lunes, 11 de abril de 2011

Decepción con twitteratura

Hace dos semanas, se falló el concurso de twitteratura, organizado por hipermédula. Era su primera edición y lo cierto es que esperaba algo más de una iniciativa que en principio parecía interesante. No voy a explicar todas las bases del concurso, ya que he puesto el link y no le quiero dar mucha publicidad, ya que como leéis en el título de este post, al final resultó ser una decepción.
¿Decepcionada por qué no gané?. No, de hecho ni lo esperaba. Conozco lo suficiente el mundo de los concursos literarios para no esperar mucho de ellos, sobretodo porque el jurado era iberoamericano. Sí, porque a pesar de que esto pueda sonar ofensivo, no hablamos el mismo idioma. 

Tampoco es una crítica, cuando de hecho, se podía participar también con el portugués.
Con todo, habría sido muy extraño que un español ganara. Lo siento, cada día estoy más cansada de lo políticamente correcto y de que a la mínima te tachen de xenófoba o de racista. Cada vez existan más razones inexplicables para pedir perdón.
Pero sigamos con el concurso.

Sí, estoy tan decepcionada que hasta he pensado en la manera de retirar mis textos de allí. Porque me siento engañada y estafada.
Sé perder, estoy acostumbrada. Y reconozco que he leído tweets participantes buenos, muy buenos. Sin embargo, que me perdone, pero el autor del tweet ganador no está entre ellos.
Ante ustedes el ganador:
"Esta es la breve historia de un tweet que bajó y bajó por la pantalla hasta que desapareció".
¿Bueno, eh?. Tiene tantas cosas que sacar, tanto contenido, tanta historia...hay una niña de cuatro años en mi barrio que creó que me  contó algo parecido, pero en vez de un tweet era un pato...lo grandioso es que puedes poner cualquier palabra en lugar del tweet...¡y tendrá lógica!. Claro que la clave aquí para ganar es usar "tweet".


Veamos las opiniones del jurado y lo entenderéis. 
“A diferencia de la mayoría de los textos que sólo eran un microcuento tradicional, este autor sí se hizo cargo del formato específico. y no se resuelve en un final sorpresivo o anecdótico, sino que es simplemente fugaz, igual que un tweet.” Felipe Cussen.
“Este tweet es la síntesis entre el microrrelato y el twitter, es La Twitteratura en Sí!” Ivana Vollaro.

Lo he transcrito textualmente. No he añadido ni una coma.

Y aquí es donde me he llevado la decepción. La temática era libre y perdónenme señores, yo interpreté que era un relato hiperbreve. Si hubiera sabido que tan sólo con poner tweet iba a tener posibilidades…un breve ejemplo:
“Entre tweet y yo hay cientos de followers que nos separan”
“Retwitteame si aún me echas de menos y entonces no te seguiré mandando tweets con mis palabras rotas”

Tonta de mí, repito, que pensaba que era un concurso de relatos hiperbreves y de temática libre. Por supuesto, ni gané, ni obtuve mención, ni tan sólo quedé entre los mejores 100 tweets.

Este post espero que lo lean los amigos que me dicen que por qué no me presento a concursos literarios, que seguro que ganaría. Porque me niego a gastar tiempo e imaginación en intentar escribir el mejor relato que puedo y ver estos resultados. No solamente no ganas, si no que puedes comprobar, como en este caso, que el ganador tiene baja calidad. Para gustos se hicieron los colores.
Todo sumado y añadiendo que mi compromiso con la literatura es serio, a esto le han seguido días de impotencia y de bajada de autoestima y seguridad en mí misma, preguntándome si realmente sirvo para esto…

De ahí, que haya esperado varios días para escribir mi opinión sobre este pseudo concurso (en el que por supuesto no volveré a participar). Si lo hubiera escrito al día siguiente del fallo del concurso, estaría aún más cargado de veneno.

Después de todo lo dicho, y puesto que este es mi blog, aquí tenéis los tweets con los que participé en twitteratura, y que a mí naturalmente, me gustan. Juzgad y dad veredicto:

Un instante fugaz bastó para saber que iba a amarle el resto de mi vida. Por eso, le busco en los ojos de todos los hombres. 

Maldito seas, escritor. Maldito, sí, por robarme frases que aún no se me había ocurrido escribir…

Siempre deseó pasar desapercibido, es lo que más deseaba en el mundo. Un día, al fin lo consiguió: se volvió invisible.

Escribió tanto en su vida, tanto, que cuando realmente tuvo algo que decir, ya no la quedaban palabras...

4 comentarios:

  1. No es por hacer la pelota, pero guapa... no hay color. Y no es mejor premio haber dado lo mejor de ti? Es un consuelo un poco triste, ya lo sé, pero a mi me gusta más cualquiera de los tuyos.
    Besos desde la soleada Cantabria (hala!) XD

    ResponderEliminar
  2. Hola Blanca,
    pues muchas gracias.
    Sí, tienes mucha razón. Al menos disfruté y me divertí participando.
    Siento el retraso en contestarte, pero han sido muchos días alejada del ordenador, en parte por disfrutar de la soleada Cantabria.Ja,ja,ja.
    ¡Besucos paisanuca!

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que el problema de base es que en las normas de participación no se especifica claramente lo que se pide, valora etc.Al igual ni los que propiamente abrieron ese concurso lo tenían claro! Si lo que se pide son decir 4 chorradas consensadas, eso en cierta medida lo puede hacer cualquiera...! Pero que lo hubieran dicho desde el principio es fundamental...En fin, yo creo que por estas cosas no te tienes que desanimar...Y si se presenta algun concurso de este tipo, igual es preciso a partir de ahora informarse ( vía email, o lo que sea si se puede), todo lo que se pueda antes de enviar nada.

    La cosa es que lo escrito por ti siempre tiene un aire de poesía....

    Un besico

    ResponderEliminar
  4. Estoy contigo, las bases no estaban bien planteadas.
    Buff...sigo desanimada, y ya veremos si tengo ganas de volver a concursar en algo...desde luego en twitteratura seguro que no...
    ¡Oh, qué bonita la última frase!. Gracias, gracias.
    Besosssssssss

    ResponderEliminar