    Donato.

    ResponderEliminar