lunes, 26 de noviembre de 2012

Nadie sabe nada

Casi que no escribo este post sobre el preestreno (hay que dejarlo claro, preestreno, que no estreno, ¿verdad Berto?) de la obra «Nadie sabe nada» con Andreu Buenafuente y  Berto Romero, a la que acudí el pasado sábado en Cornellà.
¿La razón? O miento o me acusan de hacer la pelota.
Porque no tengo más que buenas palabras para este espectáculo.

De ponerle alguna pega...dura poco. Tampoco. Dura noventa minutos, aunque te quedas con ganas de seguir sentada en la butaca escuchando el diálogo entre estos ases del humor.
No voy a explicar mucho más que lo que ya hicieron ellos en la rueda de prensa.
El espectáculo se divide en tres partes: la primera, en la que mediante un intercambio de preguntas, intentan conocerse mejor el uno al otro; la segunda, donde comentan la actualidad del día; y la tercera y última, momento para responder las preguntas de los espectadores.
Todo eso bajo la batuta de la improvisación. Desde mi humilde opinión, así se demuestra quien posee suficientes tablas en un escenario: cuando se lanza al vacío sin una red de seguridad en forma de guión. Lo que hace también que el show sea diferente cada vez que se representa (sobretodo en su segunda y tercera parte, evidentemente).
Andreu y Berto juegan con la dialéctica entre ellos, pero haciéndonos partícipes a todos de sus conversaciones, mediante la risa y los aplausos principalmente.
Un combate lleno de preguntas y respuestas, con humor y sin violencia (aunque no puedo evitar acordarme del momento en que deciden parar un diálogo porque «si seguimos así, nos vamos a hacer daño»).

Podría alargarme más con mis argumentos, pero lo mejor es recomendar encarecidamente que vayáis a verlos. Porque en estos momentos de crisis sé que el teatro se ha convertido en un lujo. Sin embargo, es un lujo necesario. Necesitamos una buena ración de diversión y de risas para compensar los malos ratos que no podemos evitar. Y salir con una amplía sonrisa de un espectáculo no tiene precio.
Por lo tanto, creo que está claro. Hay que ir a ver «Nadie sabe nada». Todos saldremos sabiendo al menos que el sentido del humor se tiene o no se tiene.
Porque Andreu Buenafuente y  Berto Romero (y todo el equipo que los acompañan) se lo merecen. Porque nosotros nos lo merecemos.


11 comentarios:

  1. Buen resumen para una obra muy recomendable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón. Muy, muy recomendable. Gracias por la visita.

      Eliminar
  2. Tengo unas ganas de verlaaaa.... :)

    ResponderEliminar
  3. Yo tambien estuve en Cornella viendolos y la unica pega fue que en la parte de responder a las preguntas del publico se hizo bastante corto, el resto genial...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón. A mí la tercera parte también se me hizo corta: pocas preguntas respondieron y me pareció que era más breve que las otras dos partes. Tampoco me puse a cronometrar...supongo que son cosas que pulirán para próximas funciones. :-)

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Que yo sepa, no. En principio están de diciembre a enero en Barcelona. No sé si irán de gira por España el año que viene. A tanto no llego. Ja,ja,ja.

      Eliminar
  5. Vaya par, hay que ser muy bueno para plantarse delante de la gente sin ningún guion y no salir trasquilado. Qué grandes...
    http://alotroladodelasllamas.wordpress.com/

    ResponderEliminar