sábado, 26 de marzo de 2011

Nos ha dejado la gata de los ojos violeta


Con retraso por las no tan avanzadas tecnologías, mi sincero homenaje a la bella gata de los ojos violeta, una mujer que era imposible que pasara desapercibida tanto dentro como fuera de la gran pantalla.
Para mí siempre será la gata sobre el tejado de zinc. Un tejado de zinc caliente y una gata herida irremediablemente enamorada de un hombre atormentado y tormentoso, pero ¿quién podía resistirse a él?. Como no sentirse un poco gata al menos con esta película. Una gran película con grandes actores.

Si la envidié en otro momento, fue en "Gigante", por ser el bello deseo de James Dean...Que ganas de haber estado un poco en tus zapatos, y ser testigo de aquellas confidencias entre los dos...


Es curioso pensar que pocos quedan de aquella gloriosa etapa de Hollywood. Algunos nos dejaron muy pronto, otros nos han acompañado más.
Lo que está claro es que aquellos tiempos llenos de glamour ya no volverán...
Las "estrellas" de ahora ni de lejos brillan como las de antes. Ni el "photoshop" lo consigue.



Nos ha dejado Elizabeth Taylor, que fue una superviviente, un ejemplo vivo de lo que la gente puede pasar y sobrevivir, tal como ella se definió en una ocasión.
Y me despido con otra gran frase que dijo en su momento: "Las ideas mueven el mundo sólo si antes se han transformado en sentimientos".


Descansa en paz, gran Elizabeth Taylor...ni me imagino el recibimiento que habrás tenido allí donde estés. 
Será una fiesta digna de los años dorados...

3 comentarios:

  1. Me encanta el final, imaginándome esa gran fiesta con todos los del tristemente desaparecido star-system. A la manida pregunta: ¿En qué otra época hubieras querido vivir? Viviría en el Hollywood dorado, como artista. Pero sin dudarlo.

    ResponderEliminar
  2. Y mi blog por qué no aparece nunca a la derecha? Y actualiza más, coño!

    ResponderEliminar
  3. Ethan,
    mira que iba a ponerlo al final del post...que si tú y yo pudiéramos viajar en el tiempo, seguro que teníamos claro donde queríamos ir.
    Aunque fuera por un día, una de esas fiestas del Hollywood dorado. ¡Ay!. ¡Qué inventen una máquina del tiempo ya!.

    Ya deberías saber por que no actualizo más de lo que me gustaría. No puedo hacerlo desde el móvil.
    Estoy probando de escribir unos cuantos y programarlos. Es la única manera por ahora.
    Porque tengo varios posts pendientes para hacer.

    Y lo de tu blog, lo arreglaré. ;)

    Besossssssss

    ResponderEliminar