viernes, 14 de junio de 2013

Somos gente honrada


Hay películas que merecen una entrada. Si con esto colaboro un poco a que reciba lo que se merece, una gran taquilla, me doy por satisfecha.


Anoche tuve el privilegio de ir al preestreno de «Somos gente honrada» gracias a la iniciativa del Terrat, que invitó a dicho evento a las personas desempleadas.
¿Quiénes mejor para entender lo que sienten y piensan los protagonistas? Dos hombres que están en el paro, sin dinero, con esa impotencia propia de los que se encuentran apartados de la vida que un día tuvieron, con un futuro pintado de negro, sin esperanza de ver la luz al final del túnel.
Con los pocos instantes de paz y alegría que da una buena amistad, y esa interrupción de la realidad que todos nos podemos permitir. En su caso, disfrutando de unas horas pescando (o intentándolo).
¿Y qué ocurre si en tu camino aparece la tentación en forma de diez kilos de cocaína?
¿Todo lo soluciona el dinero? ¿Se pueden comprar las amistades o los sentimientos?
Para saberlo, tendréis que ir al cine. No os arrepentiréis.

Es una gran historia con extraordinarios personajes. Y detrás de ella, una excelente dirección a cargo de Alejandro Marzoa y una estupenda interpretación de sus actores.
Personalmente, me rindo a los pies de Paco Tous, Miguel de Lira y Marisol Membrillo. Saber transmitir con la mirada, aparte de con las palabras... eso se tiene o no se tiene.
Sin menospreciar los papeles de Unax Ugalde, Manuel Velasco y Manuela Vellés. Ni tampoco a los secundarios, que no merecen un segundo plano.
Además, quien conozca la filmografía que han realizado Jose Corbacho y Juan Cruz (Tapas, Cobardes, Pelotas), entenderá por qué Corbacho (El Terrat) es productor y está promocionando con tanta pasión esta película.

Sin más, y como no soy crítica de cine, solamente me queda aconsejaros que vayáis a ver «Somos gente honrada». Disfrutad de cerca de hora y media de buen cine español.