miércoles, 9 de septiembre de 2009

Pensar demasiado

No sé cual fue mi primer pensamiento. Pero por lo menos sí sé cual será el último de esta noche frente a mi ordenador.
Está dentro de mis defectos-virtudes: pensar demasiado. Lo que realmente me cuesta es dejar la mente en blanco...es tan difícil para mí.
Una tarde me dio por pensar: ¿a quién le puede interesar lo que escribo?. Una frase que rondó durante mucho tiempo por mi cabeza y llegué a decir en alto.
Por supuesto siempre hay un alma caritativa que te muestra su interés.
El problema es que eso no es suficiente puesto que soy muy cabezona (no sé muy bien si tendrá relación el mucho pensar con esto) y tenía que convencerme a mí misma.
Pasaron días y noches, con sus soles y sus lunas, con sus quiero y no puedo incluidos, con sus quizás mañana también.
Se acaba perdiendo el sentido del tiempo. Van pasando las semanas, los meses...hasta que llega el último pensamiento de esta noche frente a mi ordenador: ¿por qué no?.
Sólo espero no despertarme y pensar: ¿y por qué sí?.
¿He vuelto?.

3 comentarios:

  1. Querida Maika

    Meses sin saber de ti.

    Pues ya somos dos, no digo que yo piense cosas harto profundas, pero de que mi cabecita trabaja de más, la pobre, así es.

    Mi abuelita me decía así "M'hijita ya no seas tan cabezona (es decir terca)”

    Besos; me dio mucho gusto leerte.

    ResponderEliminar
  2. Pues no es por hacer ningún tipo de caridad, pero aquí hay uno que encuentra a faltar tus relatos. ¿Nos volverás a regalar alguno?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Hola a los dos!!

    Marichuy, soy un desastre. No sólo tengo abandonado el blog, sino también a mis bloggers preferidos.Gracias por seguir pasándote y seguir escribiendo en tu blog.:-)

    Fermín, espero regalar alguno pronto. Muchas gracias por tu "caridad".:-)

    Besos a los dos

    ResponderEliminar