domingo, 6 de julio de 2008

¿Qué me pasa doctor?

El otro día fui a consulta, a ver si encontraba solución a lo que me ocurría.
Me senté visiblemente preocupada y entristecida y comenzé a explicarle:
"No sé que me pasa doctor, vengo aquí desesperada buscando respuestas. Hace varias semanas que no me apetece actualizar el blog. Tengo que hacer un esfuerzo sobrehumano para hacerlo. De mi fotolog ni hablamos. Pero no solamente es que me desentienda de mi rincón. Ni siquiera leo mis blogs favoritos que antes revisaba diariamente. Ni contesto mis comentarios hasta después de varios días. Y no es que no tenga cosas que contar, ni ideas que escribir. Simplemente se me pasa el tiempo mirando al vacío y sólo poner mis dedos sobre el teclado me produce cansancio...
Para otros puede que esto no sea un problema. De hecho algunos me dicen que me viene bien desconectar de vez en cuando. Tampoco es que esté mal. Últimamente tengo muchos más motivos para sonreír que para lo contrario. Me han definido mi dolencia de varias maneras: vagancia, depresión, astenia...yo prefiero definirlo como desidia. Desidia. Suena a canción de bolero, o de tango. Sí, mejor de tango: tengo desidia en mi vida. Bonito título. Que más da que su significado no tenga mucho que ver con la realidad en sí...las demás definiciones tampoco me parecen acertadas...bueno, y aparte de todo esto, me duele algo la cabeza. ¿Me puede decir qué me pasa, doctor?."
El doctor me miró con una cara que no sabría explicar, entre confundido, enfadado y apenado.
"Maika, dos cosas. La primera, lo tuyo creo que no tiene remedio. Y si lo tuviera, yo no puedo hacer mucho por arreglarte la cabeza...quizás un lavado de cerebro. La segunda: ¡¡no soy doctor, soy pediatra; ya no eres una niña, madura de una vez!!.
Me marché con lágrimas de los ojos y una piruleta en la boca. ¡Tampoco es para ponerse así, un error lo tiene cualquiera!. Me abrigué e intenté cubrirme de la lluvia (¿de verdad que estamos en verano?).
Total, que lo único que he sacado en claro es que voy a actualizar más a menudo, a recuperar mis lecturas favoritas de blogs y a poner al día mi fotolog para conseguir estar mejor y que se me pase el dolor de cabeza...
Porque digan lo que digan, si no escribo, si no leo, mi vida no es mi vida...