sábado, 18 de abril de 2009

Nunca es tarde para no olvidar

En estos meses de mudanza he perdido la oportunidad, pero no las ganas, de escribir sobre ciertos acontecimientos, ciertas fechas, ciertos días que no puedo dejar pasar de largo solamente porque ya hayan transcurrido semanas e incluso meses.
Un blog puede tomarse una pausa. Pero la vida no se detiene. Y la muerte tampoco se toma vacaciones.
Entre las entradas que quedaron sin escribir pero que permanecen en mi memoria y en mi particular rincón de "entradas pendientes", no podía faltar esta.
Un domingo que prometía ser soleado se llenó de nubarrones con la noticia de una muerte: inesperada la de Pepe Rubianes. Digo inesperada porque siempre pensé que iba a vencer al cáncer. Ya había salido ganador de otras duras batallas...
Pepe (lo llamo por su nombre porque siempre lo tuve como alguien cercana) fue sobretodo un hombre de teatro, pero el primer recuerdo que tengo de él es en la televisión por su papel de Makinavaja. Sí, sé que no es el mejor medio de conocer a un actor.
Más tarde conocí al actor teatral y al "personaje". Porque Pepe era todo un personaje, dicho con todo el cariño.
Es lo maravilloso de personas como Pepe Rubianes. Ha dado tantas anécdotas divertidas, tantas risas, tan buenos momentos...que no puedes evitar recordarle con una sonrisa,;la misma sonrisa que casi siempre iluminaba su rostro.
Pepe Rubianes, como la mayoría de las personas, tenía varias capas. Algunos se quedaban con la capa superficial, la que "más ruido" hizo. Otros preferimos "investigar" más y descubrir (o intentarlo) todas ellas. Nunca sabrán lo que se perdieron los "algunos".
Personalmente diré que ha sido bueno que esta muerte me pillara en Cataluña, donde se destacó más al artista y a la buena persona que al polémico ¿antiespañol?. Años de excelente carrera profesional y gran calidad humana para que te recuerden por una entrevista...diría que Pepe se revolvería en su propia tumba, pero no lo veo así. Más bien le veo riéndose de todas estas personas "políticamente correctas" como lo hizo en vida.
¿Qué decía siempre lo que le apetecía, gustase o no?. Pues ole por él. Todos deberíamos aprender esa lección.
Parece que algunas cosas sólo se pueden decir en la intimidad, para no asustar a una sociedad como la que tenemos hoy en día.
Tal vez algunos olvidan que Pepe era gallego de nacimiento. Y si se quedó en Cataluña a vivir y estuvo tan bien... no sé, quizás los catalanes no son tan malos ni tratan tan mal a los "no-catalanes". Pero me estoy desviando del tema.
Aunque tarde, queda aquí mi pequeño homenaje a Pepe Rubianes, alguien que me hizo disfrutar y del que algo aprendí...como de todos los buenos artistas.
Dejo el final en manos de un amigo (suyo, no mío):



Y un simple ejemplo de lo que puede crecer alguien sobre un escenario:



Porque nunca es tarde para no olvidar a un gran actor.

5 comentarios:

  1. En mi opinión, los españoles no estamos preparados para aceptar que nuestros artistas tienen su propio ideario y cuando lo hacen público, surge la polémica. No hay más que ver la de enemigos que se ha ganado "el clan de la ceja". ¿Quien ha olvidado aquella gala de los Goya donde lo más pronunciado fue el no a la guerra?
    Nada más lejos de mi intención que poner de ejemplo a los USA, pero allí es habitual que uno y otro candidato estén apoyados por actores, cantantes, presentadores de tv... y nadie lo ve raro ni crea polémicas.
    Ese fue el "error" (con muchas comillas) que cometió Rubianes: habló en un país que no está dispuesto a escuchar según qué cosas.

    Y dicho todo esto, ¿verdad que me dejas hacer una reflexión? ¿Por qué demonios tiene uno que morirse para que le reconozcan su trabajo?

    Ea, ya me he desahogado!

    Besos, guapa!
    Blanca

    ResponderEliminar
  2. Maika

    Querida me siento absolutamente ignorante sobre este personaje, pero comparto la esencia de tu mensaje: nunca es tarde para no olvidar.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Siempre se está a tiempo para recordar. Era este un artista como la copa de un pino y un gran tipo, al menos a mi siempre me dio esa impresión.
    Por cierto, ahora que hemos recuperado tu dirección, seguiremos a la escucha de tu nueva propuesta.
    Saludos vecina.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Hola a los tres!!

    Blanca: ay, el clan de la ceja...
    Tienes toda la razón, y de hecho me has dado una idea para una entrada.
    Vivimos en un país que no está preparado para escuchar opiniones "contrarias" a las suyas, y donde nos encanta etiquetar a las personas.
    Como tú dices, parece que Rubianes cometió un "error fatal" por decir lo que pensaba. Ni los que se suponen que son patriotas, no lo son tanto, y al revés.
    Y sí, otro "pecado" de esta sociedad.
    Mi abuelo siempre decía: "mal día el de las bienaventuranzas".
    Y yo añado: "mal día cuando recibes homenajes, medallas y reconocimiento a tu trabajo".
    Probablemente si no estás en el otro barrio, estás a punto de hacer la mudanza...

    Marichuy: te aconsejo que lo conozcas. Porque nunca es tarde para disfrutar de un buen artista.
    Y sí, me repito, nunca es tarde para no olvidar.

    Fermín: es la misma impresión que siempre he tenido también, sin haberle conocido. Aparte de su arte...pienso que los ojos no saben mentir y la mirada de Pepe no escondía maldad.
    Me alegro de tenerte por aquí.
    Habría sido una lástima que con la mudanza, nos habríamos perdido por la blogosfera y perderte como lector y genial comentarista. ;)
    Aunque estamos tan cerca, que con una voz casi que te podía haber avisado.Ja,ja,ja.

    ¡¡Besucos a los tres!!

    ResponderEliminar
  5. En fin, he estado viendo por enésima vez ese trozo de video de Rubianes sobre el trabajo( ya sabes que dignifica y te pule xD), y en fin, no puedo dejar de reir...Siempre que veo Rubianes Solamente es no parar de reir. Este ha sido el legado que nos dejó. Qué pena que no siga viviendo para seguir sacando carcajadas hasta llorar! X___D

    Un besito

    ResponderEliminar