lunes, 24 de mayo de 2010

Lost/Perdidos


[SIN SPOILERS]

Todo comenzó hace unos seis años. Recuerdo que vi esta foto (o una parecida, perdonad mi mala memoria) en una revista de cine. Anunciaba el comienzo de una serie titulada "Perdidos", que estaba siendo un éxito en EEUU y prometía igual resultado en España. El argumento en sí no me llamó especialmente la atención: narraba la historia de los supervivientes de un accidente de avión en una isla. Pensaba en náufragos relacionándose entre sí, intentando sobrevivir en una isla desierta, esperando alguien que los rescatara...¿se podía sacar mucho jugo de tal argumento?. No estaba muy convencida, la verdad.

Pronto comenzaron las promos en la cadena FOX. Pensé "puede ser entretenida, vamos a darla una oportunidad". Una aficionada a las series como yo no suele dar un no como respuesta a un primer episodio.
Así que una noche vi el piloto en el salón de mis padres, en compañía de ellos y de mi hermano, que era al fin y al cabo el que estaba más interesado en verla.
No hace falta recordar el principio, pero me daré el gusto: un ojo verde se abría y veíamos a un hombre trajeado tumbado en el suelo. Sinceramente, lo primero que me vino a la cabeza fue: "pues sí que está preparado este para sobrevivir en una isla...". Fue el primero de todos los supervivientes del Oceanic 815 que fueron apareciendo en la pantalla.
Pobre de mí, no me daba cuenta de lo que estaba a punto de comenzar, y de la importancia que iba a tener en los siguientes años la vida de esas personas en la mía.
Semana tras semana, toda la familia nos reuníamos a verla, enganchados a la historia de unos personajes que no esperaban precisamente la llegada de ayuda sentados en la playa tranquilos y mucho menos aburridos...

No voy a contar el final (que a mí me ha encantado), no voy a discutir sobre posibles teorías, ni voy a detallar los posibles errores de desenlace...
Un buen amigo mío siempre me ha dicho que lo importante no es el final, sino lo que hemos recorrido con ellos en este viaje. Y es lo que quiero explicar, mi experiencia como espectadora y fiel seguidora de "Perdidos" o "Lost". Porque comencé a verla como "Perdidos", pero el maltrato de esta serie en la televisión y la impaciencia por ver el siguiente episodio, me llevó pronto a verla en VOS, quedándose en "Lost"...

El viaje ha sido apasionante: a unos los he odiado, a otros los he amado; eso sí, ninguno de los personajes han pasado de largo sin mi atención. ¿Alguno preferido?. Mentiría si dijera que no. Durante mucho tiempo fue Sawyer, aunque últimamente tenía que compartir el puesto con Desmond. Aunque no es que tuvieran demasiada distancia con los demás...
Esta misma relación amor-odio la he mantenido con los guionistas. A veces les he llegado a maldecir y más veces no podía más que hacerles una reverencia.
Pero pienso que entre todos han conseguido llevarme a este juego de preguntas que no terminaban con el final de una temporada: la llegada de algunas respuestas venía siempre acompañada de otras preguntas sin responder.

Yo sólo puedo agradecer tantos buenos momentos llenos de emociones encontradas, minutos de entretenimiento y de conversaciones que iban más allá de la duración de un episodio: porque quienes hemos sido seguidores "losties", a los que no nos importa que nos llamen frikies, siempre nos encontrábamos y no podíamos dejar de hablar, de opinar, de adivinar, de preguntar, de responder, de imaginar...

El final ha llegado esta madrugada. Ha habido lágrimas de tristeza y de emoción, nervios y piel de gallina. Después un vacío y la esperanza de saber que este viaje no termina aquí. Que aunque ahora pueda sonar estúpido o exagerado, es así: sé que pasarán los años y se seguirá hablando de los pasajeros del vuelo 815, de la iniciativa Dharma, de los Otros, del humo negro, de la constante, de teorías, de desilusiones, de agradecimientos...y que podré decir: "yo fui una lostie, yo tuve el privilegio de ver y vivir esta magnífica serie y para siempre tendrá un hueco en mi corazón y en mi memoria."
Una serie que no te deja indiferente, para bien o para mal, tiene que formar parte de la historia.
Cada persona tendrá su punto de vista, su opinión. La mía es que he disfrutado y me he quedado con ganas de seguir viajando y viviendo con ellos.

Podría decir más, pero no espero que esto se convierta en un ensayo ni en un testamento.

Namasté, hasta siempre. Nos encontraremos en algún lugar.