martes, 2 de septiembre de 2008

Blog, blogger y demás

Como muchos sabréis, el pasado domingo 31 de agosto fue "El Día del Blog".
En varios sitios de internet se estuvo "celebrando" dicho día, cuestionando y opinando sobre lo que era o no era un blog, sobre quien puede ser considerado como blogger y quien no, como tiene que ser un buen blog, como tiene que ser un buen blogger, el contenido, el "continente", los temas importantes, los menos, los lectores, los comentarios, etc...
Todas estas lecturas (sin participación) me hicieron pensar...y eso es raro en mí. ¿O no?.
¿Esto es un blog?, ¿yo soy una blogger?, ¿mi blog es bueno o malo?, ¿mi contenido gusta o no?, ¿mi diseño deja mucho que desear o no?, ¿tengo pocos lectores o los suficientes?...
Y llegué a una única conclusión: me da igual.
Estoy cansada de que la gente ponga etiquetas a todo y decida lo que es bueno o lo que es malo, lo que vale o no vale.
Estoy harta de que intenten definir mi blog y ponerle defectos. Y sí, soy consciente de que una vez que te "muestras" en la red, tienes que tragar con lo bueno y con lo malo.
Más de una vez me han dicho que mi blog no es "definible", que toco "varios palos". Algo que debe de ser un error o un problema. Parece que los blogs "temáticos" tienen más nivel y prestigio que los que hablan de temas variados.
Sé que mi blog puede considerarse un caos: un día publico un relato; otro día mis inquietudes y mis pensamientos sobre el "arte de escribir"; al siguiente hablo de teatro, cortometrajes y otros "sueños ajenos" con los que disfruto; y lo peor...a veces tengo la osadía de exponer mis opiniones y (¡oh, Dios Mío!) contar alguna experiencia personal.
¿Conclusión?. Mi blog no sólo no es temático, sino que además...¡es un blog personal!. Lease:un diario para los que intentan menospreciarlo. Eso se supone que es un insulto: "es que tu blog es personal. El mío sin embargo es temático (cine, televisión, tecnología, informática, música) y por lo tanto es mucho más "cool" y más profesional." O sea...el blog no personal pero sí temático es superdivino de la muerte, lo más de lo más.
Pues mis más sinceras disculpas a todos los que se ofenden con mi blog o no lo ven suficientemente digno para sus extraordinarios ojos y su estupenda mente.
Lo siento, pero no estoy dispuesta a abrir varios blogs: uno para los relatos, otro para el teatro (por dentro y por fuera), otro para mis opiniones, otro para mis "críticas", etc...
Y puedo asegurar que mi blog no es un diario. Escribo diarios "en papel" desde niña y para mí que no, que no se parecen en nada...
Hace poco me dijeron: "es que tu blog no encaja porque habla de tus cosas personales, tus vivencias". ¿?. ¿Mande?. ¡Claro!. Es mi blog, no el del vecino de arriba (otro ejemplo de que esto no es un diario: no tengo vecinos arriba).
Y ahora que nadie se entera, voy a confesar un secreto: en ocasiones veo muertos...no, eso no era...en ocasiones (la mayoría) meto ficción también en lo que se supone que es una "entrada personal". En resumen: que quien quiera saber de mi vida, algo se enterara leyendo este blog, pero no mucho. Algunos de mis gustos, algunos de mis sueños, algunas opiniones, algún relato de los que escribo (no todos los subo aquí)...eso sí. Mi vida, mi día a día...de eso poco y al revés.
Bueno, voy a ir terminando esta entrada, que si yo me estoy cansando de escribirla, no digo los pobres que os esté tocando leerla.
En resumen: no sé si esto es un blog, si yo soy una blogger, si es bueno o malo, si le falla el contenido o el continente, si interesa o no, etc.
Sólo sé que me gusta escribir aquí. Que septiembre me ha traído suficiente energía y actualizaré más a menudo. Que tengo varias ideas, nuevas secciones y ningún pelo en la lengua. Que lo siento, pero voy a seguir hablando de experiencias personales, sobretodo ahora que se acerca un futuro lleno de cambios.
Los que estéis a gusto visitando este rincón, bienvenidos.
Los demás lo tenéis fácil: cerrad la ventana y no volváis. Es lo que yo hago como lectora cuando no me gusta un blog.