viernes, 21 de octubre de 2011

¿Se ha acabado ETA?

No soy muy amiga de escribir de ciertos asuntos en mi blog, pero con el tema de ETA me cuesta mantenerme callada, y para muestra un botón.

Ayer ETA anunció que abandonaba la lucha armada. Y se montó una fiesta nacional. 
Y como me gustaría estar tan contenta como otras personas, que lo ven como algo histórico y el final de una pesadilla. Pero no es así, no me lo creo...
Comprendo que sobretodo ahora, cuando estamos sufriendo una crisis que parece que no va a acabar nunca y reina el desconsuelo y la desconfianza, necesitamos una buena noticia que nos vuelva a llenar de esperanza. Todos deseamos ver una luz al fondo del túnel. Por ello entiendo la alegría de mucha gente. Sin embargo, yo no me siento así. ¿Por qué?. 

Primero, estamos hablando de la palabra de unos terroristas que han mentido otras veces. Cómo confiar en personas que han matado, herido, extorsionado, secuestrado, aterrorizado, robado, etc...
Segundo, la banda está debilitada totalmente: miembros, armas, logística...
Tercero, han conseguido entrar en política a través de Bildu.

Aparte de estos puntos, dudo mucho que hagan algo sin conseguir nada a cambio. Veremos lo que nos cuesta esta presunta paz, y que ocurre si no obtienen lo que desean. Si las treguas pueden romperse, ¿no pueden romperse también las declaraciones de abandono de las armas?. 
Como ya han dicho varias personas, entre ellas el lehendakari Patxi López, no les debemos nada, más bien nos deben ellos a nosotros. Y todo lo que han hecho todos estos años es impagable. ¿Acaso se van a entregar todos los miembros de ETA que siguen en libertad?. ¿Van a devolver todo el dinero que han conseguido con el impuesto revolucionario?. ¿Van a devolver realmente todo su armamento?.
Lo que va a ser imposible es reparar todo el daño que han hecho, todas las vidas que han destrozado, todo el terror que han sembrado, todas las víctimas que han causado... 

Porque sí, nadie se va a olvidar de todos las personas que han sido asesinadas y de las que siguen vivas, pero con secuelas físicas y psíquicas para toda la vida.
Perdonad, hay gente que se olvida. Ellos, que sólo recuerdan en su declaración a sus compañeros caídos, encarcelados y exiliados en la "lucha". ¿Qué lucha?. ¿Desde cuándo terrorismo es sinónimo de lucha?. ¿Matar a personas inocentes y desarmadas es luchar?. Y mejor no mencionar a quienes hasta lo han comparado con una guerra...

A todo esto, se une la especie de parodia que hemos vivido con la "Conferencia de Paz" de San Sebastián, que a mí personalmente me dio vergüenza ajena. Unos personajes extranjeros que no tienen ni puñetera idea de lo que es ETA y que llevamos años viviendo lejos de la dictadura y en una democracia, dándonos lecciones y confundiendo churras con merinas. Pacificadores de una guerra que nunca ha existido, justificando las acciones de unas personas que luchan, (sí, según ellos, luchan) contra una represión política que hace tiempo que no existe.  
Ahora resulta que esta presunta declaración de abandono de armas no es gracias a lo que se ha hecho todos estos años, no. Todo se lo tenemos que agradecer a personas que comparan ETA con el IRA y demás conflictos políticos. Que se atreven a meter en el mismo saco a víctimas y asesinos. Y que seguramente por todo esto cobraron una buena suma de dinero que saldrá del bolsillo de todos nosotros...

Y si todo lo que he dicho hasta ahora no son suficientes razones para no estar feliz de tan buena noticia, voy a ir más allá. En San Sebastián ha ganado Bildu. Creo que no hay mucho más que decir. Se ha demostrado algo que muchos sabíamos: la cantidad de simpatizantes que tiene ETA. 
No pienso en absoluto que todo el odio y el miedo que ha ido creciendo durante tanto tiempo en el País Vasco, vaya a desaparecer de la noche a la mañana.
Si todavía no se han podido cerrar las heridas que causó la guerra civil, ¿cuántos años tardarán en cicatrizar las de las personas que han sufrido la amenaza de la muerte (eso, los afortunados) y han tenido que huir o vivir con escolta, sabiendo que tu vecino de enfrente es proetarra y familiar de un miembro de la banda armada?. 

Al menos me alegro por las personas que pueden estar más tranquilas sin temor a que, en cualquier momento, una bala o una bomba destroce su futuro.

Habrá que dar tiempo al tiempo, y espero poder decir que me equivoqué y realmente estamos ante el final del terrorismo de ETA.

2 comentarios:

  1. "Habrá que dar tiempo al tiempo". Si, y esperar que todos veamos este espinoso tema con la racionalidad que ahora nos es imposible tener.
    Me da la impresión que escribiste con el corazón.
    Saludos, Maika

    ResponderEliminar
  2. Tienes toda la razón, Fermin.
    Lo he escrito con el corazón y me gustaría pensar con frialdad el asunto.
    Pero, aunque afortunadamente nadie cercano a mí ha sufrido directamente el azote de ETA, me acuerdo de todas las lágrimas, la rabia y la impotencia que he tenido cada vez que su lista de víctimas crecía. Y de manera especial, me recuerdo en el jardín de mi casa, escuchando la radio, llorando y gritando "¡hijos de puta!", cuando se anunció el fatal desenlace de Miguel Angel Blanco.
    Y todo esto necesita tiempo, aunque no olvido.
    Saludos, paisano.

    ResponderEliminar