sábado, 8 de diciembre de 2012

Siguiendo tu rastro

«Siguiendo tu rastro»
Mari Cruz Pérez


Los miedos y las dudas han resultado ser malos compañeros de viaje. Estuviste esperando, esperándome, y no me percaté de que se estaba agotando el tiempo y tu paciencia.

Tú has desaparecido y contigo todas tus palabras, todas tus caricias, todas tus miradas. Nada era suficiente para llamar mi atención, cualquier pretexto era bueno si conseguías unos minutos conmigo.
Y yo me dejaba seducir sin acabar de entregarme, tomándolo todo como un juego al que me gustaba ganar. Me encantaba dejarte con la miel en los labios, con la promesa de que quizás al día siguiente, solamente quizás, tomaríamos esa copa que teníamos pendiente.
Y así fueron pasando los días, las semanas, los meses... convencido de que sabías leer entre líneas, que sabías que tu amor era correspondido. ¿Acaso nunca te diste cuenta de cómo te miraba, cómo te sonreía, cómo te acariciaba?

Jugué mal mis cartas, ahora lo sé. Me niego a creer que ya es demasiado tarde para decirte cuánto te amo. Que no podré darte todos esos besos que guardé para el momento adecuado. Ese momento que nunca encontraba.
¿Cómo he podido ser tan estúpido, creyendo que siempre estarías allí?
He preguntado a todos nuestros amigos comunes. Ha sido inútil. Nadie sabe nada sobre ti. Parece que no tienes ningún interés en que te encuentren, en que te encuentre.
Ahora eres tú quien juega conmigo: al escondite; y te has asegurado de que sea el perdedor. Pero a estas alturas, deberías saber que nunca me ha gustado perder, sobretodo si el precio es tan alto.

Desde que te fuiste todo dejó de tener importancia. Porque un mundo sin tu presencia no tiene sentido. Por eso no me pienso rendir. Por eso no me importó dejar todo atrás.
Estoy siguiendo tu rastro. Te busco en todos los rincones, en todas las ciudades, en todas las mujeres que se cruzan conmigo en este camino que he decidido emprender y que terminará cuando vuelva a encontrarme con tu sonrisa.
¿Hay alguien que te haga sonreír ahora, alguien que ha ocupado mi lugar?; ¿dónde te escondes?; ¿sigues pensando en mí, sigues amándome, o ya me has olvidado?; ¿es qué encontraste por fin la ruta a ese castillo en el aire con el que soñabas, ese lugar donde no existe el dolor y sí el olvido? Preguntas sin respuesta que rondan por mi cabeza mientras camino por este desierto en que se ha convertido mi vida sin ti.

Imágenes que cuentan

Nueva sección en el blog: «Imágenes que cuentan».
No deja de ser lo mismo que «Historias capturadas»: relatos que nacen a partir de una fotografía. La única diferencia es que esta vez las fotos no salen de la página de Captura.
Por ello, he decidido separarlas y ponerlas en otro apartado.
La idea ya estaba rondando por mi cabeza hace tiempo. Pero cuando una amiga me pidió si la podía hacer una historia con una foto suya, me terminé de decidir.
Precisamente es la foto y el relato con el que voy a comenzar.
Así que, sin más preámbulos, hoy, 8 de diciembre, queda inaugurada «Imágenes que cuentan».
Poneros cómodos y disfrutad (o eso espero).