lunes, 27 de enero de 2014

«Me sobran los motivos» ya a la venta en Amazon


¿Quién dijo que los sueños no se hacen realidad? Algunos sí. Doy fe. Mi libro ya está a la venta en formato electrónico en Amazon. Como ya dije ayer, el formato en papel tardará unos días.

Este es el enlace de Amazon.es:

Y este es el enlace de Amazon.com, para los que estéis interesados en su compra fuera de España (como no voy a pensar en mis amigos al otro lado del charco): 

Me consta que muchos estáis más interesados en comprar el libro en papel. Pero si pincháis en el enlace podréis leer un adelanto.
En el adelanto que proporciona Amazon leeréis el prólogo, el índice con los títulos de los relatos (o dicho de otro modo, las canciones que he convertido en cuentos del maestro Joaquín Sabina), así como los dos primeros relatos completos del libro («Tratado de impaciencia» y «Calle Melancolía») y una parte del tercer relato: «Pongamos que hablo de Madrid».
Espero vuestra opinión, al menos del adelanto.

Agradezco de antemano a los lectores que compréis el libro de esta humilde y desconocida escritora. Tal y como digo en el prólogo, si logro que disfrutéis leyendo mis relatos la mitad de lo que yo he disfrutado escribiéndolos me daré por satisfecha.

Asimismo, agradezco que difundáis esto por Internet. Con un simple clic me hacéis un gran favor. Y quién sabe, quizás alguna persona a la que le recomendéis mi libro, os lo agradece y todo. 


También agradezco el envío de suerte, aliento, cariño... y mucha tila o cualquier sucedáneo para calmar los nervios.  Alea jacta est.

domingo, 26 de enero de 2014

Portada del libro y sinopsis


Bueno, esto va más rápido de lo que pensaba y mañana ya se pondrá a la venta mi libro en Amazon. Será en formato electrónico, aunque en papel estará disponible pronto.
Así que llegó el momento de decir el título, enseñar la portada y explicar de qué tratan los relatos cortos.
¿Preparados, listos? ¡Ya! Mi libro de relatos cortos se llama «Me sobran los motivos». ¿Por qué este título?  Será fácil de deducir tras ver la portada y leer la sinopsis.

Comienzo transcribiendo aquí la sinopsis que he puesto en Amazon y en la contraportada del libro:
Me sobran los motivos es un libro de relatos cortos que giran en torno a canciones del maestro Joaquín Sabina, desde su primer disco «Inventario» (1978) hasta «Física y Química» (1992). Una selección propia de treinta y cinco canciones convertidas en cuentos.
Las palabras bailan al son de la música y se unen para contar historias protagonizadas por mujeres y hombres imperfectos con sus vidas imperfectas, pero sin duda fascinantes. Porque, seamos sinceros, las personas perfectas no existen. Y si así fuera, seguro que serían tremendamente aburridas.
Pasen, ocupen su localidad, lean y disfruten del espectáculo.


 Así es. Algo que empezó como un juego en mis comienzos y que se transformó en una sección de este blog, «Historias al son de una canción», se ha convertido en la temática de mi primer libro. ¿Por qué he elegido a Joaquín Sabina? Porque me sobran los motivos. Tanto me sobran, que he tenido que dividir el libro en dos (mucha discografía y muchas canciones con historias que contar).
Cada relato lleva el mismo título que la canción sobre la que gira la historia. Por supuesto, el contenido no. Ya iré dando más detalles (sin destripar mucho) de los relatos en los próximos días.

Respecto a la portada, la he diseñado yo. Una de las «ventajas/desventajas» de las que os hablaba en el anterior post. He tenido que aprender mucho algo de diseño gráfico para reflejar lo mejor posible lo que quería: el hombre con bombín en homenaje a Sabina (aunque aclaro que en pocos relatos es el protagonista), la guitarra, la música, la noche, la luna, la suerte, el ambiente urbano, etc. Todos tienen protagonismo en los relatos que he escrito.
A mí me ha gustado el resultado. ¿Vosotros qué opináis?


No me extiendo más, que es domingo y quedan muchos días por delante para explicar cosas del libro. 

viernes, 24 de enero de 2014

Alea jacta est. Autopublico

Pues sí, nunca digas de este agua no beberé ni este cura no es mi padre. Afortunadamente, es una frase que hace mucho tiempo aprendí y apliqué a mi vida. Nunca digas nunca.
Finalmente autopublico, a pesar de mis reticencias iniciales. O como leí hace poco en un blog, autoedito. Porque el trabajo que lleva el hecho de publicar por uno mismo es más laborioso de lo que parece. Si lo quieres hacer bien, claro. Lo que me lleva a aclarar que sigo pensando de la misma manera: o yo he tenido muy mala suerte a la hora de elegir libros autopublicados, o la mayoría son de baja calidad.
Y ahora yo tengo que sufrir los errores de pseudo escritores con un ego mayor que su talento y su esfuerzo por hacer una buena obra literaria.

Por mi parte, he intentado que mi libro se acerque lo máximo posible a un libro sacado por una editorial en cuanto a formato, estilo y corrección en los textos. Con respecto al contenido, los relatos, confío en que sean del agrado de mis lectores y que no sientan que han tirado su dinero en otro libro autopublicado que no estaba a la altura de sus expectativas.
Siempre pueden comprar el libro de Belén Esteban, publicado por la respetuosa y famosa editorial Planeta... (sí, a veces ser publicado por una editorial no significa que hagas buena literatura). Para gustos, los colores. Pero cambiemos de tema. Hoy vengo a hablar de mi libro (lo siento, siempre he querido decir esto).

El mundo de la autopublicación tiene sus inconvenientes y sus ventajas.
Ventajas: controlas y decides todo el proceso de edición y publicación de tu libro.
Inconvenientes: controlas y decides todo el proceso de edición y publicación de tu libro.  Eso incluye corrección del texto (bendito el día que decidí hacer un curso de correctora), trámites necesarios (como el ISBN y el Depósito Legal), diseño de la portada (mi sincera admiración a los diseñadores gráficos tras la experiencia), convertir los relatos en el formato adecuado para la imprenta y la edición electrónica, correr con todos los gastos, hacer la promoción, etc.
Emocionante. Tanto, que estoy deseando que llegue el día en que la única preocupación que tenga al levantarme sea la de escribir los relatos para el segundo libro.

Este fin de semana colgaré la portada y explicaré de qué trata. Y espero que en pocos días ya esté a la venta el libro, al menos en formato Kindle a través de Amazon. La versión en papel tardará un poco más.

Termino este post agradeciendo a los amigos que me han aconsejado y me han apoyado en todo este proceso.